domingo, 31 de enero de 2010

II Plan Andaluz sobre Drogas y Adicciones manual para la prevención de drogodependencias y adicciones en el ámbito laboral


Dirección General para las Drogodependencias y Adicciones
II Plan Andaluz sobre Drogas y Adicciones
manual para la prevención de drogodependencias y aicciones en el ámbitolaboral
CONSEJERÍA PARA LA IGUALDAD Y BIENESTAR SOCIAL

Dirección General para las Drogodependencias y Adicciones
DIRECCIÓN, COORDINACIÓN y EDICIÓN
Consejería para la Igualdad y Bienestar Social
Dirección General para las Drogodependencias y
Adicciones
EQUIPO DE REDACCIÓN
Consejería para la Igualdad y Bienestar Social,
Junta de Andalucía.
Dirección General para las Drogodependencias y
Adicciones:
Cañizares Márquez, Fidel A.
Consejería de Empleo
Dirección General Seguridad y Salud Laboral:
Domínguez Pineda, José Manuel
Leal Reina, Francisco Javier
Excma. Diputación Provincial de Cádiz
Servicio Provincial de Drogodependencias:
Martínez Delgado, José Manuel
Unión General de Trabajadores de Andalucía
Secretaría de Políticas de Igualdad y Juventud:
Oliva Rodríguez, Emilia
Comisiones Obreras de Andalucía
Secretaría de Salud Laboral y Medioambiente:
Ariza Martín, Roberto
COORDINACIÓN TÉCNICA
Consejería para la Igualdad y Bienestar Social,
Junta de Andalucía.
Dirección General para las Drogodependencias y
Adicciones
Villar Arévalo, Lourdes
COLABORACIONES
Consejería para la Igualdad y Bienestar Social,
Junta de Andalucía.
Dirección General para las Drogodependencias y
Adicciones
Arenas Domínguez, Fernando
Lora Cano, Eva María
Real Gil, Ana Isabel
Silva Perejón, Manuel
Consejería de Salud, Junta de Andalucía.
Delegación Provincial de Salud, Huelva.
Gurucelain Raposo, José Luis
Universidad de Sevilla
Servicio de Prevención
Marañón López, Jaime
Unión General de Trabajadores de Andalucía
Pérez Arco, María Piedad
Orozco Rodríguez, Flor
Comisiones Obreras de Andalucía
Lagares Rosado, José
Montes Muñoz, Jaime
ISBN: 84-688-2267-1
DEP. LEGAL: SE-4657-04
Diseño, maquetación e impresión: A.G. Novograf, S.A (Sevilla)
Índice
Presentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
Avanzando en prevención . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
2. Consideraciones Generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
3. Aproximaciones al Concepto de Salud . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
3.1. Consideraciones sobre lo comunitario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
4. Aspectos Legales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
4.1. Recomendaciones Internacionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
4.2. Marco Normativo Interno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
4.3. Legislación de la Comunidad Autónoma de Andalucía . . . . . . . . . . 47
5. La Ley de Prevención de Riesgos Laborales . . . . . . . . . . . . . 55
6. Las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades
Profesionales de la Seguridad Social . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
7. Conceptos Básicos sobre las Drogas y las Adicciones.
Sus repercusiones en el Ámbito Laboral . . . . . . . . . . . . . . . . 79
7.1. Período Preclínico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
7.2. Período Clínico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
7.3. Sustancias Psicoactivas que afectan en el Medio laboral . . . . . . . . 88
8. Factores de Riesgo y de Protección en el Ambito Laboral . . . . 101
8.1. Turnos Rotatorios y Trabajo Nocturno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
8.2. Destajo o Alto Rendimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
8.3. Jornada de Trabajo Prolongada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
8.4. Estrés en el Trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
8.5. Insatisfacción en el Trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118
8.6. Precariedad Laboral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
8.7. Interrelaciones Laborales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120
9. Indicaciones Básicas sobre la Prevención e intervención
en las Drogodependencias y las Adicciones . . . . . . . . . . . . . . 121
9.1. Nivel de Prevención Primaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124
9.2. Nivel de Prevención Secundaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126
9.3. Nivel de Prevención Terciaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128
10. Plan de Prevención para las Drogodependencias y Adicciones . 131
10.1. Requisitos para la Puesta en Marcha del Plan de Prevención . . . . . 137
10.2. Organización y Desarrollo del Plan de Prevención . . . . . . . . . . . . 138
10.3. Metodología del Plan de Prevención . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143
10.4. Sistema de Evaluación del Plan de Prevención . . . . . . . . . . . . . . 148
10.5. Estructura Técnica de Intervención del Plan de Prevención . . . . . . . 150
11. Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153
ANEXOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
ANEXO I Modelo Convenio de Colaboración con las Empresas . . 163
ANEXO II Programa de Formación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171
ANEXO III Preguntas más frecuentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
ANEXO IV Recursos de Atención a las Drogodependencias
y Adicciones en Andalucía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187
ANEXO V Glosario de Siglas y Términos . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191
ANEXO VI Datos de Consumo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197
ANEXO VII Catálogo de Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213
Presentación
Una de las prioridades de la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social para la
intervención en drogodependencias y adicciones en Andalucía es la prevención de las
mismas. Esta área de Prevención contempla los siguientes ámbitos: escolar, familiar,
comunitario y laboral.
Como en los demás ámbitos, las empresas grandes, medianas y pequeñas son espacios
comunitarios donde los problemas de drogas se reflejan con unas características específicas.
Objetivar los riesgos, analizar la base de los problemas, diseñar y planificar soluciones,....
son entre otras los condiciones operativas para el trabajo de prevención laboral.
Según los últimos estudios de investigación, factores como la inestabilidad en el
empleo, determinadas condiciones de trabajo y el escaso uso de los medios preventivos
adecuados, el estrés productivo y el consumo de sustancias, especialmente tabaco
y alcohol, entre los trabajadores en el medio laboral, han sido en los últimos años una
de las causas generadoras del aumento de accidentes laborales y otros riesgos para
la salud de los trabajadores.
Al objeto de paliar y minimizar las consecuencias negativas del consumo de drogas
entre los trabajadores y trabajadoras el Gobierno de la Junta de Andalucía recoge en
la Ley 4/1997, de 19 de julio, de Prevención y Asistencia en materia de Drogas en el
Título II, de la Prevención, artículo 12, el fomento de programas específicos de prevención,
asistencia y reinserción social, a incluir en la negociación colectiva, en colaboración
con los organismos competentes y las organizaciones sindicales y empresariales.
En esta línea de trabajo, el II Plan Andaluz sobre Drogas y Adicciones, documento
director de todas las actuaciones en la materia que se desarrollen en la Comunidad
Autónoma de Andalucía, contempla en el área de prevención de las drogodependencias
y adicciones tres ámbitos fundamentales de intervención: el educativo, el comunitario
y el laboral.
Este II Plan establece como líneas directrices de actuación en el ámbito laboral el
desarrollo de estrategias de formación, información y coordinación que implicarán
tanto a los agentes sociales como a las estructuras existentes en las empresas como
son las mutuas y los servicios de prevención.
En esta línea de desarrollar actuaciones preventivas con los diferentes agentes productivos
se ha elaborado el Plan de Prevención de las Drogodependencias y
Adicciones en las Empresas que es el resultado de años de trabajo conjunto entre las
organizaciones empresariales (Confederación de Empresarios), sindicales (UGT y
CCOO de Andalucía), Universidad, Diputaciones Provinciales y la Administración
Pública de la Junta de Andalucía a través de las Consejerías de Empleo y Desarrollo
Tecnológico, de Salud y de Asuntos Sociales.
Este Plan abarca actuaciones de información-formación, atención y reinserción sociolaboral
en drogodependencias y adicciones.
Desde aquí quiero agradecer la colaboración a todos los agentes implicados mencionados
anteriormente y, así mismo, solicitar su apoyo y colaboración, imprescindible
para su adecuada puesta en marcha y desarrollo.
Micaela Navarro Garzón
Consejera para la Igualdad y Bienestar Social
Avanzando en prevención
Desde 1991, la actual Consejería para la Igualdad y Bienestar Social, a través de la
Dirección General para las Drogodependencias y Adicciones viene desarrollando
actuaciones de prevención de las drogodependencias en el medio laboral.
En 1994 se firma un Protocolo de Colaboración conjunta entre: la Consejería de
Asuntos Sociales de la Junta de Andalucía, la Confederación de Empresarios de
Andalucía (C.E.A.) y los Sindicatos mayoritarios de Andalucía (UGT Y CCOO).
Protocolo que ha facilitado la elaboración de materiales divulgativos e informativos-formativos
sobre drogodependencias y adicciones aplicados a las empresas de nuestra
Comunidad Autónoma.
Tras varios años de colaboración interinstitucional en éste área se viene observando la
necesidad de elaborar un marco teórico y técnico actual que sirva como guía y como recopilación
del saber que en esta materia ha venido desgranándose durante los últimos años.
Marco que contempla lo recogido en los distintos planes de prevención, auspiciados por
la O.I.T. y los agentes sociales y económicos presentes en nuestra Comunidad Autónoma,
encardinados dentro de las acciones de los Comités de Seguridad y Salud y al amparo la
Ley de Prevención de Riesgos Laborales del año 95, la Ley 4/1997, de Prevención y
Asistencia en Materia de Drogas y el II Plan Andaluz sobre Drogas y Adicciones.
El Manual de Prevención de las Drogodependencias y Adicciones que aquí se presenta
tiene como característica principal presentar un programa de intervención integrado y
participativo, por los diferentes estamentos que conforman las empresas, voluntario y
confidencial para el trabajador afectado por problemas de drogas y planificado con
objetivos a corto, medio y largo plazo.
Queremos, por lo tanto, agradecer la colaboración por parte de los técnicos de la
Consejería de Empleo y la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, del SPD de
la Ecxma. Diputación Provincial de Cádiz, y de los Sindicatos U.G.T.-A y CC.OO.-A,
sin los cuales no habría sido posible el nivel de profundización y actualidad alcanzados
en el Manual, especialmente por la cesión de textos y publicaciones internas que
nos han permitido seguir avanzando de manera seria y coherente.
Esperamos que el Manual sea, como ya hemos indicado el principio de toda una serie
de guías útiles y necesarias tanto para los propios trabajadores y trabajadoras, los profesionales
en la materia y los empresarios.
Además consideramos que el ámbito laboral proporciona un lugar idóneo para el
desarrollo de actuaciones preventivas que fomenten estilos de vida saludables, debido
al elevado número de horas que los trabajador@s pasan en él a diario. Este ámbito
igualmente resulta idóneo y facilitador para la puesta en marcha de planes de prevención
de las drogodependencias y adicciones.
La Constitución Española contempla en su artículo 40.2 que los poderes públicos velarán
por la seguridad y la higiene en el trabajo, reconoce el derecho a la salud y la
necesidad de fomentar la educación saludable (art. 43).
Andrés Estrada Moreno
Director General para las Drogodependencias y Adicciones
1
Introducción

El consumo de drogas no es un fenómeno nuevo, la utilización de determinadas
drogas ha existido en las distintas sociedades, y antiguamente su consumo
estaba vinculado fundamentalmente a motivaciones culturales, antropológicas e,
incluso, terapéuticas; no obstante lo dicho, las drogas se han convertido hoy en día
en un problema de salud pública. Cada vez se produce una mayor demanda a
escala social hacia las medidas preventivas que vienen a recaer en el conjunto de
la sociedad: padres-madres, educadores, trabajadores, líderes comunitarios, personal
sanitario, etc. Se trata de crear un conjunto de medidas capaces de producir
un cambio de actitud en la población, que llegue a superar la idea generalizada
de fatalismo e impotencia social que existe en amplios sectores de la sociedad
ante el consumo de drogas.1, 2
El discurso de la prevención directa no sirve igual en todos los sectores. Se hace
por tanto necesario el desarrollo de medidas concretas para determinados sectores
sociales y con una fuerte problemática, donde se tenga en cuenta el lugar geográfico
de que se trate, así como el conjunto de factores sociales que se dan en la
colectividad, según E. Megías.
La justificación para que un grupo social o una situación deban ser objeto de
especial atención preventiva, viene dada por las variables de la vulnerabilidad
y la sensibilidad. Entendemos por vulnerabilidad la existencia de un conjunto
1. Introducción
13
1 Avilés Hidalgo F., Bellido Jiménez Mª T., Fdez. Mtnez. G. y otros. Proyecto de Prevención de drogodependencias en el
ámbito universitario. Curso experto en Prevención de Drogodependencias.
2 Vídeo Científico: "Las drogas y el trabajo". Comisionado para la Droga en Andalucía. Consejería de Trabajo y Asuntos
Sociales. Universidad de Sevilla. 1994.
de circunstancias o características que hacen que una persona o colectivo
tenga menos recursos personales para enfrentarse y hacer una opción libre
ante los peligros de las drogas, un ejemplo típico lo tenemos en los niños. Por
sensibilidad entendemos aquella variable que determina que la persona o el
grupo vivan más intensa o profundamente las consecuencias de los consumos;
las consecuencias de las drogas trascienden el ámbito de la persona para
extenderse en otros espacios sociales que también comparten las consecuencias
negativas, tal es el caso del consumo de éstas en la conducción de automóviles
o en las personas que portan armas. Por todo lo señalado, tanto la vulnerabilidad
como la sensibilidad ante los consumos de drogas, deben constituirse
en fundamentales a la hora de definir la conveniencia, el nivel y la calidad
de toda intervención.
Si descendemos al consumo de drogas en las empresas, podemos decir que dado
que la empresa es fiel reflejo de la realidad social y económica andaluza y no
escapa a los factores de riesgo que se dan en el conjunto de la sociedad, a efectos
de prevenir situaciones que puedan dar lugar a dependencias y adicciones en
el ámbito laboral, se realizarán campañas informativas entre los trabajadores y trabajadoras
a fin de formar y educar en hábitos de vida sana. Igualmente la vulnerabilidad
no vendría por estar trabajando, sino más bien por las circunstancias
específicas en las que se desenvuelve el trabajo y por determinadas ramas de actividad
laboral.
De igual forma, se puede hablar de la sensibilidad de espacios laborales, de áreas
de actividad, donde el riesgo de los consumos supone una situación de gran peligro,
no sólo para el que realiza la tarea sino para la colectividad, es decir, lo que
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
14
se refiere al consumo en los conductores, manipuladores de máquinas pesadas,
portadores de armas, etc.
Todo el desarrollo expuesto hasta aquí lleva, ineludiblemente, a plantear la necesidad
de trabajar la prevención del consumo de drogas en las empresas. Esta
tarea, en ciertos espacios laborales especialmente sensibles y vulnerables, debe ir
precedida de un análisis previo, que nos justifique la actuación, no obstante y a
nivel general, podemos considerar el espacio laboral como un buen lugar para
intervenir en prevención por el gran número de horas que pasa el trabajador en la
empresa, por la vinculación emocional que se genera entre las personas y por otra
serie de razones que se van a ir desgranando en el manual.
Antes de articular una intervención en drogas en necesario efectuar un análisis,
que en algunos casos nos llevará a la aplicación de una metodología normativa
rigurosa porque los espacios laborales y/o actividades conllevan un especial riesgo
para el propio trabajador o para otros; no obstante fuera de estos espacios no
estaría justificada esta exigencia reguladora superior a la que se plantea con la
población general.
En el marco de la empresa, será bueno tener en cuenta la opinión de los trabajadores,
por cuanto estos van a ser más sensibles a la vulnerabilidad ante los riesgos
(condiciones de trabajo, complejidad en la tarea, empleo temporal, etc.); por el
contrario los empresarios van acusar las circunstancias de sensibilidad ante los
peligros de los consumos (riesgos a terceros, alteraciones en el clima social de la
empresa, etc.).
1. Introducción
15
Para el éxito de cualquier programa de prevención se precisa la colaboración de
la Gerencia de la empresa, Servicios de Prevención de Riesgos Laborales,
Representantes Legales de los Trabajadores, encaminada a acciones de información
y formación sobre drogas junto con el control de las condiciones de trabajo.
Esta aproximación a las drogas en el ámbito laboral es tan solo el comienzo de un
largo camino en donde debemos enfrentarnos a estas con valentía, positividad y
seguros de que si la PARTICIPACIÓN de todos los agentes de la empresa preside
nuestro trabajo estaremos empezando a convivir con las drogas sin utilizarlas.
El Manual que nos ocupa pretende aproximarnos al complejo mundo de las drogodependencias
y adicciones como un problema sociosanitario, que a su vez
interacciona como no podía ser de otro modo con la empresa.
El lenguaje y la metodología que se presenta hacen que sea muy lógico y sencillo;
como si de una cascada se tratara va desgranando todo lo que encierra el mundo
del trabajo, la importancia de unas buenas condiciones de trabajo entendidas en
un sentido amplio y cómo un correcto afrontamiento de los factores organizativos
en la empresa van a conllevar que el puesto de trabajo no sea un elemento contributivo
a la inmersión en las drogas.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
16
2
Consideraciones
Generales

2. Consideraciones Generales
19
La existencia de las sustancias capaces de alterar el estado de la conciencia
es algo consuetudinario al desarrollo del ser humano. El trabajo es otro de los factores
que nos vienen acompañando desde los principios de la humanidad, si bien
es cierto que el concepto "trabajo", o mejor dicho el concepto de "lo laboral", ha
sido diferente en función de las diversas etapas históricas y de desarrollo que han
acompañado al ser humano.
Es muy probable que en un principio la relación que se estableciera entre el uso
de sustancias psicoactivas y el desarrollo del trabajo fuera muy directa. Las drogas
servían, por ejemplo a los sacerdotes y curanderos, para vincularse con las fuerzas
de la naturaleza y para ritualizar los fenómenos de las curaciones, conectándolos
con la divinidad. Pero las drogas también cumplían la función de hacer más
“llevaderas” las duras condiciones de vida y recolección o caza que se establecían
en los primeros tiempos del ser humano en nuestro Planeta. La climatología, la
dureza del terreno, las largas caminatas y la complejidad de la vida, en general,
conllevaría el uso de las sustancias psicoactivas que provenían del propio ecosistema.
La hoja de coca era utilizada por los agricultores andinos, el betel en el
Extremo Oriente y la adormidera era ampliamente usada por los agricultores y,
según indicios, por los cazadores primitivos.
Igualmente, estas sustancias también tenían incorporado el componente lúdico en su
uso, tal y como queda recogido en las sanciones del propio Código de Hammurabi
(2000 años A.C.), y en algunos papiros egipcios, que hacen especial referencia al
uso de bebidas que hoy denominamos alcohólicas (palabra procedente del árabe,
cuyos alquimistas crearon el proceso de destilación en el siglo VII).
Otra categoría es la del fenómeno moderno de las drogodependencias. Este concepto
tiene un marcado contenido sociosanitario y se ha encontrado muy relacionado
con el principio de las fracturas de los modelos sociales occidentales, provenientes
de la Revolución Industrial, a los que no es ajeno, por supuesto, el ámbito
laboral en sí mismo, por lo concerniente a la ausencia de trabajo, falta de promoción
social y económica, fallas en el sistema democrático burgués…
Desde los años cincuenta y sesenta del siglo pasado, nos encontramos asistiendo
al uso de determinadas sustancias que se fueron incorporando al modelo social de
diversión, como el “gas de la risa” y otras similares que en la actualidad habrá que
ir observando su evolución. No obstante la prevalencia de estas sustancias en el
ámbito laboral es residual.
En los pocos miles de años que el ser humano lleva sobre el Planeta Tierra, hay
muchas situaciones que han cambiado, especialmente en las sociedades que llamamos
occidentales. Pero incluso en estas sociedades, aún hay trabajadores y trabajadoras
que sienten la necesidad de tener que hacer uso de sustancias psicoactivas
para combatir las inclemencias meteorológicas, las alteraciones músculoesqueléticas,
los ambientes alérgicos, las ausencias de espacios para el descanso, el
alejamiento familiar, el desarraigo de la emigración, las nuevas formas de organización
del trabajo y las nuevas tecnologías. En definitiva, sociedades que aunque
se encuentren asentadas sobre el estado democrático y de derecho tienden a priorizar
la inversión y el mercantilismo sobre el valor más importante: La persona, que
es lo mismo que decir el trabajador o trabajadora.
La labor en drogodependencias y adicciones no deja de ser una disciplina compleja,
por más que en relación con algunas sustancias el desarrollo de la acción
terapéutica se encuentre protocolizada.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
20
Cuando nos adentramos en el campo de la prevención, la propia dinámica social,
política y económica, nos obliga a ir modificando proyectos, protocolos e intervenciones
de manera continua.
No obstante, en lo que se refiere a la prevención específica que se establece con
respecto a aquellas poblaciones que sociológicamente se denominan "cautivas",
esta dinámica de cambio continuo se atempera, aunque hay que adaptarla y ajustarla
de manera sistemática. Esto se puede realizar con mayor sosiego y centrándolo
de manera más adecuada a las características de cada población concreta;
siendo el análisis de esta misma población la que nos va dando las pautas del cambio
en cuanto a las estrategias preventivas e incluso a los contenidos.
Dentro de estas "poblaciones cautivas", se encuentran la población laboral y la
escolar. Ésta última tiene unas características de cambio en las pautas que va marcando
la psicología evolutiva y ya prevista en los propios ciclos escolares.
En el ámbito laboral, el trabajo de Prevención de las Drogodependencias y otras
Adicciones cuenta con dos elementos interesantes y que son un reto de cara a las
posibles intervenciones.
Por un lado, el propio medio laboral se encuentra en una situación de cambio respecto
a las relaciones laborales que se establecen. La tendencia al abaratamiento
de los costos, ha supuesto una verdadera modificación en las estructuras laborales.
Las progresivas subcontrataciones, hasta llegar al trabajador autónomo, es un elemento
que dificulta la acción preventiva en cuanto a los modelos tradicionales que
se han venido utilizando en este medio. De la misma manera, el modelo de gran
empresa, formada con todos los servicios requeridos y compuesta por un gran número
de trabajadores, va dejando amplios espacios para las pequeñas y medianas
2. Consideraciones Generales
21
empresas. Este tipo de organizaciones también requieren, en lo que a prevención
de drogas y adicciones se refiere, tratamientos técnicos distintos.
Por otro lado, la promulgación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales a finales
del año 95, abre un amplio mundo que explorar y muchas estructuras que modificar.
Especialmente aquellas que se mantienen anquilosadas en lo paliativo y a las
que les cuesta trabajo comenzar a pensar en la prevención como verdadero motor
del cambio, no sólo en lo concerniente a las relaciones laborales y a la siniestralidad
laboral, sino a la propia estructuración de la sociedad, del ecosistema social
que rodea al trabajador y a la trabajadora. Cuando un trabajador o trabajadora
ejercita su vinculación laboral con medios preventivos adecuados y percibe cómo
esta filosofía funciona, se encuentra en disposición de entender que lo preventivo
es un camino más que certero para la solución previa de los problemas que se
pudieran presentar.
La inversión en prevención continúa siendo un valor en alza, no sólo en lo que se
refiere a la salud laboral o al complejo mundo de las sustancias psicoactivas, sino
como una forma y manera de posicionarse en la vida y ante el mundo.
Independientemente de todo esto, la acción preventiva en las empresas debe conciliarse
con todo un bagaje de actores diversos que van desde el propio empresariado
y los sindicatos, como representantes legítimos de los trabajadores, hasta la
responsabilidad de la propia Administración en lo concerniente al cumplimiento de
las iniciativas legislativas emanadas desde el Parlamento.
Ante esta situación, las acciones preventivas no pueden ser decididas y puestas en
marcha por un solo organismo, ya sea el Gobierno, el empresariado o los sindicatos,
sino que debe armonizar los intereses tripartitos. La Ley de Prevención de
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
22
Riesgos Laborales es uno de los instrumentos válidos para la concreción de los programas
preventivos en drogodependencias, pero no es menos cierto que corresponde
a otros ámbitos de negociación la toma de decisiones globales que después
puedan ser extrapoladas al mundo de la empresa. En estos ámbitos la
Administración, desde la responsabilidad a la que hemos hecho referencia, debe
ser uno de los motores que genere el impulso necesario.
Desde la responsabilidad de Gobierno y ante la extrema sensibilidad que manifiestan
la población y los propios agentes sociales, la Junta de Andalucía a través de las
Consejerías de Salud, Empleo e Igualdad y Bienestar Social, ha elaborado y firmado
con dichos agentes sociales, tanto empresariales como sindicales el Plan de Empresas
Saludables. La finalidad última de este Plan se engloba dentro del marco de la promoción
de hábitos de vida más saludables que permitan un mejor desarrollo de las personas
y su mayor control sobre los factores que afectan a su salud.
En esta línea, los agentes sociales y económicos deberán continuar profundizando
en la difusión de los aspectos que hacen referencia a la salud y a la promoción de
hábitos de vida saludables en el ámbito laboral, participando de manera activa en
aquellas iniciativas legislativas que ponga en marcha el Gobierno de la Junta de
Andalucía.
Tal y como indica Shelia H. Akabas, en su artículo sobre los programas de asistencia
a los empleados dentro de la Enciclopedia de Salud y Seguridad en el
Trabajo, patrocinada por la Organización Internacional del Trabajo (O.I.T.) en el
2001, “Las empresas contratan trabajadores y los sindicatos aceptan miembros,
pero ambos reciben a seres humanos que trasladan al lugar de trabajo todas las
preocupaciones, problemas y sueños característicos de la condición humana.”
2. Consideraciones Generales
23

3
Aproximación
al Concepto
de Salud

Son muchos los autores que reconocen la dificultad de definir la salud, máxime
cuando cada persona tiene su propia percepción de lo que es la salud, de acuerdo
con lo que se considera normal en el medio en que vive. Es fácil comprender que
lo que es saludable para un sujeto de un país en vías de desarrollo, probablemente
no lo va a ser para una persona de un país desarrollado, acostumbrado a un nivel
de salud manifiestamente mayor que el primero.
Algunos autores, al tratar de definir los conceptos de salud y enfermedad, utilizan
el término de normalidad para determinar la frontera existente entre salud y enfermedad,
así los individuos en los que se identifican valores o estados “anormales”
son aquellos que son susceptibles de ser asistidos. Sin embargo, la normalidad
puede ser considerada de forma muy distinta en función de que el valor estado o
categoría que presenta el individuo sea comparado con diferentes poblaciones de
referencia. Y también según se defina la normalidad: a partir de un criterio aislado,
de relación con otro criterio o bien que se introduzcan varios criterios para definir
la “normalidad”.
Podemos considerar como criterios bastante aceptados de normalidad los siguientes:
≥ El criterio estadístico, según el cual las observaciones normales serán las que
encontremos en el 80, 90 ó 95 por 100 de los individuos dependiendo del
rigor con el que se establezca dicho criterio.
≥ El criterio de referencia de la población que proporciona los datos utilizados
para definir la normalidad, en función de que los sujetos implicados pertenezcan
a países desarrollados o en vías de desarrollo. Por consiguiente, la normalidad
variará en virtud de las condiciones de vida.
3. Aproximaciones al Concepto de Salud
27
≥ El criterio operativo y lógico, según el cual un valor es normal si forma parte de
la proporción de observaciones aceptables para la comunidad desde el punto
de vista individual, social y económico, teniendo en cuenta las posibilidades
terapéuticas a corto y largo plazo y la posibilidad de proporcionar atención
médica o de otro tipo.
La Organización Mundial de la Salud (O.M.S.), define la salud como “El estado de
completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de enfermedad”.
Esta definición supuso un avance cualitativo en sentido positivo al referirse
a la salud no sólo en la esfera somática, sino también en la mental y social.
Pese a su aceptación y vigencia actual, esta definición ha sido objeto de críticas al
considerarla utópica, estática y subjetiva:
≥ Utópica, en cuanto a que el estado de bienestar físico, mental y social parece
difícilmente alcanzable actualmente, tanto a nivel individual como colectivo.
≥ Estática, porque dicho concepto no cambia en función de las necesidades de
cada grupo o sociedad.
≥ Subjetiva, porque es el propio individuo el que valora si disfruta o no del estado
de completo bienestar en las tres esferas antes mencionadas.
En el contexto de la promoción de la salud, entendida como proceso que confiere
a las poblaciones los medios y mecanismos para asegurar el máximo control sobre
la salud de cada individuo y mejorarla, se modifica el concepto de salud al considerarla
como la medida mediante la cual un individuo o grupo de individuos pueden
por una parte realizar sus ambiciones y por otra, evolucionar con el medio
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
28
ambiente y adaptarse a éste. La salud ya no se concibe como un estado abstracto,
sino como la capacidad de desarrollar el propio potencial personal y responder
de forma positiva a los retos del ambiente.
En la Carta de la Conferencia Internacional para la Promoción de la Salud
(Ottawa, 1986) la salud se percibe como un producto de la vida cotidiana y no
como la base de la vida, valorando los recursos sociales e individuales, así como
las capacidades físicas. De esta forma, la promoción de la salud no recae de forma
exclusiva sobre el sector sanitario, siendo fundamental la aportación de los estilos
de vida sana para conseguir el bienestar.
Independientemente de las diferentes definiciones del concepto de salud, se puede
comprobar cómo todas ellas se fundamentan en la concepción individual de la
salud: cada individuo se convierte en el mejor juez para valorar su estado de salud.
Pero además, la salud es un concepto relativo y multidimensional. Relativo, porque
lo que constituye la salud o la enfermedad está siempre referido a un contexto
social y cultural propio de cada individuo. Y multidimensional o multifactorial
porque este contexto sociocultural, depende a su vez del nivel económico, de la
accesibilidad al sistema sanitario, a la educación, los valores culturales y el rol
asignado al género, a la edad, etc.
Cada comunidad tiene un nivel de salud y éste es, a su vez, resultante de las características
propias de sus individuos y de los factores condicionantes del mismo,
básicamente:
≥ Los referidos a la susceptibilidad del individuo: las características de la población
y el grado de nutrición
3. Aproximaciones al Concepto de Salud
29
≥ El medio ambiente natural y cultural, influyendo sobre este último factores como
vivienda, educación, ocupación etc.
≥ La política de salud o forma en que se utilizan los recursos que la comunidad
ha asignado para las tareas de salud.
En los últimos años, en el ámbito de la salud y la enfermedad se ha ido incorporando
progresivamente el término de “calidad de vida” como indicador para valorar
terapéuticas e intervenciones en la prevención y tratamiento de los problemas
de salud. El carácter de novedad surge en un momento de máximo avance tecnológico
y económico en los países occidentales, si bien dichos avances han tenido
su coste correspondiente, como ha sido la aparición de nuevos problemas que, por
su importancia, requieren soluciones urgentes.
Las políticas económicas que se han venido desarrollando han generado una idea
de bienestar social especialmente economicista, en el que el progreso, la felicidad
y la satisfacción consisten en consumir productos materiales de forma personal.
A nivel sanitario, aumentan las enfermedades crónicas y mentales; en el medio
ambiente abundan los problemas ecológicos, la contaminación atmosférica, etc. La
tensión en el mundo laboral también ha aumentado de forma global: movilidad
geográfica y profesional, los riesgos derivados de las nuevas tecnologías y de la
nueva organización del trabajo, los factores de riesgo psicosociales, el hacinamiento,
etc. En esta esfera coyuntural es donde hay que situar la aparición de las
preocupaciones de los ciudadanos y de los sociólogos por aproximarse al estudio
y uso del concepto de Calidad de Vida.
La Calidad de Vida es un concepto que emerge de las condiciones objetivas de vida
y de las condiciones subjetivas personales, resultando de esta relación mayores o
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
30
menores índices de satisfacción y felicidad en las personas. El concepto de calidad
de vida no es susceptible de una definición simple y objetiva, puesto que engloba
múltiples aspectos médicos o de salud, emocionales y de nivel social del paciente,
así como de desarrollo profesional o no.
En algunas investigaciones sobre la Calidad de Vida y la salud, en las que se relacionan
dimensiones subjetivas y objetivas, se ha podido comprobar que el ámbito
de la salud explica una parte considerable de la calidad de vida global. También
se ha constatado que cuando se experimenta algún tipo de mejora en el ajuste personal
(salud mental), también se experimenta una mejora en otros ámbitos que se
relacionan con la actividad del individuo: interpersonal, productivo, etc. Es decir,
la calidad de vida global del individuo mejora.
El significado social y comunitario se apoya en los principios teóricos y los resultados
de las investigaciones producidas en la Medicina comunitaria, la Psicología
de la salud y los postulados sobre la salud defendidos por la O.M.S. Desde este
prisma social, la salud es interpretada como algo que supera cuantitativa y cualitativamente
el estado de las personas individualmente consideradas e introduce
aspectos tales como la educación para la salud, la prevención, la distribución de
los recursos sanitarios, la salud laboral, etc.
La O.M.S. reconoce igualmente la enorme dificultad de definir la salud psicosocial
y la calidad de vida, conceptos ambos que pueden tener características propias en
cada cultura.
En la actualidad se habla de la posibilidad de utilizar evaluaciones subjetivas de
bienestar de los individuos (percepción del bienestar, satisfacción, seguridad, etc.)
como posibles indicadores de calidad de vida que fuesen adecuados para todas
3. Aproximaciones al Concepto de Salud
31
las culturas. Por ello, se considera que en toda evaluación que relacione la Calidad
de Vida y la Salud no debería faltar el elemento evaluativo desde el punto de vista
de los propios individuos en cualquiera de los ámbitos que se consideran en las
investigaciones.
Por tanto, podemos concluir que la salud es susceptible de múltiples interpretaciones
en función de las expectativas que cada individuo o comunidad establece en
el contexto del grupo al que pertenece y en el momento histórico en que vive.
Dichas interpretaciones son, a su vez, reflejo de los cambios acaecidos en nuestras
sociedades. El significado social de la salud se ha transformado profundamente en
las últimas décadas.
La llamada transición sanitaria implica también un cambio del significado que tiene
la salud. El patrón sanitario se definía por el predominio de las enfermedades infecciosas
como primera causa de muerte, así como por altas tasas de mortalidad infantil.
En la actualidad, al aumentar la esperanza de vida, estos patrones se caracterizan
por enfermedades degenerativas como son las lesiones y los trastornos mentales,
incremento de la prevalencia de las discapacidades físicas y psicosociales, lo
que a su vez significa un incremento de las cargas económicas y sociales.
Estos cambios son consecuencia de complejos procesos económicos y sociales que
han conducido a una nueva visión en el patrón de riesgo. Así pues, en las sociedades
más desarrolladas la población ha pasado de estar expuesta principalmente
a riesgos relacionados con el saneamiento ambiental, la escasez de alimentos,
el hacinamiento y las penosas condiciones de trabajo del inicio de la industrialización
a otro de tipo de riesgos relacionados con el transporte, la residencia en
grandes ciudades, la nutrición inadecuada o las nuevas condiciones de trabajo.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
32
3. Aproximaciones al Concepto de Salud
33
3.1. CONSIDERACIONES SOBRE LO COMUNITARIO
Desde finales de los años sesenta del siglo XX, los modelos asistenciales dentro del
campo sociosanitario y de promoción de la salud, empiezan a estructurarse. La
importancia de las acciones de la población en el desarrollo de la salud comienza
a potenciarse desde las propias instancias sanitarias, sociales y políticas.
Se inician toda una serie de programas y mensajes dirigidos hacia la atención primaria,
cuyas herramientas fundamentales son la promoción y la educación para la
salud. Los equipos de profesionales que empiezan a formarse en los nuevos dispositivos
sanitarios se amplía, la incorporación de nuevas profesiones dentro del
escenario sanitario se constituye como una realidad absolutamente insoslayable
hoy en día. Psicólogos, trabajadores sociales, pedagogos, sociólogos, maestros…
posibilitan que los principales agentes de la salud: médicos y diplomados en
enfermería, fundamentalmente, comiencen a asumir posiciones más activas.
El cambio hacia un sistema democrático, y hacia el control democrático de determinadas
instituciones que renace en España, facilita la asunción, prácticamente inmediata,
de estos aires profundamente renovadores en relación con el campo de la salud.
El mensaje fundamental, la clave sobre la que comienza a articularse gran parte
del arco sociosanitario, se sustenta en que la población es un agente fundamental
en el desarrollo y en la consecución de su propia salud. La traslación de los conceptos
ecológicos a este escenario, vienen a optimizar y a reforzar esta idea.
La existencia, hasta entonces del modelo clínico, llamado con posterioridad tradicional,
comienza a verse invadida por aires más progresistas y renovadores que
sustentan la base de su acción sanitaria en elementos fuertemente arraigados en el
desarrollo de la propia sociedad en su conjunto, no desgajando la salud del resto
de los procesos sociales, tanto en su vertiente económica como de las demás áreas
que inciden en la sociedad: educativa, de ocio…, definiéndose esta opción sanitaria
como modelo comunitario.
Como diferencias fundamentales entre el modelo clínico tradicional y el modelo
comunitario, podríamos hablar de las siguientes:
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
34
Dirige su acción a personas aisladas Actúa sobre los grupos y las organizaciones,
sobre la comunidad, los centros de trabajo y
el territorio, es decir son intervenciones centradas
en lo ecosocial
Se centra en individuos enfermos Actúa sobre los individuos enfermos, los que
se encuentran en riesgo y los sanos (promoción
y educación para la salud)
Genera acciones terapéuticas Amplía su intervención con acciones educativas,
preventivas y de promoción de la salud
MODELO CLINICO TRADICIONAL MODELO COMUNITARIO
Continúa
Desarrolla un estilo receptivo en la prestación
de los servicios
Tiende a fomentar modelos de búsqueda activos
en la resolución de problemas trabajando
con los grupos existentes en la comunidad
3. Aproximaciones al Concepto de Salud
35
MODELO CLINICO TRADICIONAL MODELO COMUNITARIO
Da escasa importancia a la acción
pedagógica
Tal como hemos indicado, prioriza la educación
para la salud como estrategia fundamental
Centra su atención en los dispositivos que se
generan desde los modelos de intervención
hospitalaria
Se acerca y se adentra en los contextos más
cercanos a la población, no sólo para intervenir,
sino para entender cómo se estructura y
cómo funciona la población destinataria
Plantea acciones unidisciplinares basadas en
la investigación clínica
Ejerce acciones interdisciplinares y utiliza la
investigación epidemiológica como principal
herramienta para su desarrollo
Medicaliza o psicologiza el problema en el
usuario
Amplía el campo competencial a la familia e
incluso, llegado el caso, a grupos estructurados
o formales donde participe el usuario
Utiliza recursos profesionalizados Utiliza recursos que, aun no siendo profesionales,
se encuentran en la comunidad
Continuación
Analiza, fundamentalmente variables y niveles
de intervención biologicistas y fisiopatológicos
Es ecológico, analiza variables de desarrollo
e implicación personal y ambiental
Trabaja de manera unisectorial Vincula el trabajo específico con otros aspectos
que inciden en el individuo como pueden
ser la vivienda, la alimentación, la educación,
la cultura…

4
Aspectos
Legales

El marco legal general y el específico del campo laboral, esencial para el diseño
de programas de prevención en drogodependencias y adicciones en las empresas,
regula aspectos tan importantes como la Protección de la Salud, la Seguridad
y el Derecho a la Intimidad. Este abanico normativo presenta aparentes contradicciones
a la hora de considerar el consumo de drogas como algo personal e íntimo
en contra de posiciones que defienden la protección colectiva sobre la individual,
manteniendo normas punitivas que incluso llegan a la posibilidad del despido, con
escasa actitud terapéutica. Por tanto, al tratar de ordenar y jerarquizar intereses
contrapuestos, presenta manifiestas contradicciones.
Detrás de los aspectos legislativos más represivos, parece encontrarse un enfoque
general tradicional y economicista del problema, donde las drogodependencias
son analizadas en base a las disfunciones que genera en la producción, el servicio
y los costos añadidos (bajas, accidentes,...).
El enfoque legislativo de la “Protección de los derechos de los trabajadores”, representa
un punto de vista más humanístico y social, donde quedan recogidos aspectos
del cuidado de la dignidad del trabajador y su intimidad, respetando lo individual
y tratando de ajustarlo a lo colectivo. Prevalecen criterios de Salud y
Seguridad y promueven iniciativas rehabilitadoras y no punitivas.
Por tanto, de cara a la planificación de actuaciones, resulta prioritario buscar las
fórmulas para compatibilizar los enfoques, ya que en ambos se pueden reconocer
justas aspiraciones. La negociación colectiva podrá ser un lugar de encuentro para
llegar a acuerdos y jerarquizar las actuaciones.
4. Aspectos Legales
39
4.1. RECOMENDACIONES INTERNACIONALES
ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO (OIT)
En 1987, elaboró un documento donde los problemas de las drogas en las empresas
son considerados problemas de salud y como competencias de los órganos de
representación y participación en materia de prevención y salud laboral. La OIT
señala estas recomendaciones:
≥ Hay que establecer en las empresas planes de información, formación y capacitación
sobre estos problemas de salud.
≥ Hay que proteger el carácter confidencial de los datos obtenidos en relación
con los mismos (respetar la intimidad y dignidad del trabajador/a).
≥ Las pruebas analíticas (control biológico) para determinar los consumos plantean
graves problemas de orden ético, moral y jurídico.
≥ La estabilidad en el trabajo ayuda en la recuperación de estos problemas.
≥ No hay que discriminar a los trabajadores/as que requieran tratamiento y rehabilitación.
≥ Hay que priorizar los tratamientos sobre las actuaciones disciplinarias y llevar
a la negociación colectiva los planes o programas de los tratamientos de rehabilitación.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
40
ORGANIZACIÓN DE NACIONES UNIDAS (ONU)
En 1987, también hizo referencia a estos temas aportando una serie de recomendaciones
en las que se destacan:
≥ La Promoción de las medidas preventivas (para hacer frente al uso indebido de
drogas).
≥ La Información en la empresa sobre los riesgos que comporta su consumo habitual
y organizar seminarios nacionales (para prevenir o reducir el uso indebido
de drogas en el trabajo).
≥ La Información a trabajadores/as y empresarios/as de los recursos, en relación
con los programas de prevención o reducción del uso indebido de drogas en
el lugar de trabajo, de tratamiento y rehabilitación.
≥ La Elaboración de programas de acción conjunta entre organizaciones sindicales
y patronales.
Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.), con respecto
al campo de su competencia, han sido ampliamente tratadas en los epígrafes
correspondientes al campo de la salud.
4. Aspectos Legales
41
4.2. MARCO NORMATIVO INTERNO
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA (1978)
En cuanto a lo que recoge nuestra Carta Magna, respecto a los derechos y deberes
relacionados con la protección a la salud nos plantea que todos somos iguales ante
la ley sin que pueda existir discriminación alguna por circunstancia personal o social
(Art. 14), manda a los poderes públicos velar por la seguridad y la higiene en el trabajo
(Art. 40.2.), se garantiza el derecho al honor, la intimidad personal y la propia
imagen (Art. 18.1) y reconoce como uno de los derechos fundamentales el Derecho
a la Salud indicando la necesidad de fomentar la Educación Sanitaria (Art. 43).
CÓDIGO CIVIL
En su artículo 1903, establece que el empresario es responsable civil de las actuaciones
del trabajador, incluidas las relacionadas con los estados de intoxicación.
CÓDIGO PENAL
En su artículo 314, se refiere a la discriminación laboral, indicando: “Los que produzcan
una grave discriminación en el empleo, público o privado, contra alguna
persona por razón de su ideología, religión o creencias, su pertenencia a una
etnia, raza o nación, su sexo, orientación sexual, situación familiar, enfermedad o
minusvalía… y no restablezcan la situación de igualdad ante la ley tras requerimiento
o sanción administrativa, reparando los daños económicos que se hayan
derivado, serán castigados con la pena de prisión de seis meses a dos años o
multa de seis a doce meses.”
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
42
El artículo 316, refiere en relación a la omisión de medidas de seguridad e higiene
lo siguiente “Los que con infracción de las normas de prevención de riesgos
laborales y estando legalmente obligados, no faciliten los medios necesarios para
que los trabajadores desempeñen su actividad con las medidas de seguridad e
higiene adecuadas, de forma que pongan así en peligro grave su vida, salud o
integridad física, serán castigados con las penas de prisión de seis meses a tres
años y multa de seis a doce meses.”. Este artículo queda complementado con el
artículo 317, en relación a la imprudencia grave, de la siguiente manera: “Cuando
el delito a que se refiere el artículo anterior se cometa por imprudencia grave, será
castigado con la pena inferior en grado.”
REAL DECRETO LEGISLATIVO 1/1995, DE 24 DE MARZO, POR EL QUE SE APRUEBA
EL TEXTO REFUNDIDO DEL ESTATUTO DE LOS TRABAJADORES
El análisis parte del texto laboral básico, y en concreto del artículo 54, apartado
2.f., que establece el “despido disciplinario” por causas que se derivan del
consumo. Este artículo sirve de apoyo al empresario para poder despedir a un
trabajador/a drogodependiente. Los requisitos para aplicar este artículo se circunscribirían
a aquellas situaciones habituales y que repercutieran negativamente
en el desarrollo del trabajo.
En los artículos 4.2, 5b y 19.1, se recoge el derecho de los trabajadores a su
integridad física y una adecuada política de seguridad e higiene, así como el
deber de los trabajadores de observar las medidas de seguridad e higiene que
se adopten.
4. Aspectos Legales
43
El despido aparece como la medida más drástica, la última y definitiva. No obstante
el Acuerdo sobre Cobertura de Vacíos, suscrito por UGT, CCOO, CEOE y
CEPYME, (28 de abril de 1997) permitió una graduación de sanciones, tal y como
se recogen a continuación:
≥ Faltas leves: Amonestación verbal o escrita. Suspensión de empleo y sueldo de
carácter breve (hasta 2 días)
≥ Faltas graves: Suspensión de empleo y sueldo de 3 a 14 días
≥ Faltas muy graves: Suspensión de empleo y sueldo de 14 días a un mes, traslado
a un centro de trabajo de localidad distinta durante un período de hasta
un año y despido disciplinario.
LEY 31/1995, DE 8 DE NOVIEMBRE, DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES.
MODIFICADA POR LA LEY 54/2003, DE 12 DE DICIEMBRE, DE REFORMA DEL
MARCO NORMATIVO DE LA LEY DE LA PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES
Para esta normativa, básica en la temática desarrollada, se ha habilitado un capítulo
específico en este volumen. (capítulo 5)
REAL DECRETO LEGISLATIVO 5/2000, DE 4 DE AGOSTO, POR EL QUE SE APRUEBA
EL TEXTO REFUNDIDO DE LA LEY SOBRE INFRACCIONES Y SANCIONES EN EL
ORDEN SOCIAL. (L.I.S.O.S.)
En materia de prevención de riesgos laborales, además de las infracciones y del
régimen sancionador general se pueden destacar, las disposiciones relativas a las
acciones u omisiones de los empresarios, de las entidades especializadas actuantes
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
44
como Servicios de Prevención Ajenos o Auditoras, así como la de los promotores y
propietarios de obras y trabajadores por cuenta propia que incumplen las normas
sobre seguridad y salud laboral sujetas a responsabilidad.
LEY 42/1997, DE 14 DE NOVIEMBRE, ORDENADORA DE LA INSPECCIÓN DE
TRABAJO Y SEGURIDAD SOCIAL
Esta normativa legal viene a dar solución a los problemas de coexistencia de la anterior
Ley Ordenadora 39/1962 con el actual sistema constitucional de derechos y
libertades, con la organización territorial del Estado, surgida de la Constitución de
1978, y las lógicas disfunciones originadas por el transcurso del tiempo.
La Ley tiene en cuenta la configuración de la actividad inspectora como propia de un
sistema institucional integrado (Cuerpo Nacional), y coherente con el modelo constitucional
que comparten el Estado y las Comunidades Autónomas de acuerdo con las
reglas de distribución de competencias entre ambos bloques de poderes públicos.
LEY 14/1986, DE 25 DE ABRIL, GENERAL DE SANIDAD
Esta Ley recoge que las actuaciones del sistema sanitario están orientadas prioritariamente
a la promoción de la salud y a la prevención de las enfermedades
(Art.3.1.); señala entre otros, la confidencialidad en la información sanitaria personal
(art. 10). En su artículo 22, indica que las empresas y los trabajadores, a través
de sus organizaciones representativas, participarán en la planificación, programación,
organización y control de la gestión relacionadas con la Salud
Laboral. Por último, esta Ley destaca que la política de Salud está orientada a la
superación de los desequilibrios territoriales y sociales (Art. 3.3).
4. Aspectos Legales
45
REAL DECRETO LEGISLATIVO 1/1994, DE 20 DE JUNIO, POR EL QUE SE APRUEBA
EL TEXTO REFUNDIDO DE LA LEY GENERAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL
Es la norma reguladora básica de la Seguridad Social en desarrollo del mandato
constitucional previsto en el artículo 41 de esta disposición, por el que los poderes
públicos mantendrán un régimen de seguridad social para todos que garantice la
asistencia y prestaciones sociales ante situaciones de necesidad.
Dentro de su estructura hay que destacar, en lo referente a la Gestión de la
Seguridad Social, el Capítulo VII de su Título I sobre las entidades gestoras (Mutuas
de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales) y la colaboración de éstas
con el sistema de seguridad social.
En relación con la salud laboral hay que significar lo dispuesto en la sección 2º del
Capítulo X sobre los incumplimientos en materia de accidentes de trabajo y las normas
específicas para enfermedades profesionales.
En cuanto al régimen sancionador se remite a lo dispuesto en la Ley específica
sobre infracciones y sanciones en el orden social.
LEY 21/1992, DE 16 DE JULIO, DE INDUSTRIA
La Ley pretende entre otros objetivos establecer las normas básicas de ordenación
de las actividades industriales por las Administraciones Públicas, al mismo tiempo
que fija los medios y procedimientos para coordinar las competencias en materia
industrial y regula las actuaciones de la Administración del Estado en relación con
el sector.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
46
La norma, de carácter básico en la mayoría de sus preceptos, adapta la regulación
de la actividad industrial en España a la derivada de la incorporación a la Unión
Europea y a la constitución del mercado interior, compatibilizando los instrumentos
de política industrial con los de la libre competencia y circulación de mercancías.
El Capítulo I se refiere a la Seguridad Industrial y en él se delimita su objetivo y se
define el contenido de los Reglamentos, los medios de prueba del cumplimiento
reglamentario y su control administrativo. Asimismo, se configuran los organismos
de Control y las Entidades de Acreditación.
El Capítulo II regula la Calidad Industrial, estableciéndose el contenido de las
actuaciones que las Administraciones Públicas habrán de desarrollar para promover
la competitividad de las industrias, dando un tratamiento singular a los agentes
a través de los cuáles se instrumentarán los mecanismos de la calidad mediante
un sistema de normas voluntarias.
4.3. LEGISLACIÓN DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA
DE ANDALUCÍA
LEY 2/1998, DE 15 DE JUNIO, DE SALUD DE ANDALUCÍA
Esta norma autonómica recoge en su Capítulo II, las competencias que la
Administración Sanitaria de Andalucía tiene en referencia a la salud laboral, desde
la evaluación y el control hasta la supervisión de la formación.
4. Aspectos Legales
47
LEY 4/1997, DE 19 DE JULIO, DE PREVENCIÓN Y ASISTENCIA EN MATERIA
DE DROGAS DE ANDALUCÍA
El artículo 1 indica la consideración de las drogodependencias como una enfermedad
con repercusiones en la esfera biológica, psicológica y social del individuo.
El artículo 3 define droga como “aquellas sustancias, naturales o de síntesis, cuyo
consumo pueda generar adicción o dependencia, o cambios en la conducta, o alejamiento
de la percepción de la realidad, o disminución de la capacidad volitiva,
así como efectos perjudiciales para la salud.” En esta consideración se incluyen
estupefacientes, tabaco, bebidas alcohólicas, determinadas sustancias de uso
industrial y otras capaces de producir los efectos o consecuencias descritas.
El artículo 7.1, indica “Las Administraciones Públicas Andaluzas establecerán y
desarrollarán programas de información y formación sobre drogas, con la finalidad
de proporcionar conocimiento y orientación a los ciudadanos, profesionales e
instituciones, acerca de los riesgos que comporta su consumo y las medidas adecuadas
para prevenirlo”.
“Estos programas irán dirigidos de manera preferente a los ámbitos infantil, juvenil,
laboral y otros de especial incidencia, apoyando las acciones informativas que
puedan realizar las entidades o empresas”, (art. 7.2).
En su artículo 11, apartado 1 señala que “Se impulsarán actuaciones preventivas,
dirigidas a colaborar en la mejora de la calidad de vida y superación de las condiciones
familiares, sociales y laborales que puedan incidir o asociarse con el
consumo de drogas.” Y en el apartado 2 indica que “Los programas preventivos
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
48
contarán en su diseño, ejecución y evaluación con la participación de los sectores
implicados, a través de sus asociaciones, entidades y profesionales...”.
La Junta de Andalucía, según mandata el artículo 12.1 de esta ley fomentará en
colaboración con los organismos competentes, los representantes legales de los
trabajadores y las organizaciones empresariales: programas específicos de prevención,
asistencia y reinserción en el ámbito laboral, a incluir en la negociación
colectiva; y programas de salud laboral que incluyan actividades informativas y
de formación de los trabajadores/as y empresarios/as en problemas derivados
del consumo de drogas. En estos programas se fomentará la participación de los
sindicatos, empresarios, servicios médicos de empresa y comités de seguridad y
salud. Igualmente apoyará las acciones informativas que realicen por cuenta propia
tanto las empresas como los sindicatos.
Por otro lado, “La Administración de la Junta de Andalucía, en sus centros, establecimientos
y servicios, reservará el puesto de trabajo de la persona drogodependiente
durante el proceso de tratamiento. Reglamentariamente se establecerán
las condiciones y requisitos que tienen que cumplirse para poder efectiva esta reserva
de puesto de trabajo”. (Art.12.2)
Por último, el artículo 12.3 establece que “se fomentarán entre organizaciones
empresariales y sindicales acuerdos que tiendan a garantizar la reserva del puesto
de trabajo de personas drogodependientes, y a no ejercer las potestades disciplinarias
que contempla la legislación laboral, en casos de problemas derivados
del abuso de drogas cuando dichas personas participen en un proceso voluntario
de tratamiento o rehabilitación” .
4. Aspectos Legales
49
LEY 1/2001, DE 3 DE MAYO, POR LA QUE SE MODIFICA LA LEY 4/1997
El espíritu que conlleva esta Ley, es el de mejorar el tratamiento que se hacía en la
anterior sobre determinadas medidas en relación, de manera especial con el alcohol,
modificando el párrafo c) del artículo 26 de la Ley 4/1997, ampliando el
ámbito de aplicación de la prohibición que contiene y quedando la redacción
como sigue:
“c).- La venta y el consumo de bebidas alcohólicas superiores a 20º en
Centros de enseñanza superior y universitaria, centros sanitarios, dependencias
de las Administraciones públicas, en las instalaciones deportivas, en
las áreas de servicio y gasolineras o estaciones de servicio ubicadas en las
zonas colindantes con las carreteras, autovías y autopistas.”
DECRETO 167/2002, DE 4 DE JUNIO POR EL QUE SE DESARROLLAN
DETERMINADOS ASPECTOS DE LA LEY 4/1997
Este Decreto aporta lo que se entenderá por Estaciones de Servicio, horarios de
venta, suministro o distribución y delegación de competencias a las Corporaciones
Locales en materia sancionadora por infracciones leves y graves cometidas dentro
de su término municipal.
Artículo 3.1 “… queda prohibida, con carácter general, la venta, suministro o distribución
de bebidas alcohólicas, realizadas a través de establecimientos en los que
no está autorizado el consumo, la de carácter ambulante y la efectuada a distancia,
durante el horario comprendido entre las 22 h. y las 8 h. del día siguiente.”
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
50
LEY 12/2003, DE 24 DE NOVIEMBRE, PARA LA REFORMA DE LA LEY 4/97,
DE 9 DE JULIO
En la misma línea que se planteó la modificación anterior la la Ley 12/2003 de
24 de noviembre incluye los siguientes puntos:
≥ Amplía la prohibición de venta y suministro de bebidas alcohólicas a menores
de 18 años, así como su consumo dentro de los establecimientos en los que está
prohibida la venta.
≥ La prohibición de venta de bebidas alcohólicas superiores a 20° en gasolineras
ubicadas en núcleos urbanos.
≥ Tipificación como infracción grave las intoxicaciones por ingestión de bebidas
alcohólicas o de otras sustancias.
≥ La posibilidad de imponer sanciones accesorias de carácter pecuniario y de
adoptar medidas de cierre cautelar.
≥ La delimitación de las responsabilidades del infractor.
DECRETO 209/2002, DE 23 DE JULIO, POR EL QUE SE REGULA EL II PLAN
ANDALUZ SOBRE DROGAS Y ADICCIONES (2002 – 2007)
En materia preventiva, el Plan se estructura en tres ámbitos diferenciales de actuación:
el comunitario, el educativo y el laboral. La interacción de estos tres ámbitos
puede favorecer los procesos tanto individuales como sociales.
En los aspectos relacionados con el ámbito laboral, indica la necesidad de desarrollar
acciones orientadas hacia una mejora de la formación y de los conocimientos
4. Aspectos Legales
51
significativos de las personas, para que éstas puedan establecer una relación libre,
consciente y responsable con el consumo.
Estas acciones conllevan una serie de estrategias de información que se deben centrar
en la veracidad de los contenidos y la transmisión adecuada a distintos niveles
en los que se enfoca la propia información: Empresa, trabajadores, agentes
sociales y técnicos.
Igualmente se indica que hay que planificar estrategias de formación que tiendan
a mejorar la capacitación de mediadores, técnicos y trabajadores, y estrategias de
coordinación destinadas a mejorar el conocimiento mutuo, elaborar consensos
entre las partes y consolidar estrategias que permitan el intercambio de experiencias
y la elaboración de propuestas para cumplir.
Todo ello tiene como principal finalidad en este ámbito, fomentar la determinación
de acuerdos, en el marco de la negociación colectiva, que garanticen la reserva
del puesto de trabajo de las personas drogodependientes frente al ejercicio de
potestades disciplinarias, incluyendo en los convenios colectivos cláusulas a tal
efecto, que indiquen la necesidad de que dichas personas participen en un proceso
voluntario de tratamiento y rehabilitación.
≥ ≥ ≥ ≤ ≤ ≤
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
52
El proceso legislativo, en un país democrático, es un proceso vivo y dinámico,
sometido a los resultados electorales que emanan de la voluntad popular. Es responsabilidad
de los poderes públicos, especialmente de las Instituciones
Parlamentarias ir avanzando y profundizando en normas legislativas que potencien
la salud de manera compatible con el desarrollo de la sociedad, así como generar
los mecanismos necesarios para que la sociedad civil avance en el control democrático
de todos los sistemas que les afectan.
Todo lo relacionado con el ámbito laboral, como no podría ser de otra manera, no
es ajeno a esta realidad, por lo que las normativas deberían realizarse y promulgarse
teniendo en cuenta los avances tecnológicos y científicos que confieren unas
mayores cotas de bienestar social y personal.
4. Aspectos Legales
53

5
La Ley
de Prevención
de Riesgos
Laborales

La Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales
(LPRL), tal y como señala en su exposición de motivos, es el resultado final de varios
acontecimientos previos a su promulgación de gran trascendencia para el mundo
de la salud laboral.
Por un lado responde al mandato constitucional del artículo 40.2 de la Constitución
Española de 1978 (CE), que encomienda a los poderes públicos velar por la seguridad
e higiene en el trabajo y, de otro, la previsión del artículo 43 de la misma disposición,
por el que se reconoce el derecho a la protección de la salud, indicando
que la Ley establecerá los derechos y deberes de todos. Ambos preceptos conllevan
la necesidad de desarrollar una política de protección a la salud de los trabajadores
desde una perspectiva muy diferente a la que venía ejerciéndose con anterioridad.
La nota más significativa de la norma es, probablemente, el establecimiento de una
nueva cultura que se apoya en la capacidad y actitud de todos los actores intervinientes
en el mundo laboral -empresarios, trabajadores, organizaciones empresariales
y sindicales, administraciones públicas, etc.- para anticiparse al accidente
laboral. El carácter preventivo se impone de esta manera frente a otras actitudes
meramente reactivas que, básicamente, entran en juego cuando se ha producido
el hecho ya irreversible del accidente.
De esta manera el desarrollo de metodologías basadas en el análisis y evaluación
de las condiciones presentes en los puestos de trabajo y la planificación y control
de las medidas correctoras de los déficits detectados constituyen uno de los pilares
fundamentales de la actividad preventiva.
5. La Ley de Prevención de Riesgos Laborales
57
Desde otro punto de vista, hay que considerar que la presencia de España en la
Unión Europea nos conduce a la necesaria convergencia y armonización con las
políticas de salud laboral desarrolladas en su ámbito. La tradición y experiencias
en la materia se concretan en la conocida como directiva marco “89/391/CEE”,
que se configura como la base normativa del acervo jurídico europeo sobre la protección
de la salud de los trabajadores en el trabajo.
A lo ya comentado tenemos que unir los acuerdos derivados de los compromisos
internacionales suscritos por el Estado español en el marco de la Organización
Internacional del Trabajo. (OIT)
Por todo lo expuesto, la LPRL se confirma como el cuerpo básico de garantías preciso
para establecer el nivel adecuado de protección de la salud y se inserta, como
ella misma dispone, en el ámbito específico de las relaciones laborales, siendo
“legislación laboral básica”, conforme al artículo 149.1.7 de la CE.
Dentro de las novedades que aporta, destacaremos como más significativas las
siguientes:
≥ El carácter “universal” de su ámbito de influencia, es decir del alcance de sus
disposiciones que abarcan, prácticamente en su totalidad, el complejo mundo
de las relaciones laborales, ya sean de carácter público o privado. Con ello se
trata de abordar de una manera global y coherente los problemas que se deducen
de los riesgos derivados del trabajo, cualquiera que sea el marco laboral
en que estos se presenten.
≥ Como ya se ha aludido, la norma también pretende el establecimiento de una
política de prevención de los riesgos laborales dirigida a la promoción de la
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
58
mejora de las condiciones de trabajo, inspirada en los principios de: eficacia,
coordinación y participación. Más adelante nos referiremos a estos aspectos
singulares de la LPRL.
≥ Asimismo, la LPRL introduce los principios generales de la acción preventiva
(art. 15) y dibuja el escenario en que tanto empresarios como trabajadores
deben organizarse para dar un tratamiento integral al problema de los riesgos.
Se significa que, ante la imposibilidad de eliminar los riesgos presentes en el
trabajo, se procederá a la evaluación y valoración como paso previo a la planificación
de las medidas preventivas que sea necesario adoptar. Todo ello
dentro del sistema de gestión que la empresa tenga establecido o deba establecer
y que, necesariamente, estará integrado en todos los niveles jerárquicos,
como un elemento más dentro de las decisiones de todo tipo que adopte la
empresa.
Por tanto, la actuación de la empresa debe ir más allá del mero cumplimiento
formal de un conjunto predeterminado, más o menos amplio, de deberes y obligaciones
empresariales y, más aún, de la simple corrección a posteriori de
situaciones de riesgo ya manifestadas.
La planificación de la prevención desde el mismo momento del diseño del proyecto
empresarial, la evaluación inicial de los riesgos inherentes al trabajo y su
actualización periódica, así como la adopción de medidas correctoras adecuadas
y suficientes y el control de la eficacia de estas, constituyen los elementos
básicos del nuevo enfoque que la Ley plantea.
5. La Ley de Prevención de Riesgos Laborales
59
≥ Como parte esencial del panorama dibujado; la LPRL y, posteriormente, su
desarrollo reglamentario a través del RD 39/1997, de 17 de enero, del
Reglamento de los Servicios de Prevención (RSP), otorga una gran importancia
a las necesidades de información y formación de empresarios y trabajadores.
Estas necesidades están dirigidas, especialmente, a un mejor conocimiento
–tanto del alcance de los riesgos, como de la forma de prevenirlos y evitarlos,
de una manera adaptada a las peculiaridades de cada centro de trabajo y a
las características de las actividades y personas que lo desarrollan–.
El mencionado RSP establece el contenido y duración de la formación necesaria
para alcanzar los niveles –básico, intermedio o superior– en que, según la
disposición, se concretan las exigencias en la materia, junto con las atribuciones
y facultades derivadas de los mismos.
La información, como vehículo de comunicación en el entorno de la empresa, se
concreta en la LPRL a través de la obligación de que ésta disponga de los mecanismos
para que los trabajadores conozcan lo necesario acerca de los riesgos presentes,
tanto los de carácter general como los específicos existentes en su puesto
de trabajo. Lógicamente se incluye en esta información aquella relativa a las medidas
de protección y prevención que resulten aplicables y las actuaciones derivadas
de situaciones especiales de emergencia y primeros auxilios.
En materia de prevención en el ámbito laboral, los distintos agentes intervinientes,
administración y agentes sociales y económicos, se comprometerán a realizar de
forma conjunta acciones que favorezcan la prevención y la divulgación de prácticas
saludables con el objetivo final de velar por la seguridad y salud de los trabajadores
en el desarrollo de su trabajo, no en los condicionantes sociales que le
pueden llevar a una situación de dependencia.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
60
Ante esta perspectiva y lo complejo del mundo de las condiciones de trabajo, se
hace imprescindible prestar al empresario el apoyo y asesoramiento técnico necesario
para el cumplimiento efectivo de aquellas.
La LPRL le dota de un instrumento fundamental para estructurar la acción preventiva
de la empresa a través de alguno de los cuatro modelos organizativos que se
indican a continuación:
1) La asunción personal por parte del empresario,
2) La designación de trabajadores,
3) La dotación de un servicio de prevención propio
4) La concertación con una entidad especializada (acreditada por la autoridad
laboral competente) como servicio de prevención ajeno.
Las características, facultades y procedimientos de acreditación de estas formas de
organización se desarrollan en el RSP y restante normativa complementaria3.
Ya se ha anticipado unos párrafos mas arriba la preocupación demostrada por el
legislador al abordar el tema de la coordinación y participación. Estas actividades
se consideran esenciales dado, por un lado, el alto grado de desconcentración de
competencias –legislativas y ejecutivas– que surgen como consecuencia de la vertebración
del Estado en las respectivas Comunidades Autónomas y, por otro, del
5. La Ley de Prevención de Riesgos Laborales
61
3 Orden del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, de 27 de junio de 1997- (BOE número 159, de 4 de julio)
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
62
necesario logro de objetivos de consenso en la gestión de la prevención entre
empresarios y trabajadores, mediante la participación de unos y otros en instituciones
y órganos especialmente creados o adaptados para ese fin.
De cara a la participación, la creación de la figura del Delegado de Prevención
(art. 35 de la LPRL), definido como “representante de los trabajadores con funciones
específicas en materia de prevención”; designado por y de entre ellos, con
competencias y facultades (art. 36 de la LPRL) verdaderamente relevantes en el
ámbito preventivo, es una de las novedades que aporta la norma.
La obligación de crear un Comité de Seguridad y Salud (CSS) en empresas o centros
de trabajo con 50 o más trabajadores como foro de debate -entre los
Delegados de Prevención y los representantes del empresario- de las cuestiones preventivas
que se susciten en el marco de la empresa; es otro instrumento de participación
en la gestión de indudable interés.
Si esto ocurre en el entorno interno de la empresa, la participación en ámbitos
externos a la misma no se trata como una cuestión de menor importancia. La LPRL
crea (art. 13) la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (CNSST)
con la doble función de órgano colegiado asesor de las administraciones públicas
-en materia de promoción, asesoramiento y vigilancia y control del cumplimiento
normativo; así como de información y diseño de la normativa de ese mismo carácter-
y de órgano de participación institucional –administraciones públicas, organizaciones
empresariales y sindicales–.
La CNSST se configura, por tanto, como el máximo referente de participación
a nivel del Estado, mientras que, a nivel autonómico, cuenta con un desarrollo
5. La Ley de Prevención de Riesgos Laborales
63
posterior en el ámbito de la respectivas Comunidades (p.e.: el Consejo Andaluz
de Prevención de Riesgos Laborales –CAPRL4).
Como prolongación del CNSST la LPRL crea también, mediante su disposición adicional
quinta, La Fundación para La Prevención de Riesgos Laborales (FPRL), que
–adscrita a la Comisión Nacional– se configura como una institución dirigida a la
promoción y mejora de las condiciones de trabajo en las pequeñas y medianas
empresas (PYMES). Al igual que lo comentado para la CNSST, la FPRL extiende
sus acciones a las Comunidades Autónomas, incluyendo la asignación de presupuesto,
a través de los órganos tripartitos y de participación institucional que existan
en ese ámbito con naturaleza similar a la Comisión (p.e. el ya comentado
CAPRL).
La adaptación de otras instituciones a las nuevas funciones que asigna la LPRL implican,
particularmente, al Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo
(INSHT –art. 8 LPRL) y a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS –art. 9
LPRL). La primera como órgano científico técnico especializado con la misión de
analizar y estudiar las condiciones de seguridad y salud en el trabajo, al tiempo
que ser el apoyo técnico tanto de la ITSS como de las administraciones públicas
con alguna vinculación a la materia preventiva. La segunda con funciones de asesoramiento
a empresas y trabajadores y las más conocidas de vigilancia del cumplimiento
de la normativa, realizando las propuestas de sanción a la correspondiente
Autoridad Laboral que en cada caso proceda.
4 Creado por Decreto de la Junta de Andalucía número 277/1997, de 9 de diciembre (BOJA número 149, de 27 de
diciembre de 1997)
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
64
Asimismo, el INSHT cuenta con una infraestructura específica distribuida en cuatro
“Centros Nacionales” especializados, localizados en: Sevilla (Medios de
Protección), Bilbao (Verificación de Maquinaria), Barcelona (Condiciones de
Trabajo) y Madrid (Nuevas Tecnologías).
Como consecuencia de las transferencias a las Comunidades Autónomas, la antigua
red de Gabinetes de Seguridad e Higiene adscritas al INSHT, se transformo en órganos
territoriales de asesoramiento y apoyo dependientes de cada Comunidad.
En la actualidad, bajo la denominación de Centros de Prevención de Riesgos
Laborales (CPRL), existe un Centro en cada provincia de la Comunidad
Autónoma de Andalucía que asume, además de las funciones ya indicadas, las
de asistencia/cooperación técnica y las de formación, información e investigación
en materia preventiva derivadas del art. 7 de la LPRL. Recientemente5 se les
ha asignado las funciones de Servicio de Prevención Propio de la Junta de
Andalucía.
En materia de coordinación podemos hablar, igualmente, de dos tipos. En primera
instancia nos referiremos a la que podríamos denominar Coordinación
Administrativa entre las administraciones públicas de una misma Comunidad
Autónoma. En este sentido hay que considerar una doble vertiente; de un lado,
la coordinación en materia de las competencias transferidas que afectan a la
salud laboral (educativa, sanitaria, laboral, industrial, etc.). La Comisión
5 Decreto 117/2000, por el que se crean los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales para el personal al servicio
de la Administración de la Junta de Andalucía.
5. La Ley de Prevención de Riesgos Laborales
65
Interdepartamental de Seguridad y Salud Laboral en Andalucía es un claro representante
de este foro de debate6.
De otro lado, podríamos hablar de la coordinación entre las instituciones del Estado
y las Comunidades Autónomas y de estas entre sí. Tal actividad se desarrolla en el
seno de la CNSST y órganos adscritos a la misma; así como en las diversas
Comisiones Interterritoriales7, donde el caso más representativo lo constituye la del
Sector Sanitario.
En segunda instancia, nos encontramos ante la coordinación entre empresas y actividades
empresariales, a las que la LPRL dedica sus arts. 248 y 28, refiriéndose a
aquellas empresas que desarrollan su actividad en un mismo centro de trabajo o
bien cuando trata la relación entre la empresa principal y los trabajadores procedentes
de empresas de trabajo temporal (ETT).
Para concluir debemos citar brevemente el tratamiento que la LPRL da a los “trabajadores
especialmente sensibles (art.25)”, especialidad relativa a las características
personales del trabajador o de su estado biológico; incluyendo aquellos que tienen
debidamente reconocida la situación de discapacidad física, psíquica o sensorial.
Las trabajadoras embarazadas y los menores disponen de un tratamiento específico
dada la singularidad de su situación (arts. 26 y 27).
6 Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS)
7 Creada por Decreto de la Junta de Andalucía 429/1996, de 3 de septiembre (BOJA número 115, de 5 de octubre)
8 Desarrollado mediante el Real Decreto 171/2004, de 30 de enero (BOE número 27, de 31 de enero de 2004)
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
66
El consumo de drogas en el ámbito laboral, al amparo de la L.P.R.L., cabría situarlo
entre los factores de riesgos psicosociales. Los programas preventivos específicos
en la materia se incluirían dentro del análisis de los riesgos cuya planificación,
programación y evaluación de resultados habrá que encuadrar en alguna de las
modalidades de organización de la prevención en la empresa, debiendo garantizar
los niveles de información y participación de los trabajadores a través de los
cauces previstos, (delegados de prevención, Comité de Seguridad y Salud, etc.)
Como consecuencia del análisis de los problemas que dificultan la aplicación de
la LPRL y sus disposiciones de desarrollo, concretamente, los derivados de determinadas
insuficiencias en su contenido, manifestados en términos de la subsistencia
de los índices de siniestralidad indeseados, los deducidos de la deficiente
incorporación de la prevención en la empresa –cumplimiento más formal que eficiente
de las obligaciones–, y los derivados de la falta de adecuación de la normativa
a las nuevas formas de organización del trabajo en especial la subcontratación
y la actividad en el sector de la construcción. La Ley 54/2003, de reforma
del marco normativo de la prevención de riesgos laborales, introduce una serie de
medidas que abarcan diferentes ámbitos, entre otros: la Seguridad Social, el reforzamiento
de la función de vigilancia y control de la Inspección de Trabajo y
Seguridad Social y el establecimiento de un nuevo sistema de información en materia
de siniestralidad laboral.
Destaca por su importancia el tratamiento dado a la integración de la prevención
en la empresa. Cuestión que se enuncia ahora como la primera obligación de la
empresa y como primera actividad de asesoramiento y apoyo al empresario por
parte de los Servicios de Prevención.
Hay que señalar que inicialmente la LPRL incluía su propio régimen sancionador;
circunstancia ésta que, tras las modificaciones introducidas por la Ley 50/1998,
de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social, y por el Real Decreto
Legislativo 5/2000, han vuelto a incluirse en el ámbito de la Ley de Infracciones y
Sanciones en el Orden Social (LISOS).
Más recientemente, la ya referida Ley 54/2003, mediante su capítulo II, reforma
la LISOS con el fin de mejorar el control del cumplimiento de la normativa de prevención
y de combatir, entre otros aspectos, el cumplimento meramente formal o
documental de las obligaciones del empresario y de mejorar las actividades de
coordinación en general, y en particular, entre las empresas de trabajo temporal y
las usuarias.
5. La Ley de Prevención de Riesgos Laborales
67

6
Las Mutuas
de Accidentes
en el Trabajo
y Enfermedades
Profesionales

6. Las Mutuas de Accidentes en el Trabajo y Enfermedades Profesionales
71
La Ley 31/1995, de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL) ha supuesto un
punto de inflexión en el desarrollo de las actividades de las Mutuas de Accidentes
en el Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social. (MATEPSS)
Qué son las MATEPSS y cuáles son sus fines, es una cuestión previa que debemos
conocer. Respecto del primer interrogante tenemos que indicar que se trata de:
“asociaciones de empresarios” bajo la supervisión (dirección, tutela y vigilancia)
del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. (MTAS)
En relación con el segundo, hay que significar que nacen con el objetivo de colaborar
en la gestión, sin ánimo de lucro y según el principio de responsabilidad
mancomunada, con el Sistema de Seguridad Social; sin perjuicio de la realización
de otras prestaciones, servicios y actividades que les sean legalmente atribuidas.
Entre las prestaciones que realizan se incluyen:
a) La colaboración en la gestión de contingencias de accidentes de trabajo (AT)
y enfermedades profesionales (EP).
b) La realización de actividades de prevención, recuperación y demás previstas
en la Ley General de la Seguridad Social (Real Decreto Legislativo
1/1994, de 20 de junio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la
referida Ley-LGSS).
c) La colaboración en la gestión de la prestación económica de incapacidad
laboral temporal derivada de las contingencias comunes.
En su acción de colaboración en la gestión de las contingencias de AT y EP, así
como en las actividades de prevención reguladas en la LGSS, se limitarán a repartir
entre sus asociados:
≥ El coste de las prestaciones por causa del AT sufrido por los trabajadores de
las empresas asociadas.
≥ El coste de las prestaciones por EP padecidas por el personal al servicio de las
empresas asociadas en la situación de incapacidad temporal y periodo de
observación y, en las demás situaciones, la contribución que se les asigne para
hacer frente, en régimen de compensación, a la siniestralidad general derivada
de la aludida contingencia.
≥ El coste de los servicios y actividades preventivas relacionadas con las prestaciones
ya indicadas, así como la contribución a los servicios de prevención,
recuperación y demás previstos en la LGSS, a favor de las víctimas y sus beneficiarios.
Hay que tener en cuenta que las actividades que las MATEPSS puedan
desarrollar como Servicio de Prevención Ajenos están reguladas por la
LPRL y, conforme a lo en ella dispuesto, están sujetas a acreditación por la autoridad
laboral competente.
≥ El coste de administración de la propia entidad.
El artículo 32 de la LPRL y su desarrollo reglamentario a través del Reglamento de
los Servicios de Prevención (RSP) clarifican y delimitan la actividad de las MATEPSS
en materia de prevención de riesgos laborales, deslindando las acciones que, tradicionalmente,
venían desempeñando en este campo.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
72
La Orden del MTAS, de 22 de abril de 1997, que regula el régimen de funcionamiento
de estas entidades en el desarrollo de actividades de prevención (BOE 98,
de 24 de abril), les reconoce dos tipos de actividades preventivas diferenciadas:
1. Las comprendidas, con carácter general, en las coberturas previstas en la LGSS
(art. 68.2), antes mencionadas. Es decir, “actividades con cargo a cuotas”.
2. Las correspondientes a las funciones como Servicios de Prevención Ajenos
(SPA), que sólo podrán efectuar para sus empresas asociadas siempre que estén
acreditadas a tal efecto. Es decir actividades y servicios que han de estar expresamente
concertados y que correrán a cargo de las empresas que, voluntariamente,
los contraten.
Pese a esta diferenciación de funciones en materia de prevención de riesgos laborales,
las MATEPSS ostentan una única naturaleza y personalidad jurídica.
Las actividades “con cargo a cuotas” no atribuirán derechos subjetivos a favor de
los empresarios, ni les eximirá del cumplimiento de sus obligaciones en prevención
de riesgos laborales; pudiéndose distinguir dos tipos:
1. Las de alcance general, no dirigida a empresa específica como los estudios,
encuestas y estadísticas de siniestralidad.
2. Las de carácter singular, dirigidas a sus empresas asociadas como:
• El análisis e investigación de las causas y factores determinantes de los AT
y EP.
6. Las Mutuas de Accidentes en el Trabajo y Enfermedades Profesionales
73
• La promoción de las acciones preventivas en las empresas, mediante la realización
de campañas de sensibilización y educación preventivas.
• El asesoramiento sobre: La documentación básica relativa a la legislación
aplicable en cada caso, edición de guías orientadoras, carteles, bibliografía,
folletos informativos, visitas a los centros de trabajo, ayudas para las
evaluaciones de riesgos, orientación para la elaboración e implantación de
planes y programas de prevención y las acciones de formación e información
que deben suministrarse a los trabajadores.La realización de jornadas
y seminarios sobre actualización y puesta al día en materia preventiva.
• La capacitación de los empresarios, de manera que estos puedan asumir la
gestión preventiva.
• Otras actividades de carácter sanitario como: campañas de educación dirigidas
a conseguir la mejora de hábitos y actitudes sanitarias.
El desarrollo de las actividades descritas debe ser objeto de planificación por las
MATEPSS, que concretarán los objetivos perseguidos, los recursos que se destinarán
y como se verificará la eficacia de las acciones emprendidas, bajo las directrices
que establezca el MTAS.
Estas actividades se dirigirán, preferentemente, a empresas con unas características
determinadas:
≥ Empresas de más de 50 trabajadores y, especialmente, las de menos de seis.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
74
≥ Prioridad al sector de la construcción y empresas dedicadas a actividades consideradas
por el Reglamento de los Servicios de Prevención, en su anexo I,
como particularmente peligrosas.
≥ Empresas cuyo índice de incidencia medio, de los últimos tres años, supere en
un 30% al de su correspondiente sector de actividad económica (Clasificación
Nacional de las Actividades Económicas 93).
≥ Empresas o sectores de actividad sujetos a programas de actuación prioritaria
por parte de: La Inspección de Trabajo (ITSS), de la Comisión Nacional de
Seguridad y Salud en el Trabajo (CNSST) o de los órganos equivalentes de las
Comunidades Autónomas (por ejemplo: el Consejo Andaluz de Prevención de
Riesgos Laborales –CAPRL- en el ámbito de la Comunidad Autónoma de
Andalucía).
Como SPA, ya se ha comentado, que el artículo 32 de la LPRL prevé que las
MATEPSS podrán desarrollar, para sus empresas asociadas, las prestaciones que
para estos servicios establece el RSP, previa acreditación de la misma para su ejercicio
por la autoridad laboral competente (la del lugar donde tengan establecidas
sus instalaciones principales).
En este supuesto, las actividades contempladas consisten en:
≥ La evaluación de los riesgos y la verificación de la eficacia de la acción preventiva
en la empresa, con inclusión de las mediciones, toma de muestras o de
los análisis necesarios.
6. Las Mutuas de Accidentes en el Trabajo y Enfermedades Profesionales
75
≥ La elaboración e implantación de los planes y programas de prevención que se
deduzcan como consecuencia de la evaluación y de la necesidad de disponer
de medidas correctoras para el control de los riesgos que no puedan evitarse.
≥ La asistencia técnica al empresario.
≥ La elaboración e implantación de los planes de emergencia.
≥ La elaboración e impartición de los planes y programas formativos.
≥ La vigilancia de la salud de los trabajadores, conforme a lo establecido en el
RSP (art. 37.3), que se realizará, con sujeción a protocolos específicos, a través
del personal sanitario con la competencia técnica, formación y capacidad
acreditada según la normativa vigente (Médico del Trabajo o Médico de
Empresa y ATS/DUE de empresa).
Por su parte el artículo 22 de la LPRL fija las condiciones de garantía de la vigilancia
de la salud a los trabajadores, así como las de voluntariedad y confidencialidad
de los datos obtenidos.
≥ La aplicación de las medidas concretas que vengan establecidas por la normativa
específica que en cada caso sea de aplicación.
Las MATEPSS pueden utilizar los profesionales, instalaciones y demás medios materiales
de las mismas, simultáneamente, en el ejercicio de las actividades como SPA
y de cobertura de las contingencias y prestaciones de la Seguridad Social. En estos
casos, deberán identificar y evaluar la cuantía de los costes en los que se incurren
en cada caso, a efectos de proceder a la correcta imputación de los mismos.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
76
Para concluir, hay que significar que el control y seguimiento de estas entidades se
realiza a través de un órgano de participación institucional denominado “Comisión
de control y seguimiento” integradas, en mitades de sus miembros, por representantes
de las organizaciones sindicales más representativas en el ámbito territorial
de actuación de la entidad y por representantes de los empresarios asociados, elegidos
por las organizaciones empresariales de mayor representatividad; con la
reserva de las facultades de dirección y tutela por el MTAS (por ejemplo: mediante
sometimiento a una auditoría de cuentas, anualmente, por parte de la
Intervención General de la Seguridad Social).
Al igual que ocurre en los SPA, las MATEPSS habrán de incorporar en la organización
y estructura por ellas destinadas a esa actividad los recursos humanos especializados,
conforme a lo dispuesto en el RSP, en las áreas de Seguridad en el
Trabajo, Higiene Industrial, Ergonomía/Psicosociología Aplicada y Medicina del
Trabajo, de manera que quede garantizada una acción técnico preventiva multidisciplinar,
a efectos del análisis y valoración de los riesgos de todo tipo que puedan
existir en sus empresas asociadas.
En este contexto, la formación específica de su personal y la actividad formativa
generada por estas entidades y dirigida a empresarios y trabajadores estarán permanentemente
actualizada y acompasada a los ritmos y exigencias de la actividad
empresarial.
La incidencia social de factores como el alcoholismo y otras drogodependencias o
adicciones, así como el estudio de los riesgos emergentes de carácter psicosocial
(burnout, mobbing, etc.) son aspectos preventivos de especial relevancia por su singularidad
y actualidad.
6. Las Mutuas de Accidentes en el Trabajo y Enfermedades Profesionales
77

7
Conceptos Básicos
sobre las Drogas y
las Adicciones.
Repercusiones en el
Ámbito Laboral

Los problemas derivados del consumo de drogas constituyen uno de los principales
retos del espacio sociosanitario actual. El ámbito laboral como subsistema del
mismo, no escapa a esta realidad y aporta elementos diferenciadores al consumo
de drogas en sus aspectos etiológicos (causas del consumo), formas de presentarse
y posibilidades de actuación, así como en las repercusiones que tanto el
uso/abuso de las sustancias, como de otras adicciones genera no sólo en el propio
desarrollo laboral sino también en el ecosistema que lo rodea. Resulta necesario,
que el propio mundo laboral asuma mayor protagonismo de cara a reducir los
problemas derivados del consumo de drogas en su propio terreno. Esto afecta no
sólo a los poderes públicos en cuanto a la elaboración de los marcos legislativos
y de control e inspección, sino también a los propios agentes sociales tanto en su
vertiente empresarial como sindical.
Desde una óptica de tipo comunitario, los problemas derivados del consumo de
drogas son entendidos como ENFERMEDAD según la perspectiva ecológica del
concepto de enfermedad que sostiene que: "Cualquier enfermedad en el individuo
es el resultado de un proceso dinámico en donde diferentes elementos ambientales
y características personales, entran en interacción y concluyen con la ruptura de un
equilibrio llamado Salud".
Dicho proceso tiene su origen antes y durante la vida del ser humano, por tanto la
enfermedad, y en nuestro caso los problemas derivados del uso y abuso de alcohol,
otras drogas y adicciones comportamentales, responden al fenómeno de adaptación
ecológica del organismo humano y a las condiciones sociales y económicas
que faciliten (factores de protección) o dificulten (factores de riesgo) el proceso
adaptativo.
7. Conceptos Básicos sobre las Drogas y las Adicciones. Repercusiones en el Ámbito Laboral
81
Este proceso dinámico que es el resultante de las múltiples interacciones que se
generan entre el ser humano, el medio ambiente y las sustancias, concluyendo, a
veces, con manifestaciones clínicas, incapacidades y muerte, es lo que se conoce
como la "HISTORIA NATURAL DEL CONSUMO DE DROGAS". Historia que, como
concepto teórico-práctico, trae dos grandes aportaciones:
a) La idea ecológica en cuanto al origen multifactorial del consumo de drogas
y su mantenimiento y por tanto la necesidad de la corresponsabilidad y la
multidisciplinariedad en las actuaciones.
b) La concepción dinámica que nos sitúa ante la perspectiva de una actuación
precoz, mediada y programada.
7.1. PERÍODO PRECLÍNICO
En esta etapa de la historia natural aún no se ha producido el consumo de drogas
como tal, pero el individuo como ente social y, generalmente, en su fase infantil, de
adolescente y joven, va formando su propia historia al interrelacionarse con el
medio ambiente y el alcohol u otras drogas y actitudes presentes en él. Podemos ver,
por tanto, que existen tres elementos básicos interactuando en el período preclínico:
Individuo
Los diferentes aspectos que constituyen la personalidad del individuo con sus rasgos
biológicos y hereditarios y sus matices psicosociales (ignorancia, curiosidad,
soledad, inconformismo, evasividad, desesperanza, hedonismo,...), psicológicos
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
82
(angustia, labilidad afectiva, inmadurez, inseguridad,...) y psicopatológicos
(actuaciones que tienden al ajuste con su medio ambiente y que pueden llegar a
enquistarse), pueden favorecer la demanda de drogas.
Medio Ambiente
Conjunto de condiciones e influencias externas favorecedoras del consumo de drogas:
1. El actual ambiente social: la crisis sociofamiliar, los sistemas facilitadores del
consumo como son: paro, marginación, moda, desilusión, sobrepoblación, aislamientos,
crisis de valores,...
2. Los elementos propios de la sociedad mercantilista, favorecedores del aumento
de la oferta de drogas o presencia excesiva de ellas en la comunidad: sobreproducción,
paso del rito a la industrialización, numerosos puntos de venta,
transporte fácil, rápido y económico, gran movilidad geográfica de las personas,
publicidad y otros métodos de promoción y carácter altamente lucrativo
de la venta…
3. Los rasgos propios del ámbito laboral: categoría profesional, antigüedad en la
empresa, ingresos salariales, tiempo de desplazamiento al lugar de trabajo,
características de la actividad laboral, condiciones ambientales del lugar de
trabajo, turnos, pluriempleo, satisfacción,...
Todo ello establece una relación dinámica que permite que el consumo de alcohol
y otras drogas así como de determinados tipo de conductas se vea excesivamente
favorecido, facilitando, por lo tanto, la posibilidad de la adicción y de otro tipo de
repercusiones en el individuo, en el trabajo y en su familia.
7. Conceptos Básicos sobre las Drogas y las Adicciones. Repercusiones en el Ámbito Laboral
83
Drogas
Sustancias, naturales o sintéticas, que introducidas en el organismo por cualquier
vía de administración son capaces de modificar psicológica y/o físicamente al
individuo.
La capacidad de las drogas de inducir un estado psicológicamente vivido como
placentero (PSICOACTIVIDAD), es lo que hace inicialmente que el individuo desee
repetir la experiencia del consumo. Entre estos estados buscados y vividos placenteramente
cabe destacar: la eliminación de sensaciones dolorosas, la euforia y los
cambios en la percepción de la realidad. Igualmente, también cobra su importancia
los condicionantes sociales tales como: la entrada en un grupo, el estatus social
adquirido por el consumo, rito de iniciación, signo de adultez, etc...
La repetición en el consumo de las sustancias genera la aparición de unos efectos
denominados "de estado", donde convergen de forma importante aspectos psicosociales
y neurofisiológicos. Entre estos efectos de estado destacan la TOLERANCIA
Y LA DEPENDENCIA. (conceptos definidos con posterioridad)
El proceso de consumo/no consumo de las diferentes drogas, depende de las
características de estos tres elementos que agrupan una multitud de factores cuya
presencia o ausencia incrementan la posibilidad de desarrollar el consumo de
drogas.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
84
7.2. PERÍODO CLÍNICO
Si los factores anteriores coinciden en un individuo susceptible y en un momento
determinado, se rompe el equilibrio ecológico anterior (no consumo) y aparece el
consumo de drogas, comenzando así el periodo clínico. Este período se inicia
generalmente con una fase de consumo (uso integrado) que acarrea excepcionalmente
complicaciones cuando el consumo se hace de forma excesiva y aguda.
Estos usos abusivos episódicos si se producen unidos a situaciones de alto riesgo,
como pueden ser la toma de ciertas medicaciones, situación de embarazo, durante
la conducción de vehículos o maquinaria industrial, o cualquier tarea en la que
se necesite de una especial atención, adquieren una relevancia fundamental en
cuanto suponen una serie de PROBLEMAS RELACIONADOS CON EL CONSUMO
DE DROGAS que generalmente no son tomados con la importancia que merecen.
Hay que señalar que los problemas derivados del consumo de drogas no se centran
sólo en los ya conocidos estados finales de dependencia, ni en los fenómenos
de intoxicaciones agudas o sobredosis.
Por tanto, se asiste a un momento de la historia del individuo donde no se observan
ni signos ni síntomas específicos y/o manifiestos. Esta fase inicial del período
clínico, que transcurre entre el momento de los primeros consumos de la droga y
la aparición de signos y síntomas de abuso-dependencia de la misma, se denomina
periodo de latencia y puede durar meses y años (como en la dependencia alcohólica)
y en muchos casos nunca se llega a sobrepasar un uso integrado o normativo.
Pero no debemos caer en su banalización ya que, en el ámbito laboral,
representa un período generador de múltiples complicaciones y por tanto deberá
7. Conceptos Básicos sobre las Drogas y las Adicciones. Repercusiones en el Ámbito Laboral
85
ser objeto de especial atención en los programas de actuación, sobre todo en las
fases que inciden de manera específica en la prevención.
Cuando el consumo de drogas o el juego patológico han producido suficientes
cambios orgánicos y psicosociales, reconocibles por un observador adiestrado, e
independientemente de que el individuo los asuma como tales, nos encontramos
con lo que se denomina el período clínico de la enfermedad, que es específico
para cada tipo de droga, sustancia o adicción. Estamos ante un problema de DROGODEPENDENCIA
y/o ADICCIÓN COMPORTAMENTAL.
La habilidad para reconocer las dependencias y las adicciones es muy importante
para implementar lo más rápidamente posibles medidas correctoras. Esta destreza
estriba en ser capaces de reconocer, como compañero o mando, las sutilezas que
revelan no sólo si existe la dependencia, sino las que también indican su grado de
desarrollo y severidad, sin olvidar que las condiciones personales y del medio
ambiente moldean las formas de presentación de las dependencias y las adicciones.
Entre las características que debemos saber y reconocer tanto de la dependencia
como de su nivel de gravedad se encuentran:
≥ Deseo intenso e irreprimible de consumir la droga.
≥ Disminución de la capacidad de control, una vez que se inicia el consumo resulta
muy difícil controlar lo que se consume. Cada día que pasa resulta más complicado
la abstinencia absoluta.
≥ Síndrome de abstinencia, o malestares importantes físico y psíquicos cuando se
abandona el consumo o cuando se disminuye mucho. Son específicos de cada
sustancia.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
86
≥ Tolerancia, es decir, descubrimos que se “aguanta cada día más” o para ponerse
a gusto se necesita mayor cantidad de droga.
≥ Abandono de otras fuentes de placer. El consumo, la búsqueda o compra de la
sustancia y la vivencia de los efectos que produce tras el consumo, cada día
obliga más a dejar el resto de actividades que antes se llevaban a cabo.
≥ Aumento del tiempo para el consumo. Se invierte la situación y uno se pregunta
si el resto de cosas (familia, trabajo, amigos,...) afectan la manera de consumir.
≥ Persistencia en el consumo a pesar de conocer los efectos perjudiciales. No se deja
el consumo, o no se encuentra la manera de hacerlo, aunque se va descubriendo
que le ocasiona disputas familiares y sociales y riesgos para el mantenimiento de su
trabajo.
Cada característica de la dependencia está interrelacionada con el resto, de manera
que la presencia o ausencia de cada una de ellas y la intensidad con la que
estén presentes, determinará un grado particular de dependencia, es decir, un
momento concreto de la historia natural, modelada y coloreada por la personalidad
y el entorno, permitiéndonos el adecuar nuestras intervenciones a cada caso
concreto.
Con referencia al juego patológico estaríamos hablando de situaciones perfectamente
asimilables a las descritas. (preocupación por el juego, necesidad de jugar
con cantidades crecientes de dinero, fracasos repetidos en los intentos de control,
inquietud o irritabilidad cuando intenta ininterrumpir el jugar, estrategia para aliviar
los problemas, después de perder el dinero tratar de recuperarlo, engaños,
actos ilegales,...)
7. Conceptos Básicos sobre las Drogas y las Adicciones. Repercusiones en el Ámbito Laboral
87
La historia natural del consumo de drogas, que tiene su origen en el periodo preclínico,
puede concluir con la curación (no consumo), incapacidades, o con la
muerte, dependiendo de hechos tales como: tipo de sustancia y vinculación establecida
con ella, características del individuo, calidad de los servicios de atención
y preventivos, condiciones socioculturales y el nivel de conocimientos que sobre la
historia natural del consumo de drogas se tenga. Por ello uno de los actuales objetivos
de la Salud Comunitaria y más específicamente en la Salud Laboral, es conocer,
a través de observaciones e investigaciones, las diferentes etapas o componentes
de la historia natural, con el propósito de intervenir lo más tempranamente
posible y antes de que el deterioro de la salud siga su curso.
Podemos por tanto concluir diciendo que lo que clásicamente se ha venido desarrollando
en los diferentes planes de actuación que sobre las materias relacionadas con
las drogas y el alcohol se han venido realizando desde hace algunos años, en
algunas empresas, engarza con la filosofía que define y defiende la vigente Ley de
Prevención de Riesgos Laborales.
7.3. SUSTANCIAS PSICOACTIVAS QUE AFECTAN EN EL
MEDIO LABORAL
Aunque con posterioridad se va a proceder al análisis de los factores de riesgo que
pueden facilitar el consumo y el abuso de determinadas sustancias psicoactivas
dentro del ámbito laboral, merece la pena indicar que uno de los factores psicosociales
más importantes que se encuentra en el sustrato de la actual situación de
las relaciones laborales es la deshumanización de los procesos productivos.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
88
Evidentemente esta deshumanización que se produce y nos acompaña desde hace
bastantes lustros, no implica la potenciación de los modelos paternalistas de organización
de la empresa, sino que se contemple a los trabajadores y trabajadoras
como seres humanos con sus virtudes y sus defectos, pero que ponen al servicio de
la producción y del desarrollo su carga y esfuerzo de trabajo a cambio no sólo de
un salario digno sino de una organización y de un sistema que les permita desarrollarse,
saludablemente, como personas.
Una vez realizada esta consideración se efectua un análisis de cómo afectan las
distintas sustancias al desarrollo del trabajo.
ALCOHOL
Es un depresor del Sistema Nervioso Central capaz de generar dependencia física,
con tolerancia y síndrome de abstinencia. A niveles generales, provoca efectos
sobre la salud de los consumidores cuando se abusa o dependen de él y es uno
de los principales problemas de salud pública, en la actualidad.
A niveles orgánicos genera gastritis, úlceras, hepatitis, cáncer en el tracto digestivo,
alteraciones cardíacas y trombosis, pérdidas neuronales con alteraciones intelectuales
y posibilidades de crisis convulsivas, alteraciones en el sistema de la
visión, en el inmunitario e impotencia. Igualmente podemos asistir a la presencia
de los signos y síntomas propios del síndrome de abstinencia como son: temblores,
sobre todo matutinos, nauseas, aumento de la sudoración y alteraciones del estado
de ánimo.
7. Conceptos Básicos sobre las Drogas y las Adicciones. Repercusiones en el Ámbito Laboral
89
A niveles psicológicos, presenta un efecto que podríamos llamar paradójico puesto
que comienza con una fase de desinhibición, euforia y relajación que provocan
un mayor aumento de la sociabilidad, debido a que inhibe los centros cerebrales
del autocontrol, pero el uso continuado o abusivo termina generando dificultades
para hablar, para asociar ideas y descoordinación motórica. El uso prolongado
provoca la aparición de irritabilidad, paranoia y celotípia, degenerando en la psicosis
alcohólica.
En cuanto a la incidencia en las relaciones sociales, el alcoholismo provoca problemas
relacionales y familiares, dando lugar, entre otros componentes, a agresiones
domésticas importantes.
Centrándonos en lo laboral, el alcohol facilita un falso estado de euforia, seguridad
y confianza en sí mismo que implican una sobrevaloración de la propia capacidad
y una subestimación de los riesgos. Como depresor del Sistema Nervioso
Central su acción puede finalizar, en un aumento de la fatiga física, con alteraciones
perceptivas, de la atención y del manejo de la información.
Con todo este conglomerado es obvio determinar que el uso/abuso del alcohol
da lugar a dificultades en el manejo y conducción de vehículos y de cualquier
tipo de maquinaria, así como problemas con compañeros, mandos intermedios
y el público y, en general todo aquello que requiera ciertas dosis de atención y
reacción.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
90
TABACO
El principio activo que genera una mayor adicción es un alcaloide denominado
nicotina, su absorción se realiza a niveles bucofaríngeos y pulmonar. Se podría
determinar que el tabaco no dio lugar a problemas relacionados con la salud pública
hasta que se comenzaron a producir, masivamente, labores de tabaco en forma
de cigarrillos.
Orgánicamente, el tabaco provoca disminución de la capacidad pulmonar con
fatiga prematura en los movimientos y dificultades respiratorias que pueden llegar
al enfisema pulmonar y a la bronquitis crónica así como facilitar la aparición del
cáncer de pulmón, faringe y laringe. Hay disminución del gusto y del olfato, relacionándose
con gastritis y úlceras, envejecimiento de la piel y alteraciones del ritmo
cardíaco, provocando infartos de miocardio y anginas de pecho. Igualmente se
relaciona con el cáncer de vejiga.
Psicológicamente podríamos determinar que produce una cierta sensación de relajación
y de concentración en la tarea, pero esto no pasa de ser una sensación de
carácter psicógeno, vinculado a conductas que han sido ampliamente reforzadas
en el ámbito familiar, social y, sobretodo, con el amplio abanico de invasión publicitaria,
puesto que si se está vigilante en una tarea, no se puede estar vigilante con
el tabaco y viceversa.
En el entorno social y relacional han sido ampliamente investigados los efectos nocivos
que produce en lo que se ha venido denominando como “fumadores pasivos”,
así como durante el proceso de la gestación y la lactancia. Es igualmente importante
7. Conceptos Básicos sobre las Drogas y las Adicciones. Repercusiones en el Ámbito Laboral
91
el efecto que provoca en los niños. Tampoco hay que desdeñar que el aroma que
produce no siempre es atractivo para toda la familia o grupo de personas.
En la actividad laboral dispersa la concentración, crea mal clima de trabajo, puede
provocar incendios, explosiones y accidentes de circulación. Otro efecto de sensibilidad
especial con referencia a la morbilidad laboral en el que se encuentra
incluido como elemento coadyuvante, es en referencia a cuando existen en el
ambiente sustancias volátiles e incluso en suspensión, potenciando, por ejemplo,
los ya de por sí efectos tóxicos de agentes químicos presentes en el ámbito laboral.
Por su incidencia en el olfato, interfiere la percepción de las sustancias odoríferas
que se usan para la detección de componentes especialmente peligrosos,
pudiéndose provocar accidentes.
En la actualidad podemos añadir otro contenido "perjudicial" y es en lo referente
a la mala imagen, que para algunos clientes, les puede determinar que los trabajadores
que los atienden se encuentren fumando.
De hecho, una vez que ya han sido legislados los aspectos referentes a la publicidad
de las labores de tabaco, nos encontramos inmersos en diversos proyectos legislativos
que tienden a restringir el uso del tabaco en los centros de trabajo a escala
general, independientemente de los últimos acuerdos alcanzados en el seno de la
OMS durante el 2003. En Andalucía, hay normativa específica: la Orden de 21 de
diciembre de 2001, en la que se prohibe fumar en todas las dependencias administrativas
dependientes de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, Boja
nº 149 de 29 de diciembre de 2001. A nivel nacional se encuentra el Real Decreto
192/1988, de 4 de marzo, sobre limitaciones en venta y uso del tabaco para protección
de la salud de la población (B.O.E. No 59, de 9 de marzo de 1988).
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
92
FÁRMACOS
En este epígrafe hablamos de aquellas sustancias legales y que se dispensan en las
oficinas de farmacia, aunque ya hay ciertas sustancias que también se consiguen
en herbolarios y tiendas naturistas. Son de diversos tipos: contra el dolor, estimulantes,
para favorecer la calma o inducir el sueño. Deben ser prescritos y administrados,
sólo, bajo control médico. Contienen principios activos muy poderosos por
su acción directa o secundaria en el organismo y no atajan las causas de la dolencia,
sino que su finalidad es paliativa y coadyuvante en otro tipo de terapias. En
el ámbito laboral, enmascaran situaciones que pueden provocar dolores continuados,
por ejemplo, de carácter musculoesquelético o acontecimientos relacionados
con el estrés. Su uso habitual, sin la eliminación de las causas que provocan la
dolencia o la desazón, provoca dependencia y/o adicción. Presentan un problema
añadido, y, especialmente complejo: la automedicación.
≥ Tranquilizantes: Deprimen la actividad del sistema nervioso central, producen
sedación, disminuyen la ansiedad, miorrelajación e inducen al sueño.
Orgánicamente provocan una sedación generalizada y disminución de la ansiedad.
Conductualmente generan unos efectos similares a los que induce el alcohol,
desinhibición, aumento de la agresividad… Su uso continuado provoca adicción
o dependencia física, con tolerancia cruzada con el alcohol, ansiedad crónica,
fuerte inestabilidad afectiva y riesgo de conductas suicidas, además de un
deterioro psicoorgánico importante dada la fuerte dependencia psíquica que
generan. Presentan un síndrome de abstinencia que conlleva anorexia, aumento
de la ansiedad, insomnio, dolores musculares y crisis convulsivas pudiendo
llegar a provocar la muerte.
7. Conceptos Básicos sobre las Drogas y las Adicciones. Repercusiones en el Ámbito Laboral
93
En el ámbito laboral, afectan a la conducción de maquinarias y la realización
de tareas complejas.
≥ Hipnóticos: Son fármacos que inducen, directamente, al sueño. Un uso continuado
y excesivo tiene efectos altamente tóxicos en el organismo, creando,
sobre todo los que proceden de los barbitúricos, un fuerte nivel de adicción.
Su incidencia sobre la actividad laboral es más potente que la acción de los
tranquilizantes.
≥ Estimulantes: Están compuestos por sustancias psicoactivas que proporcionan
un aumento de la actividad del sistema nervioso central, provocando una sensación
de "energía" y vigor. En el mercado hay productos como el café, el té y
determinados tipos de bebidas con mayor índice de cafeína, que aunque los
podemos considerar estimulantes menores también tienen un alto poder adictivo,
sobretodo en determinado tipo de personalidades previas.
Las sustancias fundamentales sobre las que se fabrican las distintas especialidades
farmacéuticas de carácter estimulante, provienen de las anfetaminas, estimulante
sintético desarrollado a finales del XIX y ampliamente usado y dispensado
en los años treinta y, especialmente, durante la II Guerra Mundial.
Orgánicamente, provocan excitación nerviosa, insomnio, locuacidad, pérdida
de apetito, sequedad, aumento de las pulsaciones y de la tensión arterial,
pudiendo llegar a provocar náuseas, temblores y contracciones de las mandíbulas,
así como crisis convulsivas. Presentan una tolerancia alta.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
94
Psicológicamente, provocan la ya citada sensación de fuerza y vigor. Su uso
continuado y sin control médico genera crisis paranoides y de agresividad que
pueden llegar a ser extremas.
≥ Analgésicos: Son los fármacos que mitigan el dolor. Pueden ser de tipo opiáceo,
tanto naturales como sintéticos, o basados en otro tipo de sustancias no
opiáceas. Su uso es bastante indiscriminado, aunque los que son de tipo opiáceo
requieren de receta médica. Éstos unen su acción analgésica al carácter
depresor del sistema nervioso central que tienen los derivados del opio. Su uso
continuado puede provocar dependencia y adicción en los que son de naturaleza
opiácea. Los analgésicos con otros principios activos, al generar una situación
que se vive como de ausencia de malestar pueden generar automedicación
y dependencia psicológica.
En el ámbito laboral son los que producen un mayor enmascaramiento de las
causas que provocan las dolencias, siendo difícil, por lo tanto, determinar si las
causas de las mismas se encuentran en relación directa con las condiciones
laborales o son lesiones de carácter constitucional o de otra índole.
CANNABIS
El principio activo fundamental es un alcaloide denominado delta 9 tetrahidrocannabinol.
La Cannabis Sátiva, es una planta versátil que tiene numerosos usos industriales
en la construcción, en la industria textil y en otras. Su uso psicoactivo es
inmemorial, consumiéndose mezclado con comidas y bebidas así como aspirado.
Su uso mezclado con cigarrillos es más reciente.
7. Conceptos Básicos sobre las Drogas y las Adicciones. Repercusiones en el Ámbito Laboral
95
Es una sustancia modificadora de la conciencia que ha despertado una gran bibliografía
histórica dada su vinculación a la palabra "asesino", debido a que era
usado por determinadas sociedades integristas en la Edad Media, para la ejecución
de crímenes rituales y políticos. Tiene también un efecto relajante en pequeñas
cantidades. En la actualidad se está investigando su utilización en determinados
tratamientos médicos relacionados, principalmente, con el cáncer y con las
secuelas de la quimioterapia.
Como principales efectos orgánicos hay que hablar de aumento de las pulsaciones
cardíacas, hipotensión, sudoración, somnolencia y descoordinación motórica con
disminución de la fuerza muscular y enrojecimiento de los ojos. Debido a que sus
componentes son de tipo oleaginoso, tiende a concentrarse en los tejidos grasos
del cerebro y su uso regular mantiene residuos en sangre durante cierto tiempo.
A niveles relacionales y psicológicos facilita cierta desinhibición e hilaridad, seguida
de somnolencia y decaimiento general, con alteraciones perceptivas y sensoriales
y dificultades en cuanto a la expresión, concentración, medida del tiempo y
aprendizaje. Puede dar lugar a reacciones de pánico y a crisis de confusión mental
y ansiedad, con delirios confusionales y de despersonalización. En personalidades
premórbidas puede desencadenar sintomatología psicótica e incluso auténticos
cuadros esquizofrénicos.
Un abuso continuado puede generar el denominado síndrome amotivacional (apatía,
astenia, postración, ansiedad, depresión…), cambios de carácter e inestabilidad
emocional y trastornos en el área de la sexualidad; posiblemente también
genera, alteraciones de carácter cromosómico.
Su uso durante o de manera inmediata a la actividad laboral, dificulta la realización
de tareas complejas, reduce la atención y la capacidad de reacción, así como
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
96
también es especialmente importante la incidencia que sobre el trabajo tiene la
alteración de la percepción y la dificultad para el recuerdo de órdenes. Incide de
manera directa en la conducción de vehículos y de otro tipo de maquinarias.
COCAÍNA
En la cultura indígena andina se usaban las hojas provenientes del arbusto
Erytroxilon coca, las cuales eran masticadas directamente provocando cierto
carácter energético e inhibición del apetito, todo ello permitía la supervivencia
en condiciones que podemos presuponer como extremas. Los indígenas andinos,
de hecho, llegaban a medir las distancias en "cocadas" en clara relación a
número de hojas que se consumían para realizar determinados trayectos. La
forma de administración ha cambiado bastante, y por lo tanto el efecto sobre el
organismo también. Su principio activo se aisló en el siglo XIX y en la actualidad
se consume el clorhidrato de cocaína que es lo que popularmente se denomina
como coca o cocaína, el sulfato de cocaína, denominado basuko, y la cocaína
base o crack.
Fisiológicamente la cocaína, como ya hemos indicado, genera disminución de la
fatiga y reducción del sueño, así como inhibición del apetito. En contrapartida
aumenta ostensiblemente la tensión arterial, la delgadez y los riesgos cardíacos,
así como las hemorragias cerebrales y las hepatopatías.
En los aspectos psicológicos podemos indicar que la cocaína da una mayor euforia
y locuacidad, facilitando las relaciones sociales e insomnio, dando lugar a una
aceleración mental y a hiperactividad física, ya que provoca la sensación de
7. Conceptos Básicos sobre las Drogas y las Adicciones. Repercusiones en el Ámbito Laboral
97
aumento de la fuerza; en ocasiones provoca una fuerte desinhibición con conductas
agresivas. Como principal problema psicológico que genera, se encuentra la
depresión, que da lugar a un mayor mantenimiento del consumo facilitando la aparición
de ideas de carácter paranoide con comportamiento antisocial grave, psicosis
paranoide y alucinaciones zoomórficas (como en los estados de alcoholismo
avanzado).
En el ámbito laboral, propicia un aumento de los errores y facilita una disminución
de las medidas de seguridad al producir una sensación de falsa seguridad bastante
ostensible.
HEROÍNA
Su uso tiene baja incidencia, según las estadísticas, en el ámbito laboral, pero ha
sido una sustancia que ha creado y mantenido una gran alarma social durante las
últimas décadas del siglo XX. Es un opiáceo proveniente de la morfina, muy potente
y con fuerte nivel de adicción y tolerancia. Produce multitud de alteraciones orgánicas,
independientemente de las que causa por el añadido de otras sustancias,
debido a los altos niveles de rendimiento económico que ha supuesto en el mercado
ilegal.
Prácticamente, su uso continuado ha venido siendo incompatible con el mantenimiento
de una actividad laboral normalizada. En la actualidad y gracias a los
Programas de Mantenimiento con Metadona, estas circunstancias pueden ser superadas
con un más que aceptable nivel de eficacia.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
98
DROGAS DE DISEÑO
Conocidas popularmente como "pastis", son derivados anfetamínicos produciendo,
por tanto, una acción estimulante y en ocasiones, por la composición añadida,
alucinógenas. Provocan una sensación de fuerza y, a veces, facilitan la comunicación.
El éxtasis, tipo más conocido a nivel popular, se sintetizó en 1912.
Entre los efectos a nivel orgánico podemos citar que aumenta la presión sanguínea,
provoca taquicardias y aumenta la temperatura corporal provocando un aumento
de la sudoración. Aparecen tic nerviosos y contracciones mandibulares. Dificulta
las relaciones sexuales.
Se produce una disminución de los reflejos y se distorsiona la atención. Igualmente,
dada la "resaca" que conlleva su uso, facilita el absentismo laboral.
DISOLVENTES
Son sustancias volátiles, es decir, despiden vapores al entrar en contacto con el
aire. Existen en una gran variedad de productos domésticos y de uso industrial. Su
uso produce efectos parecidos a los que provoca una "borrachera", con sensaciones
de euforia. A escala orgánica, hay un aumento del ritmo cardíaco y de la respiración,
así como también aumenta la producción de adrenalina. Las diversas sustancias
químicas contenidas en los disolventes afectan a los diversos órganos del
cuerpo, provocando, especialmente, insuficiencia hepática y renal.
No se ha detectado adicción física, aunque desarrollan tolerancia con una cierta rapidez.
A muy corto plazo genera pérdida de memoria y cambios importantes de humor.
7. Conceptos Básicos sobre las Drogas y las Adicciones. Repercusiones en el Ámbito Laboral
99

8
Factores de Riesgo
y de Protección
en el
Ámbito Laboral

La Organización Internacional del Trabajo (O.I.T.), en su tercera edición en
castellano de la Enciclopedia de Salud y Seguridad en el Trabajo y la Unión
Europea, a través de la Dirección General de Empleo y Asuntos Sociales, vienen
manifestando de manera sistemática la preocupación institucional sobre el acotamiento
de los factores de riesgo en relación con la salud laboral, a los que no son
ajenos los consumos tanto de alcohol como de otras drogas. Es de esperar que los
futuros estudios e investigaciones contribuyan a que las empresas sean espacios
saludables en su acepción más integral, colaborando de manera efectiva, dada sus
características poblacionales, a la mejora de la salud pública general.
Los estudios vienen indicando, sistemáticamente, que la existencia de un puesto de
trabajo es un factor normalizador y protector en sí mismo. Es decir, el trabajo, independientemente
de los factores de riesgo que se van a ir analizando, es un elemento
que normaliza al individuo en la sociedad y le permite un desarrollo individual
y social, consolidando su situación en el ecosistema en el que vive.
Los términos factor de riesgo y factor de protección hacen referencia a conceptos
mucho más amplios que los considerados en este manual, pero en este caso quedan
circunscritos al ámbito laboral y en relación específicamente con las drogodependencias
y otras adicciones.
Factores de Riesgo
Serie de condiciones laborales que pueden aumentar, incrementar, la probabilidad
de que un trabajador haga uso y/o abuso de una determinada sustancia
o sustancias con el objetivo de amortiguar y/o evadirse de esas condiciones,
8. Factores de Riesgo y de Protección en el Ámbito Laboral
103
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
104
estableciéndose por ello pautas de consumo inadecuadas que repercuten negativamente
tanto en la salud del trabajador como en el proceso productivo en el
que desarrolla su actividad laboral.
Factores de Protección
Conjunto de medidas preventivas y/o correctoras que pueden reducir la probabilidad
del uso y/o abuso de sustancias por parte de la población trabajadora en el
lugar de trabajo, eliminando o neutralizando los factores de riesgo.
Una vez definidos los conceptos se puede dar un paso más y señalar algunos de
los factores de riesgos que se han venido considerando existentes en el ámbito
laboral y cuáles los factores de protección.
En el último estudio publicado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción
“La incidencia de las drogas en el mundo laboral, 2001”, se apuntan una serie de
factores de riesgo, que citamos a continuación:
• Los padres beben o toman drogas
• Mala situación económica familiar
• Trabaja y hace tareas domésticas
• Malas relaciones padres – hijos
• Malas relaciones de pareja
• Consumo de drogas en el grupo
• Insuficientes alternativas de ocio
• Dinero y poder lo más importante
• Insolidaridad social
• Marginación social
• No participación social
FACTORES FAMILIARES
FACTORES SOCIALES
8. Factores de Riesgo y de Protección en el Ámbito Laboral
105
• Peligrosidad en el trabajo
• Trabajos nocturnos
• Destajo o alto rendimiento
• Tareas rutinarias o monótonas
• Largas ausencias de casa
• Jornadas de trabajo prolongadas
• Agobio y estrés en el trabajo
• Turnos rotatorios y cambiantes
• Cansancio intenso en el trabajo
FACTORES PERSONALES
FACTORES LABORALES (condiciones de trabajo)
• Siente soledad
• Se siente insatisfecho
• Agobiado y en tensión
• Pérdida de confianza en sí mismo
• No puede superar sus dificultades
• Tiene dificultades para relacionarse
• Contrato laboral temporal
• Periodos con poco trabajo
• Inseguridad futuro laboral
FACTORES LABORALES (insatisfacción-limitaciones)
FACTORES LABORALES
• No ajuste preparación – trabajo
• Insatisfacción trabajo que realiza
• Insatisfacción trato superiores
• Se siente poco capacitado
• Se siente mal pagado
En la investigación realizada por la Consejería de Asuntos Sociales: “Los jóvenes
andaluces ante las drogas y las adicciones - 2002”, correspondiente a una población
situada entre los 14 y 29 años, se detectan también los factores de riesgo existentes
en los distintos ámbitos:
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
106
• Malas relaciones padres - hijos.
• Malas relaciones de pareja.
• Abuso alcohol - drogas por padres.
• Mala situación económica.
FACTOR FAMILIAR
• Consumo de drogas en el grupo.
• Uso de drogas en lugares de
diversión.
• Facilidad para obtener drogas.
• Marginalidad en el barrio.
• No participación social.
FACTOR SOCIAL
• Sensación de no poder superar
dificultades.
• Pérdida de confianza en sí mismo.
• Insatisfacción en su vida actual.
• Insatisfacción en los estudios.
• Sensación de agobio o tensión.
FACTOR PERSONAL
• Mala situación contractual o paro.
• Trabajo a destajo o alto rendimiento.
• Jornadas de trabajo prolongadas.
• Insatisfacción en el trabajo.
• Cansancio intenso o estrés en el
trabajo.
FACTOR LABORAL
Seguidamente se pasará a analizar los elementos cualitativos de algunos de los
factores de riesgo que mayor interés presentan tanto para organizaciones sindicales
como para otras de carácter científico-técnico, así como aportar un resumen de
los factores de protección que dichas organizaciones proponen.
≥ Turnos rotatorios y trabajo nocturno.
≥ Trabajos a destajo o alto rendimiento.
≥ Jornadas de trabajo prolongadas.
≥ Estrés en el trabajo
≥ Insatisfacción en el trabajo.
≥ Precariedad laboral.
≥ Interrelaciones personales
8.1. TURNOS ROTATORIOS Y TRABAJO NOCTURNO
La intensificación de la producción y la organización de la sociedad, han traído
consigo la introducción masiva del trabajo a turnos y el trabajo nocturno, lo que
es fuente de numerosas patologías físicas y mentales. Expertos de la O.I.T. afirman
que “cada quince años de trabajo nocturno se produce un envejecimiento de
unos cinco”.
8. Factores de Riesgo y de Protección en el Ámbito Laboral
107
Entre las repercusiones más importantes del trabajo a turnos podríamos destacar
las siguientes:
1. Repercusiones sobre el equilibrio fisiológico y la salud.
a. Alteraciones del sueño.
b. Alteraciones digestivas.
c. Alteraciones nerviosas.
2. Repercusiones sobre la vida familiar y social.
a. El trabajo en el sistema de turnos rotatorios produce una marcada perturbación
en la vida familiar y social de los trabajadores. Especialmente durante
la realización del turno de noche, el ritmo de vida del trabajador va a destiempo
con el de su familia y el del resto de la sociedad. Cuando se trabaja,
los demás descansan y cuando se descansa los demás están en plena
actividad. Se altera así la posibilidad del trabajador/a de tener una relación
normal con su familia y con quienes le rodean.
Estas alteraciones tanto fisiológicas (alteraciones del sueño, digestivas, nerviosas,
etc.) como las relacionadas con la vida familiar y social pueden precipitar
a la población trabajadora a consumir una serie de sustancias relajantes para
poder dormir de día o de noche y sustancias estimulantes para estar despiertos
y vigilantes durante la jornada laboral. También pueden precipitar el consumo
de fármacos para aliviar los problemas digestivos debido a las alteraciones en
los ritmos de alimentación y para disminuir los trastornos nerviosos, la fatiga e
irritabilidad.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
108
8. Factores de Riesgo y de Protección en el Ámbito Laboral
109
El trabajo a turnos y el trabajo nocturno se da en numerosos sectores productivos:
≥ Siderometalúrgico.
≥ Textil.
≥ Sanidad
≥ Alimentación.
≥ Trabajo de mantenimiento en casi todos los sectores.
En la rama de transportes (pilotos de aviación, conductores de líneas interurbanas
y de transportes por carretera, maquinistas…) estas situaciones se agravan pues la
jornada laboral no empieza ni acaba todos los días a la misma hora.
FACTORES DE PROTECCIÓN
1. Los trabajadores que realizan turnos nocturnos deberán contar con un adecuado
cómputo de la jornada semanal, y el reposo entre turno y turno, que será el
más oportuno en beneficio de los intereses de los mismos.
2. Debido a que la curva fisiológica de rendimiento del organismo va a influir en
una menor capacidad de trabajo durante la noche, se debe negociar sindicalmente
que el trabajo durante este periodo de tiempo, se adapte a esta situación.
3. Las Centrales Sindicales indican que se debe procurar que sean los propios trabajadores/
as quienes elijan el ritmo de rotación de los turnos de acuerdo a sus
preferencias. Igualmente aconsejan la adopción de ritmos muy cortos, de dos o
tres días, pues se infiere que de esta manera el organismo sufre menos el efecto
del cambio en su ritmo fisiológico.
4. Según los Sindicatos, se debería dividir el turno de noche en dos mitades. De esta
manera al hacer la rotación nocturna, cada trabajador trabajaría cuatro horas y
podría dormir cuatro horas en la noche, con las ventajas fisiológicas consecuentes.
5. Fijar un número máximo de años para trabajar en este ritmo y reducir la edad
exigida para la jubilación de los trabajadores de turnos.
6. No trabajar en sistemas de turnos más de quince años y luego pasar a un régimen
de jornada normal, sin disminución de categoría ni de sueldo. Esta medida
también es un planteamiento de negociación sindical.
7. Proporcionar a los trabajadores comidas calientes en los horarios correspondientes
y con las pausas adecuadas para ingerir los alimentos, que no deberían
ser inferiores a 45 minutos.
8. Trabajar con el Servicio de Prevención para que ejerza adecuadamente su función
preventiva con el objeto de reconocer los signos y/o síntomas que señalan
una desadaptación del organismo al trabajo rotatorio.
9. Reconocer como enfermedades profesionales aquellas alteraciones que pudieran
aparecer con mayor prevalencia en los trabajadores/as de turnos.
8.2. DESTAJO O ALTO RENDIMIENTO
El trabajo a destajo suele ir asociado a ritmos y condiciones laborales inadecuadas.
La fijación del precio por producto terminado o por unidad de trabajo establecido,
suele fijarse a la baja y depende en la mayoría de las ocasiones de
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
110
8. Factores de Riesgo y de Protección en el Ámbito Laboral
111
acuerdos individuales entre trabajadores/as y empresarios, sin que exista ninguna
o una escasa protección social y laboral ante eventos que puedan producirse.
La relación de este factor de riesgo con la salud y con el uso abusivo de sustancias,
radica en que el exceso de horas de trabajo provoca en numerosas ocasiones fatigas
y sobrecarga de trabajo. Estas condiciones de trabajo pueden precipitar al trabajador/
a al consumo o uso abusivo de sustancias o comportamientos adictivos, para mantener
un alto rendimiento o para disminuir las consecuencias físicas y psíquicas del
sobresfuerzo.
El trabajo a destajo se presenta en sectores como:
≥ El de los trabajadores/as de la tierra.
≥ En el textil.
≥ En la fabricación de zapatos.
≥ En la construcción.
FACTORES DE PROTECCIÓN
Los factores o medidas de protección consistirían de manera general en:
1. Mejorar las condiciones laborales.
2. Cumplimiento estricto de la ley.
3. Ampliación de la Negociación Colectiva y de la Protección Social.
8.3. JORNADA DE TRABAJO PROLONGADA
En la calidad de vida y salud de un trabajador van a influir de manera determinante
tanto el número de horas de trabajo como la manera en que esas horas se
distribuyen a lo largo de la jornada laboral.
Las jornadas laborales prolongadas o excesivas van a influir directamente reduciendo
el tiempo que el trabajador tiene para la realización de otras actividades
de diversa índole y de gran importancia como:
≥ Actividades relacionadas con el tiempo libre.
≥ Actividades relacionadas con la convivencia familiar.
≥ Actividades de participación social.
Si a las jornadas de trabajo prolongadas le unimos el poco tiempo para el descanso
y para actividades de ocio y participación social, las jornadas prolongadas
se convierten en un factor de riesgo que atenta no sólo contra la seguridad en el
trabajo sino también contra el bienestar personal.
La población trabajadora afectada por las jornadas prolongadas realiza pausas
informales, no reguladas de manera formal, aprovechándose en ocasiones estas
pausas o descansos para fumar, siendo muchas veces el tabaco el pretexto para
realizar la pausa.
Las condiciones resaltadas en los párrafos anteriores van a constituir un factor de
riesgo que puede precipitar el consumo y/o abuso de sustancias.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
112
Entre los sectores productivos que se caracterizan por este tipo de jornadas, podríamos
destacar los siguientes:
≥ Transporte.
≥ Hostelería.
≥ Construcción.
≥ Trabajo agrario.
FACTORES DE PROTECCIÓN
1. Las pausas para el descanso son factores de protección moduladores de la fatiga
y la tensión y por tanto necesarias para la seguridad en el trabajo y la salud.
2. Las pausas y sus características deberán estar reguladas en su duración, número,
remuneración... en el marco de la negociación colectiva.
3. Regulación en convenio colectivo de las pausas breves que serán especialmente
importantes en aquel tipo de actividad laboral que requiera un ritmo de trabajo
rápido con alto grado de atención y cuando el ritmo de producción viene
impuesto por las máquinas y las tareas son interdependientes.
8.4. ESTRÉS EN EL TRABAJO
El estrés se podría definir como la respuesta fisiológica, psicológica y de comportamiento
de un individuo que intenta adaptarse a presiones internas y externas. El estrés
laboral se presenta cuando hay una ruptura del equilibrio entre la persona, el puesto
8. Factores de Riesgo y de Protección en el Ámbito Laboral
113
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
114
de trabajo y la propia organización y el trabajador/a percibe que no puede hacer
frente con eficacia a su actividad laboral debido a la falta de recursos suficientes.
Con relación a los agentes estresores cabría destacar:
≥ Es imposible elaborar una lista detallada con todos los agentes estresores existentes.
≥ Sí es posible afirmar que existen una serie de agentes externos que tienen
mayor probabilidad de generar estrés que otros.
≥ Los factores de estrés existentes en el medio laboral se pueden clasificar en:
• Estresores del ambiente físico:
- Iluminación inadecuada.
- Ruido.
- Temperatura. Exceso de calor o bajas temperaturas.
- Ambientes contaminados.
• Estresores con relación al contenido de la tarea:
- Carga mental.
- Control sobre la tarea.
• Estresores con relación a la organización:
- Conflicto y ambigüedad del rol.
- Jornadas de trabajo prolongadas.
- Malas relaciones interpersonales.
- Promoción y desarrollo de la carrera profesional.
8. Factores de Riesgo y de Protección en el Ámbito Laboral
115
Las consecuencias negativas para la salud se van a presentar tanto a nivel físico
como psicológico.
Plano físico:
≥ Trastornos gastrointestinales.
≥ Trastornos cardiovasculares.
≥ Trastornos respiratorios.
≥ Trastornos endocrinos.
≥ Trastornos sexuales.
≥ Trastornos dermatológicos.
≥ Trastornos musculares.
Plano psicológico:
≥ Preocupación excesiva.
≥ Falta de concentración.
≥ Mal humor.
≥ Sensación de desorientación.
≥ Exceso de sensibilidad a las críticas
≥ Consumo de fármacos, alcohol, tabaco...
El mantenimiento de estos efectos negativos puede generar los siguientes problemas
psicofisiológicos:
≥ Trastornos del sueño.
≥ Ansiedad, miedos y fobias.
≥ Adicción a alcohol o a otras drogas.
≥ Depresión y otros trastornos afectivos.
≥ Cambios en los hábitos de alimentación
FACTORES DE PROTECCIÓN9
Según María Angeles del Hoyo , se destacan las recomendaciones del Instituto
Nacional de Seguridad y Salud Laboral de EE.UU. (N.I.O.S.H.) y de la Fundación
Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y Trabajo, recogidas en su
obra Estrés Laboral.
Medidas preventivas recomendadas por el Instituto Nacional de Seguridad y
Salud Laboral de EE.UU. en relación con el estrés:
≥ Horario de trabajo: diseñar los horarios de trabajo de manera que eviten conflictos
con las exigencias y responsabilidades externas al trabajo. Los horarios
de los turnos rotatorios deben ser estables y predecibles.
≥ Participación/control: dejar que los trabajadores/as aporten ideas a las decisiones
o acciones que afecten a su trabajo.
≥ Carga de trabajo: comprobar que las exigencias de trabajo sean compatibles
con las capacidades y recursos del trabajador y permitir su recuperación después
de tareas físicas o mentales particularmente exigentes.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
116
9 Estrés laboral. María Angeles del Hoyo Delgado. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. 1997
≥ Contenido: diseñar las tareas de forma que confieran sentido, estímulo, sensación
de plenitud y la oportunidad de hacer uso de las capacitaciones.
≥ Papeles (Roles): definir claramente los roles y responsabilidades en el trabajo.
≥ Entorno social: crear oportunidades para la interacción social, incluidos el
apoyo moral y la ayuda directamente relacionados con el trabajo.
≥ Futuro: evitar la ambigüedad en temas de estabilidad laboral y fomentar el
desarrollo de la carrera profesional.
Medidas preventivas recomendadas por la Fundación para la Mejora de las
Condiciones de Vida y de Trabajo en relación con el estrés:
≥ Mejorar el contenido y la organización del trabajo para controlar los factores
de riesgo psicosocial.
≥ Controlar los cambios en la situación de trabajo, en la salud de los trabajadores
y en su interrelación.
≥ Aumentar la sensibilización, informar, preparar y educar.
≥ Ampliar los objetivos y estrategias de los servicios de salud laboral o prevención
de riesgos.
8. Factores de Riesgo y de Protección en el Ámbito Laboral
117
8.5. INSATISFACCIÓN EN EL TRABAJO
La satisfacción laboral hace referencia a la medida en que se adecuan las características
de la actividad laboral desarrollada por el trabajador con los deseos,
aspiraciones, expectativas o necesidades del trabajador. Tan importante es el
encontrarse bien con la tarea que la persona realiza, como con los mandos con los
que tiene que relacionarse, así como con los compañeros/as de trabajo con los
que se comparte la actividad laboral.
Una situación de insatisfacción mantenida en el tiempo se relaciona con síntomas
de estrés, absentismo laboral, cambios de puestos solicitados por el trabajador/a
o con una actitud negativa hacia la seguridad en el trabajo.
La persona en un intento de aliviar esta situación, trata de aislarse desarrollando una
actitud fría y distante en la relación con los demás y con las exigencias de su puesto
de trabajo, consumiendo sustancias que le posibiliten evadirse de esta realidad.
FACTORES DE PROTECCIÓN
Unas relaciones de calidad contribuyen al bienestar de la persona. Para aumentar el
grado de satisfacción en el trabajo hay que tener en cuenta los siguientes factores:
1. El contenido del trabajo y las exigencias que plantea.
2. La organización de las tareas y el nivel de intervención del trabajador en las mismas.
3. Las oportunidades del puesto de trabajo y la posibilidad de promocionar en el mismo.
4. La posibilidad de tener contacto y apoyo de los compañeros/as.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
118
8.6. PRECARIEDAD LABORAL
El nivel salarial influye directamente en la satisfacción en el trabajo y en el grado
de motivación del trabajador/a. Si el salario es bajo, la persona necesita aumentar
su jornada laboral para llegar a tener una remuneración suficiente para cubrir
sus necesidades vitales, esto implica una mayor carga de trabajo.
La remuneración por horas y por días fomenta la inseguridad en el empleo, frente
a una remuneración mensual que da una mayor seguridad y estabilidad en los
ingresos. La remuneración por rendimiento favorece un ritmo excesivo de trabajo,
un alto esfuerzo físico, mayor fatiga y estrés.
La precariedad en el trabajo, las malas condiciones laborales, el no poder planificar
la vida personal, las expectativas negativas de futuro y la preocupación por no
cubrir las necesidades económicas con la jornada laboral, son factores estresantes
y de riesgo de consumo de drogas.
FACTORES DE PROTECCIÓN
Normativas más adecuadas a las situaciones actuales y que primen al individuo
que existe tras todo trabajador o trabajadora. Individuo cuya única función en la
vida no es el trabajo, sino colaborar al desarrollo integral de la sociedad. El trabajo
es lo que le permite el sustento económico, independientemente de que pueda
tener otros aspectos compatibles con la promoción personal y/o profesional.
8. Factores de Riesgo y de Protección en el Ámbito Laboral
119
8.7. INTERRELACIONES LABORALES
Nos referimos fundamentalmente a un término que en la actualidad se encuentra
en una situación ascendente: Mobing. Literalmente, el término inglés, lo podríamos
definir como atacar, atropellar… en definitiva, se caracteriza por ejercer, por parte
de los mandos, una serie de actuaciones hostiles. Estas actuaciones hostiles pueden
ser ejercidas de manera clara y directa, o basadas en sutilezas difíciles de percibir
en una primera instancia. La característica fundamental es que se practican de
manera continuada hacia el trabajador, en relación con su reputación, dignidad,
imposibilidad de establecer canales de comunicación adecuados, sobre su capacidad
profesional, e incluso sobre el género y el estilo de vida privada.
FACTORES DE PROTECCIÓN
La formación sobre la percepción de esta serie de conductas vejatorias sobre el
individuo, así como el análisis sistemático de las denuncias que se vayan presentando
en este sentido, por parte de los Comités de Seguridad y Salud, de los
Servicios de Prevención y de los representantes sindicales.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
120
9
Indicaciones Básicas
sobre la Prevención
e Intervención en las
Drogodependencias
y las Adicciones

La interrupción de la cadena de acontecimientos que constituye la historia
natural del consumo de drogas es responsabilidad de todos los miembros de la
sociedad y por tanto de los diferentes estamentos del ámbito laboral, ya que las
drogodependencias obedecen a múltiples causas o factores de riesgo cuyo control
no puede ser abordado ni por unos profesionales en particular ni por diferentes
agentes sociales desconectados entre sí.
Se propone una metodología de intervención cuyos pilares básicos son:
≥ Drogodependencias como proceso multifactorial
≥ Prevención en Educación para la Salud
≥ Implicación consciente de los individuos
≥ No aceptar soluciones preestablecidas
Que use como herramienta fundamental el “Grupo de Trabajo” donde estén representados
todos los estamentos de la empresa, y que permita conocer la realidad
de forma efectiva y amplia, que genere actuaciones flexibles y exitosas, y que trabaje
en base al modelo operativo (con sus fases de contextualización, cognoscitiva,
programación y operativa), es decir que el grupo se constituye en acelerador
de cambio dentro del propio ámbito laboral, al recoger información, diagnosticar
la situación, programar, realizar y evaluar las actuaciones. Todo ello deberá repercutir
en la elaboración consensuada y sancionada de un plan de intervención en
la empresa.
9. Indicaciones Básicas sobre la Prevención e Intervención en las Drogodependencias y las Adicciones
123
Dicho plan deberá estar capacitado para colocar barreras en diferentes puntos del
continuo no consumo - dependencia de drogas. Estas barreras se denominan niveles
de Prevención y se agrupan en:
≥ Nivel de Prevención Primaria.
≥ Nivel de Prevención Secundaria.
≥ Nivel de Prevención Terciaria.
9.1. NIVEL DE PREVENCIÓN PRIMARIA
Con relación a este concepto, el II P.A.S.D.A., indica que “Su misión clave será
evitar y retrasar la edad de inicio del consumo de sustancias psicoactivas,
haciendo especial hincapié en el tabaco y el alcohol por ser éstas las primeras
drogas con las que se toma contacto en nuestra sociedad y por los efectos
devastadores, en términos de salud pública, que la adicción a las mismas, ha
demostrado.”
La prevención primaria va dirigida a las personas que aún no muestran ningún
tipo de consumo o complicaciones y se dirige bien directamente a las personas o
al medio.
Sus objetivos e instrumentos fundamentales son, facilitar información, modificar
pautas de consumo, crear ambiente favorable (modificar condiciones sociolaborales
negativas) y por supuesto, reducir la oferta de drogas.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
124
Las estrategias básicas a desarrollar se pueden resumir en:
≥ La Promoción de la Salud, como mecanismo de prevención inespecífica y entendida
como "una metodología educativa que tiende sobre todo a incitar al individuo
a una tarea de responsabilidad hacia lo que es su propia salud y la de
la colectividad, así como a desarrollar sus actividades para participar de manera
constructiva en la vida en comunidad". (ALMA ATA)
≥ La Protección Específica, bien sea de los problemas derivados del consumo de
una droga en particular o del conjunto de todas las drogas.
Las medidas a desarrollar pueden ir encaminadas principalmente a la disminución de
la Oferta: Medidas de carácter normativo o legal (prohibición de la venta de drogas
en el ámbito laboral, eliminación de la publicidad, restricciones de horarios,...). O
bien a incidir en la demanda a través de la Educación para la salud, entendida como:
"cualquier combinación de actividades de información y educación, que lleve a una
situación en la que la persona desee estar sana, sepa como alcanzar la salud, haga lo
que pueda individual y colectivamente para mantener la salud y busque ayuda cuando
la necesite" (O.M.S.).
Por tanto se apuesta teóricamente por una prevención primaria del consumo de
drogas en el ámbito laboral, insertada en la promoción de la salud, usando la educación
para la salud de una manera participativa y comunitaria que implique de
manera consciente a los individuos que integran la comunidad.
9. Indicaciones Básicas sobre la Prevención e Intervención en las Drogodependencias y las Adicciones
125
9.2. NIVEL DE PREVENCIÓN SECUNDARIA
Tal y como se indica en el II P.A.S.D.A, el objetivo fundamental de la Prevención
Secundaria es evitar que el consumo se estructure en drogodependencia.
Cuando ya se ha iniciado el consumo de alcohol o de otras drogas, es necesario
recurrir a la segunda barrera o nivel de prevención secundaria, las grandes metas
a lograr serían: la reducción del número de personas con problemas de consumo
de drogas, evitar el avance en el deterioro de la Salud, y lograr una detección y
orientación precoces.
Por tanto el objetivo fundamental queda resumido en: “Identificar personas o grupos
de alto riesgo, limitar incapacidades o secuelas, generar un clima propicio
para la aceptación de las medidas diagnósticas y terapéuticas precoces y encauzar
correctamente los casos detectados”.
Para ello se deben poner en marcha las siguientes medidas:
≥ Revisar periódicamente a los trabajadores, de una manera individualizada o
bien a través de encuestas colectivas. Existen buenos instrumentos diagnósticos
para detectar precozmente los problemas derivados del consumo de drogas y no
existirían grandes inconvenientes para incorporarlos a los reconocimientos sanitarios
o sociales de los trabajadores, respetando principios de voluntariedad y
confidencialidad, previa negociación y acuerdo en el marco de la negociación
colectiva y considerando las características del trabajo a desarrollar e incluido
en el Plan de Prevención de Drogodependencias y Adicciones.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
126
≥ Desarrollar protocolos de intervención ante situaciones de crisis provocadas por
el consumo de alcohol o de otras drogas y que faciliten que el trabajador desee
pedir y aceptar ayuda para eliminar lo más pronto posible el consumo.
≥ Poner en marcha programas de información y educación en el ámbito laboral,
orientados de forma amplia hacia valores de Salud y sobre todo a cómo actuar
ante problemas derivados del consumo de alcohol o de drogas de uno mismo
o de sus compañeros de trabajo, evitando actitudes moralizadoras y de rechazo
y facilitando actitudes terapéuticas y de apoyo que de una manera sólida
influyan en la cultura de la empresa y hagan que la persona con problemas de
alcohol o de otras drogas no desee ocultarse y pueda pedir la ayuda necesaria
de una manera precoz, voluntaria y colaboradora.
≥ Hacer que los servicios de atención a problemas derivados del consumo de
alcohol y de otras drogas estén disponibles para cualquier trabajador que lo
necesite, facilitándole su accesibilidad y aceptabilidad. En este sentido cabe
resaltar que la asistencia dentro del Plan Andaluz es universal y gratuita.
≥ Definir claramente, en la política de actuación, cuáles serán las funciones a
desempeñar por cada estamento, en aras a evitar confusiones y falsas solidaridades
y asegurar en todo momento que los procesos de detección, diagnóstico,
orientación, tratamiento, evaluación, reinserción y toma de medidas disciplinarias
están garantizados y son clara responsabilidad del estamento y profesional
correspondientes.
9. Indicaciones Básicas sobre la Prevención e Intervención en las Drogodependencias y las Adicciones
127
9.3. NIVEL DE PREVENCIÓN TERCIARIA
Las propias características del consumo y dependencia de drogas, sumado al fracaso
de las medidas preventivas anteriores hace que se asista con demasiada frecuencia
a la presencia de secuelas, incapacidades y muerte, y por ello debe contarse
con el tercer nivel de prevención o Prevención Terciaria.
Este nivel está dado por el conjunto de medidas encaminadas al tratamiento y
rehabilitación de los drogodependientes y enfocadas, entre otros elementos hacia
lo que se viene denominando como reducción de riesgos y daños.
El II PASDA indica “Las acciones exclusivas de reducción de reducción de riesgos
y daños son aquellas que, una vez instaurado el consumo e independientemente
de la frecuencia del mismo, se preocupan por contrarrestar los efectos negativos
que de él se desprenden sin que en ningún momento el objetivo inmediato sea que
el consumo no se produzca.”
En el ámbito laboral toma una vital importancia la definición, en los planes de
actuación, de los elementos claves para las intervenciones, ya que el conjunto de
medidas terapéuticas corresponde a programas o servicios especializados.
Se pueden destacar como elementos claves en las intervenciones los siguientes:
1. Priorizar el conjunto de medidas encaminadas a la formación, educación e
información de todos los trabajadores.
2. Se debe autorizar la intervención y se ofrecerá asistencia cuando el consumo
de drogas perjudique la actividad laboral. Los mandos intermedios, delegados
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
128
de prevención u otros trabajadores dentro de la empresa, deberán recibir una
formación específica para la detección y orientación precoz.
3. La política empresarial debe exponer y hacer llegar de forma clara a todos los
trabajadores:
• Los objetivos de las intervenciones
• Los asuntos relacionados con:
- Confidencialidad de la información
- Estabilidad laboral
- Prestaciones por parte de la empresa
- Medidas disciplinarias
4. Importancia de la existencia y buen funcionamiento de los Comités de
Seguridad y Salud.
5. La empresa facilitará al trabajador el buscar orientación de forma voluntaria e
individualizada.
6. Los trabajadores deben de reconocer sus responsabilidades en la búsqueda de
su Salud y la de la colectividad.
7. La participación "reglada" en un tratamiento no afectará la estabilidad ni la protección
laboral del empleado.
8. Las prestaciones de permiso por enfermedad se aplicarán como en cualquier
otro caso médico.
9. Indicaciones Básicas sobre la Prevención e Intervención en las Drogodependencias y las Adicciones
129

10
Plan de
Prevención de las
Drogodependencias
y Adicciones en el
Ámbito Laboral

Introducción
Desde 1991, la actual Consejería para la Igualdad y Bienestar Social, a través de
la Dirección General para las Drogodependencias y Adicciones viene desarrollando
programas de prevención de las drogodependencias en el ámbito laboral. En
ese mismo año, puso en marcha el programa de prevención en la Compañía
Sevillana de Electricidad, a instancias de su dirección médica.
El 29 de marzo de 1994, la Consejería de Asuntos Sociales, firma un Protocolo de
Acuerdo, en la sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía, con la
Confederación de Empresarios de Andalucía, la Unión General de Trabajadores
de Andalucía y Comisiones Obreras de Andalucía, para la Prevención de las
Drogodependencias en el Ámbito Laboral. Este Acuerdo, en el punto segundo,
recoge que la Administración de la Junta de Andalucía, a través del Comisionado
para la Droga, “… debe intervenir como agente impulsor de iniciativas de carácter
preventivo en el ámbito laboral…”.
Con posterioridad y al amparo de dicho Protocolo, se firman acuerdos bipartitos
con cada una de las Centrales Sindicales mayoritarias en Andalucía, U.G.T.-A y
CC.OO.-A, posibilitando la creación y el funcionamiento de los departamentos de
prevención de las drogodependencias con el apoyo técnico del Comisionado para
la Droga, en el marco del Primer Plan Andaluz sobre Drogas.
En este sentido, se consideró prioritario la elaboración de un material institucional
divulgativo, en soporte vídeo, realizado en colaboración con la Universidad de
Sevilla denominado “Las drogas y el Trabajo”, con la finalidad de que fuera utilizado
como instrumento de trabajo en las sesiones informativas y formativas de los
10. Plan de Prevención de las Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
133
distintos agentes implicados en la prevención de las drogodependencias como son:
sindicatos, empresas y trabajadores. Además ha constituido un medio de difusión para
aproximar la situación de las drogas en el mundo laboral a la sociedad en general.
La Ley 4/1997, de 19 de julio, de Prevención y Asistencia en materia de Drogas
en Andalucía, viene a constituir el marco legal necesario que nos va permitir
emprender las distintas líneas de trabajo que se van a desarrollar. En el Título II,
artículo 12 contempla que: “La Administración de la Junta de Andalucía, en colaboración
con los organismos competentes y las organizaciones sindicales y empresariales
fomentará:
a) Programas específicos de prevención, asistencia y reinserción en el ámbito
laboral, a incluir en la negociación colectiva.
b) Programas de salud laboral que incluyan actividades informativas y de formación
de los trabajadores y empresarios en los problemas derivados del consumo de
drogas.
En el diseño, ejecución y evaluación de dichos programas se fomentará en cada
empresa la participación de los sindicatos, empresarios, servicios médicos de
empresa y comité de seguridad y salud. Asimismo se apoyará las acciones informativas
que por su cuenta realicen las empresas y sindicatos.”
A finales de 1997, comienza un trabajo de campo con el fin de elaborar una
Memoria de Investigación “Las Drogas en el Mundo Laboral de Andalucía”, editada
con posterioridad por la Consejería de Asuntos Sociales de la Junta de
Andalucía. Dicho trabajo tiene como objetivos delimitar pautas de intervención y
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
134
recoger datos sobre el consumo de drogas en nuestra Comunidad Autónoma complementándose
con datos recogidos en los estudios bianuales de la serie “Los
Andaluces ante las Drogas”.
El trabajo realizado y la colaboración y participación activa de la Administración
Pública, las Organizaciones Sindicales y las Organizaciones Empresariales se ha
plasmado en el II Plan Andaluz Sobre Drogas y Adicciones (II PASDA), al que se hace
referencia, ampliamente, en el capítulo IV del presente manual. Dicho Plan incorpora
un elemento novedoso, el Ámbito Laboral se constituye como uno de los tres pilares
básicos para la Prevención de las Drogodependencias y de las Adicciones comportamentales.
Además, regula y amplía los compromisos de colaboración que hasta la
fecha se han alcanzando y propone nuevas líneas de trabajo.
La experiencia acumulada en Andalucía en esta materia ha permitido el diseño de
un marco general para los programas de prevención de drogodependencias y
adicciones en el ámbito laboral, contemplando dos ideas básicas:
1) Que el escenario laboral es adecuado para la realización de campañas
informativas y formativas de carácter universalista como complemento indispensable
en la transversalidad comunitaria.
2) Que es susceptible de planes específicos en aquellas empresas que cuenten
con cierta vulnerabilidad o sensibilidad sobre la consecuencia negativa de
los consumos, independientemente de que éstos sean potenciados por características
personales, sociales o de factores de riesgo existentes en el propio
medio laboral, como se señala en el capítulo 8 de este Manual.
10. Plan de Prevención de las Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
135
La intervención en prevención de las drogodependencias y adicciones en el ámbito
laboral se gestionará desde un enfoque de creación de climas saludables en las
empresas. Este planteamiento lleva, necesariamente, a realizar medidas tanto de
educación y promoción para la salud de los trabajadores y trabajadoras, como de
optimización de las condiciones y medio ambiente de trabajo para mejorar la calidad
de vida.
El esquema clínico tradicional de intervención se ha centrado con exclusividad en
responsabilizar al trabajador de sus problemas, o de realizar medidas individuales
no interviniendo sobre el medio ambiente de trabajo. Sin embargo, mientras no
se eliminen o mejoren determinadas condiciones laborales que puedan ser factores
de riesgo para la salud, lo único que se conseguirá es sustituir síntomas y provocar
recaídas o agotamiento de la persona.
Las condiciones en las que trabajamos y el consumo de drogas afecta negativamente
a la salud de los trabajadores y a la actividad de la empresa. Por ello, los
programas de prevención en drogodependencias y adicciones se deben plantear
enmarcados en la educación para la salud, en la prevención de riesgos laborales
y en la reducción de daños asociados al consumo.
Teniendo en cuenta las recomendaciones de la Organización Internacional del
Trabajo (OIT) y la trayectoria seguida en este campo, se presenta una propuesta
de Plan de Prevención en Drogodependencias y Adicciones (PPDA) en el ámbito
laboral con el fin de garantizar información, asesoramiento y formación de los trabajadores
en general y conseguir la rehabilitación e integración sociolaboral de
aquellos que se encuentren afectados por las drogodependencias y/o adicciones
comportamentales.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
136
10.1. REQUISITOS PARA LA PUESTA EN MARCHA DEL PLAN DE
PREVENCIÓN PARA LAS DROGODEPENDENCIAS Y
ADICCIONES EN EL ÁMBITO LABORAL
Para optimizar la efectividad del Plan de Prevención para las Drogodependencias
y Adicciones en el Ámbito Laboral es necesario contar con la participación y el
compromiso activo de los agentes intervinientes en el marco de las relaciones laborales,
es decir, los agentes sociales y económicos, articulándose los acuerdos
alcanzados en esta materia en el correspondiente convenio de colaboración
(Anexo I), acuerdo con el que se garantiza el desarrollo del Plan. Por tanto, los
requisitos mínimos para la puesta en marcha serán los siguientes:
≥ Debe garantizar en todo momento el mantenimiento de la relación laboral y las
expectativas de promoción profesional a todos aquellos participantes del PPDA.
≥ Será de aplicación a todo el personal de la empresa, en el sentido de contemplar
igualitariamente el ámbito de participación en el PPDA, desde directivos a
todos los trabajadores.
≥ La confidencialidad, a través de la reserva y el respeto, asegura la intimidad
de los trabajadores al no utilizar datos médicos salvo para fines estrictamente
terapéuticos.
≥ La voluntariedad implica que la participación en el PPDA debe ser voluntaria y
a petición del propio empleado y del empresario.
10. Plan de Prevención de las Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
137
10.2. ORGANIZACIÓN DEL PLAN DE PREVENCIÓN DE
DROGODEPENDENCIAS Y ADICCIONES (PPDA)
Según la Ley 4/1997, de Prevención y Asistencia en materia de Drogas, la
Administración Pública de la Junta de Andalucía es el órgano responsable de
impulsar actuaciones dirigidas a la prevención, facilitando los mecanismos necesarios
que generen espacios adecuados de negociación con las empresas implicadas
para la puesta en marcha del PPDA. Dentro de este marco, la Consejería
para la Igualdad y Bienestar Social, a través de la Dirección General para las
Drogodependencias y Adicciones, ofrecerá su estructura técnica como elemento de
coordinación y asesoramiento en la aplicación de dicho Plan.
Por tanto, el desarrollo del PPDA tendrá una acción participativa entre la Dirección
de la empresa y los representantes sindicales en el seno del Comité de Seguridad
y Salud, con la coordinación y supervisión de la Dirección General para las
Drogodependencias y Adicciones y demás componentes recogidos en la Ley de
Prevención de Riesgos Laborales.
El Plan negociado contemplará los siguientes aspectos: Prevención, Atención y
Rehabilitación.
Para la puesta en marcha del PPDA, es necesario realizar un análisis previo del contexto
laboral de la empresa, con el fin de diseñar una planificación adecuada y priorizar
objetivos. Esta identificación y evaluación de necesidades constituye un requisito
básico para este Plan. Según los resultados obtenidos, la aplicación efectiva del
PPDA irá enfocada a la Prevención Primaria o hacia la necesidad de incorporar elementos
de la Prevención Secundaria y/o actividades específicas de reducción de
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
138
daños o riesgos así como de rehabilitación laboral y otras medidas encaminadas a
la recuperación del trabajador afectado (Prevención Terciaria). El análisis incluirá,
entre otros, los siguientes datos, que a su vez serán indicadores para la evaluación
que se desarrolle.
a) La descripción de los/as trabajadores/as del sector y empresa.
b) Perfil y número aproximado de personas que consumen, si las hubiera.
c) Índices de bajas laborales.
d) Condiciones de trabajo.
e) Factores psicosociales y de organización.
f) Valoración de los recursos existentes.
Características Principales del PPDA
≥ Concreto: planes específicos por empresas. En aquellas empresas donde por su
actividad existan sectores diferenciados, distintos centros de trabajo o convenios
de planta, el Plan debe contemplar las distintas situaciones.
≥ Negociado: entre la Dirección de la empresa, Servicio de Prevención y
Representantes Legales de los Trabajadores. La inclusión en convenios colectivos
es una gran garantía.
≥ Participativo: en todas las fases se implicarán los delegados y delegadas de
prevención y todos los agentes que intervienen en la empresa, en coordinación
con los dispositivos de la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social. Este
nivel participativo legitima el Plan entre aquellos a los que va destinado, le confiere
fortaleza y optimiza tanto su planificación como su desarrollo.
10. Plan de Prevención de las Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
139
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
140
≥ Integral: aborda desde el análisis de la situación hasta la evaluación del Plan y
contempla tanto acciones preventivas como de atención y rehabilitación.
≥ Universal: debe ser de aplicación a todo el personal de la empresa, desde los
directivos a los trabajadores, con la orientación adecuada a cada nivel de responsabilidad.
≥ Confidencial: ninguna persona u organismo que participe en el proceso debe
revelar datos de los participantes sin la expresa autorización por escrito de los
mismos, asegurándose la no utilización del historial médico salvo para fines
estrictamente terapéuticos.
≥ Voluntario: ningún trabajador y empresario puede ser obligado a participar y
toda implicación en el Plan debe ser voluntaria y a petición del propio trabajador.
La voluntariedad genera compromiso y, por lo tanto, mayores posibilidades
de éxito terapéutico, así como de prevención de las recaídas y la no
generación de falsas expectativas.
≥ No punitivo: se negociaría la no aplicación de sanciones (recordemos que
desde la “lógica de la enfermedad”, éstas no se castigan, se tratan).
≥ Gestión: el programa se realizaría dentro del Plan de Prevención Integral de la
empresa.
10.2.1. OBJETIVOS GENERALES DEL PLAN DE PREVENCIÓN EN
DROGODEPENDENCIAS Y ADICCIONES
Para la definición de objetivos, deben tenerse en cuenta las necesidades detectadas,
guiándonos por objetivos de salud y no por criterios punitivos y asumiendo
por todas las partes los beneficios de los resultados del Plan tanto en términos
sociosanitarios como económicos.
Entre los objetivos generales a alcanzar por el Plan se encuentran:
≥ Prevenir el consumo de drogas para mejorar el nivel de salud, tanto a nivel personal
como familiar y social.
≥ Prevenir para reducir la siniestralidad laboral.
≥ Incrementar la calidad del trabajo.
≥ Reducir determinadas situaciones de absentismo.
≥ Mejorar las condiciones de trabajo, consiguiendo un clima laboral más positivo.
≥ Proporcionar información y asesoramiento y, en su caso, tratamiento a los trabajadores
y trabajadoras con problemas de consumo.
≥ Apoyar las estrategias de inserción/reinserción en el puesto de trabajo
10. Plan de Prevención de las Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
141
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
142
10.2.2. FASES DEL PLAN DE PREVENCIÓN EN DROGODEPENDENCIAS
Y ADICCIONES
El Plan de Prevención sobre Drogodependencias y Adicciones se va articular en
diferentes programas, ya sea a nivel primario, secundario o terciario, tal y como
se expresaba en punto 10.3 de este capítulo. Por tanto, el Plan de Prevención se
entiende como un proceso dinámico en el que, en cada momento, podemos introducir
aspectos nuevos que se consideren necesario a la hora de su puesta en marcha.
Esto nos va permitir organizar y estructurar el plan en distintas fases que serían
las siguientes:
I FASE
Análisis de situación del problema,
detección de factores de riesgo y evaluación
de necesidades.
II FASE Elaboración de estrategias de intervención con
fijación de metas y objetivos.
III FASE Intervención.
IV FASE Evaluación del Plan de Prevención en
Drogodependencias y Adicciones.
10.3. METODOLOGÍA DE ELABORACIÓN DEL PLAN DE
PREVENCIÓN
La metodología a utilizar va a ubicar al trabajador/a como elemento primordial a
la hora de llevar a cabo las acciones informativas, formativas de atención y rehabilitación.
Los métodos basados en el conocimiento de la información valoran,
especialmente, el aprendizaje de procedimientos y destrezas. Para conseguir los
objetivos propuestos de este Plan de Prevención en Drogodependencias y
Adicciones, los participantes estarán asesorados individualmente, siempre que lo
requieran y de forma confidencial, para recibir respuestas concretas de aquellas
cuestiones que les vayan surgiendo en el periodo formativo.
Para poner en marcha el Plan de Prevención en Drogodependencia y Adicciones
partiremos de los conocimientos previos de los participantes, del análisis de la realidad
de su contexto laboral y otras experiencias. En ese sentido, se deberán contemplar
tres líneas de actuación:
≥ La de Prevención
≥ La de Atención
≥ La de Rehabilitación
Las Acciones Informativas y Formativas, serán el eje de la línea de Prevención:
a) Las acciones informativas irán dirigidas a todos los trabajadores en general,
a través de los medios de comunicación internos existentes en la propia
10. Plan de Prevención de las Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
143
empresa, como pueden ser: tablones de anuncios, circulares, carteles y folletos,
boletín de difusión, intranet…
b) Las acciones formativas irán dirigidas a los profesionales del servicio de prevención,
mandos intermedios y a los representantes legales de los trabajadores
y otros. Una vez concluida esta primera fase de la formación, este personal
será el encargado de formar al resto de los trabajadores de la empresa,
lo que se denomina formación en cascada.
Estas acciones se desarrollarán bajo la reestructuración de conocimientos, gracias
a la interacción entre los asistentes y el formador.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
144
FORMULACIÓN DE
POSIBLES HIPÓTESIS
REESTRUCTURACIÓN DE CONCEPTOS
PLANTEAMIENTO
DEL PROBLEMA
REVISIÓN
LITERARIA
CONCEPCIONES DE
LOS ASISTENTES
CONCEPCIONES DE
LOS FORMADORES
Los contenidos formativos se estructuran cinco módulos (Anexo II), que a su vez
están organizados en bloques de contenidos:
≥ MÓDULO I: “Drogas y adicciones”
≥ MÓDULO II: “Drogas legales”
≥ MÓDULO III: “Factores de riesgo y de protección ante las drogodependencias
y las adicciones en el ámbito laboral”
≥ MÓDULO IV: “Marco legislativo”
≥ MÓDULO V: “Cómo facilitar la intervención en el ámbito laboral”
La duración del Programa Formativo será de 20 horas para el servicio de prevención,
mandos intermedios y representantes legales de los trabajadores y de 2 horas
para los trabajadores/as.
Las líneas de Atención serán cubiertas por La Red Pública de Atención a las
Drogodependencias y Adicciones de Andalucía (Anexo IV), contando con la colaboración
del Servicio de Prevención y el seguimiento de los representantes sindicales
y bajo la coordinación de la Dirección General para las Drogodependencias
y Adicciones. Para el desarrollo adecuado de esta línea del Plan de Prevención en
Drogodependencias y Adicciones, conviene tener en cuenta los siguientes aspectos,
entre otros de carácter particular:
≥ Si el tratamiento no fuera compatible con la actividad laboral, se realizaría la
adaptación del puesto de trabajo, flexibilizando horarios para permitir la asistencia
a programas terapéuticos, cambio de turnos, traslados de centro, así
10. Plan de Prevención de las Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
145
como cualquier otra medida de adaptación del puesto que se considere necesaria.
Estas medidas están condicionadas por el proceso terapéutico, y serán
adoptadas tan sólo a petición del trabajador/a, con el asesoramiento y la
mediación con los agentes sociales que hayan participado.
≥ Facilitar la movilidad geográfica y posibilitar la rehabilitación, tanto si el trabajador
está alejado de su familia, y ésta pueda participar en el proceso de
tratamiento, como la existencia de un centro de tratamiento adecuado.
Los Programas de Rehabilitación contemplarán, en función de la situación sociosanitaria
en la que se encuentre el trabajador/a una vez que haya recibido la atención
terapéutica prescrita, los siguientes aspectos:
≥ Incluir los elementos necesarios para su mantenimiento dentro de la plantilla de
la empresa.
≥ Garantizar los mecanismos de apoyo para la rehabilitación laboral, ya sea por
necesidad de reciclaje, adaptación al puesto de trabajo, en caso de un periodo
de baja laboral prolongado, debido al tratamiento o las posibles modificaciones
técnicas y tecnológicas que se hubieran producido.
10.3.1 RECURSOS DEL PLAN DE PREVENCIÓN
Para aplicación del Plan de Prevención en Drogodependencias y Adicciones es
necesaria la previsión y dotación de recursos humanos, técnicos y económicos con
el fin de garantizar su viabilidad.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
146
Entre los recursos humanos sería conveniente contar con:
≥ El Comité de Seguridad y Salud que actuaría como órgano coordinador del
Plan.
≥ Técnicos del Servicio de Prevención.
≥ Técnicos expertos en drogodependencias y adicciones, dependientes de la
Dirección General para las Drogodependencias y Adicciones.
≥ Delegados de Prevención.
≥ Trabajadores/as especialmente sensibilizados con la temática, si los hubiere.
Entre los recursos materiales estarán:
≥ Material divulgativo de la Dirección General para las Drogodependencias y
Adicciones.
≥ Material formativo específico diseñado por la Dirección General para las
Drogodependencias y Adicciones.
≥ Medios tecnológicos disponibles en las empresas, si los hubiera.
≥ Otros decididos y diseñados por las estructuras organizativas.
10. Plan de Prevención de las Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
147
10.4. SISTEMA DE EVALUACIÓN EN EL PLAN DE PREVENCIÓN
EN DROGODEPENDENCIAS Y ADICCIONES
La evaluación de las actuaciones persigue conocer la validez y el impacto de las
mismas en la población y ámbito a los que se dirigen. Por tanto, son instrumentos
legitimadores de las actuaciones emprendidas de las cuales se desprenden oportunidades
para la reconducción, mejora y perfeccionamiento de los planteamientos
teóricos-metodológicos formulados.
Evaluar es imprescindible para conseguir que la prestación del servicio se lleve a
cabo con criterios de eficiencia y racionalidad. Evaluar y conocer los resultados es
necesario para los profesionales que trabajan en el Programa dado que les devuelve
una imagen clara de la situación, en cuanto a la efectividad de sus actuaciones
desde los recursos concretos, que la realidad cotidiana -con la visión parcial que
ofrece– no permite o lo hace parcialmente.
Podemos considerar diferentes aspectos a la hora de evaluar este Plan de
Prevención, que son los siguientes:
≥ Evaluación de cobertura o impacto, que permite conocer el alcance de las
acciones.
≥ Evaluación de proceso o actividad, que nos permite conocer si el desarrollo del
Plan se ajusta a lo planificado/previsto.
≥ Evaluación de resultados: grado de cumplimiento de los objetivos propuestos.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
148
El Plan de Prevención de las Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
contempla un sistema de indicadores, siempre adaptándose a las características
peculiares de cada empresa, que a continuación se señalan:
Indicadores de Cobertura o Impacto
≥ Estimación del número de trabajadores a los que se ha accedido a través de
las diferentes acciones informativas en el ámbito laboral en términos absolutos
y en cuanto a porcentaje sobre el total de la población andaluza activa.
≥ Número de empresas a los que se ha accedido a través de las diferentes acciones
informativas en el ámbito laboral en términos absolutos y en cuanto a porcentaje
sobre el total de empresas en Andalucía.
≥ Número de mutuas y órganos de gestión de los polos industriales implicados en
campañas y actividades educativas desarrolladas en el ámbito laboral en términos
absolutos y relativo al total de mutuas y órganos de gestión existentes en
total y por provincia.
≥ Número de colectivos del ámbito laboral a las que se ha accedido a través de
las diferentes acciones formativas sobre drogas, adicciones y hábitos de vida
saludables, en total, por provincia, en términos absolutos, en cuanto al porcentaje
que representan sobre el total de los colectivos de este ámbito.
Indicadores de Actividad o Proceso
≥ Número de campañas informativas/formativas realizadas anualmente en su totalidad
y por provincia analizando según colectivo/s diana (plantillas de empresa…)
10. Plan de Prevención de las Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
149
≥ Contenidos (sustancia, tipo de adicción…)
≥ Objetivos generales (prevención primaria, prevención secundaria y prevención
terciaria)
≥ Objetivos específicos (promoción de hábitos de vida saludables, informacióneducación,
preventivas…)
≥ Integrada en un programa o intervención/puntuales.
Indicadores de Resultados
≥ Grado de información sobre las sustancias y las consecuencias de su consumo
en el ámbito laboral en valor absoluto y relativo con relación a la ultima medición
realizada en encuestas en las plantillas laborales en las que se incluyan
cuestiones sobre conocimiento de drogas y adicciones.
10.5. ESTRUCTURA TÉCNICA DE INTERVENCIÓN DEL PLAN
DE PREVENCIÓN
Para el desarrollo del PPDA, es imprescindible la participación activa por parte
de la dirección de la empresa, que será la encargada de firmar un Convenio de
colaboración con la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social y facilitar las
tareas informativas y formativas que se lleven a cabo así como no plantear acciones
disciplinarias sobre los trabajadores que se encuentren en vías de recuperación
por consumo abusivo de drogas, acometer las modificaciones organizativas
o estructurales que se recomienden.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
150
Por otro lado, el Servicio de Prevención es un soporte básico a la hora de plantear
los factores de riesgo, estudiar las posibles soluciones a plantear y llevar el control
de los indicadores propuestos de cara a la posterior evaluación
La Administración Pública Andaluza, a través de la Dirección General para las
Drogodependencias y Adicciones, es la encargada de facilitar y coordinar recursos
técnicos específicos así como otros elementos que fueran necesarios para el Plan,
adaptando las generalidades del Plan a las características propias de la empresa,
tanto en sus aspectos específicos como de coordinación con los Planes Locales y/o
Provinciales, a través de las Delegaciones Provinciales para la Igualdad y Bienestar
Social, tal y como recoge el II Plan Andaluz sobre Drogas y Adicciones.
Ante la demanda de un trabajador, los Delegados y Delegadas Sindicales, como
elementos más cercanos, independientemente de su participación institucional en
el desarrollo del Plan tienen otras funciones como las de proporcionar información
y apoyo.
Dichas funciones han de ir acompañadas de una actitud positiva y facilitadora, no
moralista y ante todo, práctica, respetando el clima de confidencialidad adecuado.
La tarea del delegado consiste en indicar los mecanismos de los que puede servirse
el trabajador para solucionar el problema.
La figura del delegado es especialmente importante en la fase de atención y adaptación
al puesto de trabajo:
≥ Si es el de procedencia
• Informará al trabajador sobre los aspectos legales de su I.T. (Incapacidad
Temporal) y lo apoyará ante el médico si fuera necesario.
10. Plan de Prevención de las Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
151
• Hará un seguimiento de la IT de cara a no fomentar, inconscientemente, el
mantenimiento del consumo, sino potenciar la solución del problema.
≥ Si la reincorporación se realiza en un puesto de trabajo alternativo
• Que el trabajador no pierda poder adquisitivo
• Que mantenga su categoría profesional.
• Que la nueva ubicación no suponga, en ningún caso, el aislamiento del trabajador
o el “aparcarle” en un lugar seguro, donde no suponga ningún “riesgo”.
A niveles generales hay una serie de variables que el Delegado debe contemplar,
como figura cercana al trabajador que se encuentra en tratamiento:
≥ Queda el vacío de la droga y por tanto, la necesidad de ocupar el tiempo.
≥ Han de establecerse nuevas relaciones sociales.
≥ Han de implicarse en actividades alternativas e incompatibles con el consumo.
Para ello, el delegado sindical, deberá informar sobre:
≥ Actividades de ocio que se desarrollen en la empresa.
≥ Recursos de los sindicatos. Actividades de ocio y tiempo libre gestionadas por
los Sindicatos.
≥ Cursos de formación, cualificación o perfeccionamiento.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
152
11
Bibliografía

LEGISLACIÓN
1. Ley 31/1995, de Prevención de Riesgos Laborales, de 8 de noviembre.
2. Real Decreto 39/1997, del Reglamento de los Servicios de Prevención, de 17
de enero.
3. Orden del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de 27 de junio de 1997.
4. Orden del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de 22 de abril de 1997
reguladora del régimen de funcionamiento de las Mutuas de Accidentes de
Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social en el desarrollo
de actividades de prevención de riesgos laborales.
5. Ley 42/1997, Reguladora de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, de
14 de noviembre.
6. Real Decreto Legislativo, del Texto refundido de la Ley de Infracciones y
Sanciones en el Orden Social, de 4 de agosto.
7. Real Decreto Legislativo 1/1994, del Texto refundido de la Ley General de la
Seguridad Social, de 20 de junio.
8. Ley 14/1996, General de Sanidad, de 25 de abril.
9. Ley 21/1992, de Industria, de 16 de julio.
10. Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, por el que se aprueba el
Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.
11. Bibliografía
155
11. Ley 4/1997 de Prevención y Asistencia en Materias de Drogas. BOJA, 19 de
julio de 1997
12. Ley 2/1998, de 15 de junio. Ley de Salud de Andalucía. BOJA, 4 de julio de
1998
SALUD, ALCOHOLISMO, DROGODEPENDENCIAS Y ADICCIONES
COMPORTAMENTALES
1. Alvira Martín, F. Manual para la elaboración y evaluación de programas de
prevención del abuso de drogas. Agencia Antidroga de la Comunidad de
Madrid – 2000
2. Amigo, S. Guía del uso racional de las drogas. Oikos-Tau – 2000
3. Arenas Domínguez, F y Bermudo Albalá, Mª V. Mapa de Centros de
Tratamiento Ambulatorio de Drogodependencias de Andalucía. Consejería de
Asuntos Sociales, Junta de Andalucía – 2003
4. Arenas Domínguez, F y otros, Programa de Tratamiento con Metadona,
manual clínico. Consejería de Asuntos Sociales, Junta de Andalucía – 2000.
5. Bandura, A. Y Walters, R. Aprendizaje social y desarrollo de la personalidad.
Alianza Editorial – 1990
6. Baumann, U y Perrez, M. Manual de Psicología Clínica. Herder – 1994
7. Caballo, V.E., Manual de Evaluación y Entrenamiento de las Habilidades
Sociales. Siglo XXI – 1993
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
156
8. Cabrera Bonet, R y Torrecillas Jiménez, J.M (coords). Manual de
Drogodependencias. Cauce Editorial – 1998
9. Consejería de Asuntos Sociales, Junta de Andalucía. Las Drogas en el Mundo
Laboral de Andalucía. Consejería de Asuntos Sociales - 1999
10. Consejería de Asuntos Sociales, Junta de Andalucía. Catálogo de Servicios
Asistenciales de los Centros de Tratamiento Ambulatorio de Andalucía. – 2003
11. Consejería de Asuntos Sociales, Junta de Andalucía. Guía para Padres y
Madres Preocupados por las Drogas – 2002
12. Consejería de Asuntos Sociales, Junta de Andalucía. II Plan Andaluz sobre
Drogas y Adicciones (2002-2007)
13. Consejería de Asuntos Sociales, Los Jóvenes Andaluces ante las Drogas y las
Adicciones 2002. Consejería de Asuntos Sociales – 2003
14. Consejería de Asuntos Sociales, Junta de Andalucía. Los Andaluces ante las
Drogas VIII. Consejería de Asuntos Sociales – 2003
15. Consejería de Salud y Consejería de Asuntos Sociales. Programa de mantenimiento
con Metadona, manual de orientación. Cª de Asuntos Sociales - 1996
16. Escohotado, A. Aprendiendo de las drogas. Anagrama – 1995
17. Escohotado, A. Hª General de las Drogas. Espasa Forum – 2000
18. European monitoring centre for drugs and drugs adictions. Directrices para la
evaluación sobre programas de drogas. Luxembourg office for official publications
of the european comminities – 1998
11. Bibliografía
157
19. Fericgla, J.Mª. Al trasluz de la Ayahuasca. Los libros de la liebre de marzo – 1997
20. Fernández-Montalvo, J y Echeburúa, E. Manual Práctico de Juego Patológico.
Pirámide – 1997
21. Gallo Vallejo, F. J; Barranco Navarro, J y Fajardo Alcántara, A. Concepto de
Salud y de Calidad de Vida. Manual del Residente en Medicina Familiar y
Comunitaria. Editorial JM&C – 1993.
22. Gil F. y otros. Habilidades Sociales y Salud. Eudem –- 1992
23. Gil Rodríguez, F. y Alcover de la Hera, C. Mª. Introducción a la Psicología de
los Grupos. Ediciones Pirámide – 1999
24. Grup IGIA y cols. Contextos, Sujetos y Drogas: Un manual sobre
Drogodependencias. FAD – 2000
25. Kaplan, H. y Sadock, B.J. Tratado de Psiquiatría. Ediciones Científicas y
Técnicas 1989
26. Lorenzo, P. y otros. Drogodependencias. Farmacología. Patología. Legislación.
Panamericana – 1998
27. Madge, T. Polvo blanco. Ha cultural de la cocaína. Península – 2002
28. Martínez Delgado, J. M. Validación de los Cuestionarios Breves: AUDIT, CAGE
y CBA, para la detección precoz de los problemas relacionados con el consumo
de bebidas alcohólicas en atención primaria (IV premio Andaluces de
Investigación en Drogodependencias. Consejería de Asuntos Sociales – 1999.
29. Masip Segarra, J. M. Prevención de Riesgos Laborales. Editorial Síntesis – 1999.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
158
30. Mc Crady, B y otros. Los problemas de la bebida. Ediciones Pirámide – 1998
31. Megías, E. “Prevenir Consumos en las Empresas… ¿Exigencia o Moda?”
Revista Itaca I, 1 pp. 31-50. 1996.
32. Merino, B., y otros (adapts). La evidencia de la eficacia de la promoción de la
salud. Mº de Sanidad y Consumo – 2000
33. Miller, W y Rollnick (compils.). La entrevista motivacional. Preparar para el
cambio de conductas adictivas. Paidós – 1999
34. Millon, T y Davis, R. Trastornos de la personalidad. Más allá del DSM-IV.
Masson – 1998
35. Navarro Botella, J. Factores de riesgo y de protección de carácter social relacionados
con el consumo de drogas. Plan Municipal contra las Drogas,
Ayuntamiento de Madrid – 2000
36. Navarro Botella, J. y Jiménez Marín, J. La Incidencia de las Drogas en el
Mundo Laboral, 2001. Fundación de Ayuda contra la Drogadicción - 2002
37. Olcina Rodríguez y otros. Manual de Intervención Médica en
Drogodependencias. Generalitat Valenciana – 1996
38. Palacios García, F. A. Y otros. Las drogas: Tópicos, luces y sombras. Debate – 2001
39. Ríos Vera, J.E. El alcohol en la literatura, la historia y la publicidad. Asociación
Juvenil Ancla Joven, Cádiz
40. Rodríguez Piedrabuena, J. A. ¿Por qué nos drogamos?, del poder y otras adicciones.
Estudio psicoanalítico. Biblioteca Nueva – 1996
11. Bibliografía
159
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
160
41. Ruiz, Mª C. Actualización en drogodependencias. Formación Alcalá.- 2001
42. Salvador Liviana, T; Suelves J. M.; del Pozo Irribarria, J. Mano a mano, programa
para la prevención y asistencia de las drogodependencias en el medio
laboral. Plan Riojano de Drogodependencias y otras Adicciones – 2003
43. Schivelbush, W. Hª de los estimulantes. El paraíso, el sentido del gusto y la
razón. Anagrama – 1995
44. Smith, E y Mackie, D. Psicología Social. Panamericana – 1997
45. Solomon, J. y otros. Diagnóstico Dual. Ediciones en Neurociencias –1996
46. Stockley, D y EDEX kolektiboa. Drogas, guía ilustrada para agentes de policía.
Edex kolektiboa - 1997
47. Stoppard, M. Qué son las Drogas. Javier Vergara Editor – 2000.
48. Varios, DSM-IV. Masson – 1995
49. Varios. CIE 10 Trastornos mentales y del comportamiento. Pautas diagnósticas
y de actuación en atención primaria. M editor y J.J. López-Ibor – 1999
50. Varios. Programa de Intervención en Viviendas de Apoyo a la Reinserción en
Andalucía. Cª de Asuntos Sociales, Junta de Andalucía. – 2003
51. Varios. Programa de Intervención en Comunidades Terapéuticas en Andalucía.
Cª de Asuntos Sociales, Junta de Andalucía – 2002
52. Varios. Protocolo de actuación conjunta entre Equipos de Salud Mental de distrito
y Centros de Tratamiento Ambulatorio de Drogodependencias. Cª de
Asuntos Sociales, Cª de Salud, Junta de Andalucía – 2002
I
II
III
IV
V
VI
VII
Anexos

CONVENIO DE COLABORACIÓN ENTRE LA CONSEJERÍA PARA LA IGUALDAD Y
BIENESTAR SOCIAL DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA Y LA EMPRESA ……… EN
MATERIA DE DROGODEPENDENCIAS Y ADICCIONES EN EL ÁMBITO LABORAL
REUNIDOS
De una parte,
La Excma. Sra. Dª Micaela Navarro Garzón, Consejera para la Igualdad y
Bienestar Social de la Junta de Andalucía.
Y de otra,
El Sr. D. Empresa ………
INTERVINIENDO
La primera en función del cargo que ostenta y de las facultades que le otorga el
artículo 39 de la Ley 6/1983, de 21 de julio, de Gobierno y Administración de la
Comunidad Autónoma de Andalucía.
El segundo, en calidad de
163
Anexo I
Modelo Convenio de Colaboración con las Empresas
MANIFIESTAN
PRIMERO. La Consejería para la Igualdad y Bienestar Social tiene atribuidas las
competencias relativas a las actuaciones frente a las drogodependencias, así como
la coordinación técnica de las actuaciones de las distintas instituciones implicadas
en la materia en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Andalucía, tal como se
deriva del artículo 148.1.20 de la Constitución Española, de 27 de diciembre de
1978; del artículo 13.22 de la Ley Orgánica 6/1981, de 30 de diciembre, del
Estatuto de Autonomía para Andalucía, y de los Decretos 11/2004, de 24 de abril
y 205/2004, de 11 de mayo, sobre reestructuración parcial de Consejerías y de
estructura orgánica de la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social, respectivamente,
así como de la Ley 4/1997, de 9 de julio, de Prevención y Asistencia en
materia de drogas (art. 10.4).
SEGUNDO. Que la empresa …….. (se describe el compromiso o los mecanismos
existentes en la empresa para la puesta en marcha del Convenio).
TERCERO. Que la Ley 4/1997 de Prevención y Asistencia en materia de Drogas,
partiendo de un enfoque global de las drogodependencias, plantea un modelo
asistencial en el que incluye como elementos de vital importancia, la prevención e
integración social, disponiendo un conjunto de actuaciones orientadas a dar respuesta
a las consecuencias sociales derivadas del consumo de drogas y otras adicciones,
de ahí que el medio laboral sea uno de los ámbitos clásicos de intervención
a través de programas de formación por un lado y del establecimiento de una
línea de subvenciones dirigidas a las empresas a fin de facilitar la incorporación
social de los drogodependientes como es el caso del Programa Arquímedes.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
164
CUARTO. Que atendiendo a la grave problemática ocasionadas por las drogodependencias
ambas partes se encuentran interesadas en participar en la realización
de una serie de actuaciones de estudio y evaluación conjuntas, con objeto de posibilitar
la optimización de los recursos necesarios para la consecución de los objetivos
del II Plan Andaluz sobre Drogas y Adicciones.
Por consiguiente, en atención a las consideraciones que preceden, las partes intervinientes
en este acto, reconociéndose mutuamente capacidad jurídica suficiente,
suscriben en nombre de sus respectivas Entidades el presente Convenio que articulan
a tenor de las siguientes:
ESTIPULACIONES
PRIMERA
El objeto del presente Convenio consiste en sentar las bases de la colaboración
entre la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social y la Empresa ……. con la
finalidad de contribuir a la prevención a las drogodependencias así como coadyuvar
a la incorporación social de los drogodependientes.
SEGUNDA
Al objeto de hacer efectivos los objetivos definidos en la cláusula anterior, la
Consejería para la Igualdad y Bienestar Social, a través de la Dirección General
para las Drogodependencias y Adicciones se compromete a:
≥ Prestar información y asesoramiento en materia de drogodependencias y adicciones.
≥ Realizar acciones formativas dirigidas al personal de la empresa ...… en materia
de prevención de drogas y adicciones.
ANEXO I. Modelo de Convenio de Colaboración con las Empresas
165
≥ Asesorar y facilitar el desarrollo de actuaciones para la incorporación sociolaboral
en la empresa ……. de personas con problemas de drogodependencia
a través de los Programa de Incorporación Sociolaboral que se desarrollen
como: “Arquímedes”, Red de Artesanos y otros programas.
≥ Facilitar el acceso a los Centros de Tratamientos de las Drogodependencias y Adicciones
de los trabajadores de la empresa …… con problemas de adicciones.
TERCERA
Por su parte, la empresa ……, se compromete a:
≥ Facilitar los medios materiales, técnicos y humanos necesarios para la puesta
en marcha de las acciones a desarrollar en el ámbito de las drogodependencias
y adicciones.
≥ Impulsar la contratación de personas con problemas de drogodependencias y
adicciones en fase de tratamiento a través del Programas de Incorporación
Sociolaboral “Arquímedes”.
≥ Divulgar y distribuir el material informativo complementario de las actuaciones
a realizar.
CUARTA
Las actuaciones concretas para el desarrollo de las líneas de actuación establecidas
en el presente Convenio son las que figuran en los Anexos del mismo y que
son fijadas de mutuo acuerdo por ambas partes.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
166
QUINTA
Para el seguimiento y evaluación de las actividades derivadas del presente
Convenio se constituirá, dentro de los treinta días siguientes a la firma del mismo,
una Comisión de Seguimiento, de composición paritaria integrada por seis miembros,
tres en representación de la Dirección General para las Drogodependencias
y Adicciones y tres por la Empresa …….… Esta Comisión podrá invitar al personal
técnico que considere conveniente.
Esta Comisión tendrá las siguientes funciones:
≥ Informar sobre el cumplimiento de las Cláusulas del presente Convenio.
≥ Interpretar el Convenio cuando fuera necesario
≥ Proponer la revisión, cancelación o prórroga del mismo.
≥ Realizar la evaluación o balance final del Convenio
La Comisión de Seguimiento se reunirá al menos una vez cada seis meses y siempre
que los solicite una de las partes.
Con independencia del plazo anteriormente indicado, esta comisión con carácter
extraordinario, se reunirá en un plazo no inferior a diez días naturales, a contar
desde la firma del presente convenio, a los efectos de concretar y plasmar las estipulaciones
en él establecidas.
ANEXO I. Modelo de Convenio de Colaboración con las Empresas
167
SEXTA
El presente Convenio podrá ser modificado cuando se produzcan alguna de las
siguientes circunstancias:
≥ La alteración en las condiciones tenidas en cuenta para su firma.
≥ La obtención concurrente de subvenciones o ayudas concedidas por otras administraciones
o entes públicos o privados, nacionales o internacionales aplicadas
al mismo fin para el que se suscribe el mismo.
SÉPTIMA
Las partes firmantes se comprometen a mantener una relación de fluidez en la información
y cooperación conjunta para la resolución de problemas e iniciativas,
impulsando un sistema de comunicación directa e inmediata.
OCTAVA
Las partes firmantes colaborarán en todo momento de acuerdo con los principios
de la buena fe y eficacia para que los fines reflejados en este Convenio puedan
ser llevados a cabo con éxito.
NOVENA
El presente Convenio entrará en vigor en el momento de su firma teniendo una
duración anual siendo prorrogable por periodos iguales por acuerdo tácito entre
las partes.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
168
DÉCIMA
Las causas de resolución del presente Convenio son las siguientes:
≥ Por mutuo acuerdo entre las partes
≥ Por denuncia por cualquiera de las partes ante el incumplimiento de alguna de
sus cláusulas.
UNDÉCIMA
Las cuestiones litigiosas que puedan surgir en la interpretación y cumplimiento del
presente Convenio serán de conocimiento y competencia del Orden jurisdiccional
de lo Contencioso - Administrativo.
En prueba de conformidad, las partes intervinientes firman el presente documento,
por duplicado y a un solo efecto en lugar y fecha arriba indicados.
LA CONSEJERA PARA LA IGUALDAD LA EMPRESA…..
Y BIENESTAR SOCIAL
ANEXO I. Modelo de Convenio de Colaboración con las Empresas
169

PROGRAMA DE INFORMACIÓN-FORMACIÓN PARA LA PREVENCION DE LAS
DROGODEPENDENCIAS Y OTRAS ADICCIONES EN LA EMPRESA
OBJETIVO GENERAL DEL PROGRAMA
La finalidad de este programa es estimular e implementar estrategias y acciones
preventivas relativas al uso y/o abuso de drogas y otras adicciones entre los trabajadores
y trabajadoras de la empresa.
OBJETIVOS ESPECIFICOS
1. Diseñar, elaborar y distribuir material impreso de apoyo específico que permita
identificar las distintas acciones que se emprendan.
2. Realizar una campaña informativa de carácter general sobre las drogas y las
adicciones y sus efectos sobre la salud individual y colectiva, el ambiente de trabajo
y la calidad del mismo.
3. Formar sobre las drogodependencias y otras adicciones a mediadores de la
empresa como son: Servicio de Prevención, Mandos Intermedios, Delegados
Sindicales, Delegados de Prevención de la empresa, con la finalidad de acreditarles
como formadores para el desarrollo de los cursos dirigidos a los trabajadores
de la empresa.
171
Anexo II
Programa de Formación
4. Organizar Jornadas informativas/formativas dirigidas a los trabajadores y trabajadoras
de la empresa a través de mediadores formados existentes en la empresa.
5. Desarrollar protocolo de derivaciones a la Red Pública de Atención a las
Drogodependencias y Adicciones de aquellos trabajadores y trabajadoras de la
empresa que así lo requieran y soliciten.
ACTIVIDADES CONCRETAS A DESARROLLAR POR CADA OBJETIVO
Objetivo específico 1o
OBJETIVO ESPECÍFICO 1
≥ Diseño de una imagen y logotipo por parte de los técnicos que participen para
la divulgación del programa a través de carteles, folletos, dípticos, etc. que presentarán
a la Comisión de Seguimiento del Convenio de Colaboración que
seleccionará el más adecuado.
≥ Elaboración de material impreso específico de apoyo (carteles, folletos, dípticos,…)
con el logotipo, imagen y lema seleccionados por la Comisión de
Seguimiento del Convenio.
≥ Distribución del mismo entre los trabajadores/as, por parte de la empresa.
Objetivo específico 2 o
OBJETIVO ESPECÍFICO 2
≥ Elaboración de una Campaña de Información, por parte de los mediadores de la
empresa y su difusión a través de los medios de comunicación existentes en la empresa,
como pueden ser: Intranet, si la hubiese, prensa, tablón de anuncios y otras
actuaciones a desarrollar en prevención de las drogodependencias y adicciones.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
172
≥ Divulgación, a través de los medios de comunicación existentes en la empresa,
de mensajes y recomendaciones relativos al consumo o abuso de alcohol y
otras drogas y adicciones, información científica sobre la materia y de la red
de recursos de atención a las drogodependencias y adicciones existentes en
Andalucía.
≥ Distribución por los mediadores de la empresa del material informativo impreso
existente sobre las diversas sustancias que edita la Consejería para la Igualdad
y Bienestar Social, Dirección General para las Drogodependencias y Adicciones.
≥ Cualquier otra iniciativa que se pacte en el seno de la Comisión de Seguimiento
y que vaya encaminada a la difusión informativa sobre el programa específico
o sobre las diversas sustancias y adicciones, incluyendo propuestas de limitación
de dispensación de determinados productos dentro de las instalaciones de la
empresa.
Objetivo específicoo 3
OBJETIVO ESPECÍFICO 3
≥ Impartición de al menos un Curso de Formación para los mediadores de la
empresa por parte de personal técnico dependiente de la Dirección General
para las Drogodependencias y Adicciones, con las siguientes características:
• Metodología. Combinará la exposición de los ponentes con la participación
activa por parte de los asistentes.
• Asistentes. El número de asistentes será en torno a veinte, seleccionados entre
los distintos colectivos citados en el objetivo específico como mediadores.
ANEXO II. Programa de Formación
173
• Duración. Los cursos tendrían una duración de veinte horas.
• Docentes. Expertos en drogodependencias y adicciones propuestos por el
Comisionado para las Drogodependencias.
• Material didáctico. El material de apoyo de los cursos será el editado por el
Comisionado para las Drogodependencias.
• Contenidos del Curso dirigido a los Mediadores. Está organizado en módulos
de contenido y son los siguientes:
INTRODUCCIÓN PLAN DE PREVENCIÓN
MÓDULO I
"Drogas y adicciones". Duración: 4 horas 30 minutos
I.I Conceptos básicos: Salud, drogas, drogodependencias, adicción sin sustancias,
uso/abuso, hábito, dependencia, tolerancia, intoxicación aguda,
politoxicomanía, síndrome de abstinencia, desintoxicación, recaída…
I.II Clasificación de las drogas: Evolución de las clasificaciones y sus tipos.
I.III Drogas ilegales: cannabis, cocaína, heroína, drogas de síntesis. Su
origen, historia, vías de administración, efectos, riesgos y su prevalencia.
Consecuencias en el ámbito laboral.
I.IV Recursos comunitarios para el tratamiento de las drogodependencias
desde el II Plan andaluz sobre drogas y adicciones.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
174
MÓDULO II
"Drogas legales". Duración: 4 horas 30 minutos
II.I Tabaco, alcohol y fármacos: Su origen, historia, vías de administración,
efectos, riesgos y prevalencia. Consecuencias en el ámbito laboral.
II.II El juego patológico.
MÓDULO III
"Factores de riesgo y de protección ante las drogodependencias y las
adicciones en el ámbito laboral". Duración: 4 horas 30 minutos
III.I Concepto y definiciones de condiciones de trabajo: Factores de riesgo
y de protección.
III.II Relación entre trabajo y adicciones: Factores relacionados con el
medio ambiente y con los elementos psicosociales de carácter laboral.
MÓDULO IV
"Marco legislativo". Duración: 2 horas
IV. I Recomendaciones internacionales.
IV.II Constitución Española, Estatuto de los Trabajadores, Ley General de
Sanidad. Las Mútuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales
de la Seguridad Social (MATEPSS)
IV.III Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales. Delegados de
Prevención, Comités de Seguridad y Salud, Servicios de Prevención.
ANEXO II. Programa de Formación
175
IV.IV La Ley 4/97 de Prevención y Asistencia en Materia de Drogas de
la Comunidad Autónoma de Andalucía.
IV.V II Plan Andaluz sobre Drogas y Adicciones 2002-2007.
MÓDULO V
“Cómo facilitar la intervención en el ámbito laboral"
Duración: 4 horas 30 minutos
V.I Consideraciones previas
V.II Comunicación interpersonal
V.III Técnicas de acercamiento
V.IV Niveles de intervención
V.V Planificación
Objetivo específicoo 4
OBJETIVO ESPECÍFICO 4
≥ Organización y desarrollo por los mediadores formados en drogodependencias
y adicciones de Jornadas informativas-formativas dirigidas a los trabajador@s.
• Metodología. Combinará la exposición de los ponentes con la participación
activa por parte de los asistentes.
• Asistentes. El número de asistentes será de 15 a 20 trabajadores/as de diferentes
áreas de la empresa.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
176
• Duración. Las jornadas tendrán una duración de 2 horas.
• Docentes. El Curso será impartido por los mediadores de la empresa acreditados
como formadores en drogodependencias y adicciones.
• Material didáctico. El material de apoyo de los cursos será el editado por el
Comisionado para las Drogodependencias.
• Contenidos del Curso dirigido a los trabajadores. La Comisión de seguimiento
y los mediadores de la empresa que han participado en el Programa
de Información-Formación elaborarán un curso específico y adaptado a las
necesidades de la Empresa y tendrá una duración de 2 horas.
Objetivo específicoo 5.
OBJETIVO ESPECÍFICO 5
≥ Establecimiento de un Protocolo de Derivación a los Centros Asistenciales
dependientes del Plan Andaluz sobre Drogas y Adicciones para los trabajadores/
as de la empresa que lo soliciten.
ANEXO II. Programa de Formación
177

1.- ¿QUÉ ES LA COMUNIDAD?
Podemos definir a la Comunidad como el territorio donde vive una población, con
organizaciones de grupos formales e informales, con recursos colectivos tanto
públicos como privados, con el fin de satisfacer sus necesidades de salud, educación,
trabajo, convivencia, relación...
2.- RAZONES PARA INTERVENIR DESDE EN LAS EMPRESAS
La Empresa se constituye como un elemento estructurador y organizativo del tiempo
y del espacio, así como un lugar de relación e intercambio, que favorece la realización
de tareas preventivas, ya que cuenta con una población homogénea, con
recursos propios tanto a nivel humano como organizativo que posibilitan la realización
y el seguimiento de programas a lo largo del tiempo. Igualmente posibilita
la motivación y el control terapéutico y sindical, así como la rehabilitación y reinserción
de los trabajadores que se pudieran encontrar afectados o afectadas.
3.- ¿CUÁLES SON LOS TIPOS DE DROGAS?
Fundamentalmente son tres tipos: las que Estimulan al Sistema Nervioso, las que
Deprimen al Sistema Nervioso y las que Distorsionan la percepción de los objetos,
de las ideas y de las sensaciones.
179
Anexo III
Preguntas más frecuentes
≥ Estimulantes: Cocaína, anfetaminas, cafeína, nicotina, antidepresivos...
≥ Depresoras: Alcohol, hipnóticos, ansiolíticos, opiaceos y sus derivados (entre
ellos la heroína), tranquilizantes...
≥ Distorsionadoras: Alucinógenos (LSD, Peyote, Mescalina...), cannabis, disolventes...
4.- ¿CUÁLES SON LAS DROGAS QUE MÁS SE USAN EN EL ÁMBITO LABORAL?
El Tabaco, el Alcohol y los Fármacos, especialmente los analgésicos para calmar
el dolor.
5.- ¿PORQUÉ EL ALCOHOL ES UNA DROGA?
Porque modifica la función natural del organismo; provocando un primer estado de
cierta excitación y ayudando a distorsionar parte de la realidad, aunque posteriormente
provoca un fuerte decaimiento o depresión del Sistema Nervioso Central.
Después de un cierto periodo de uso, genera dependencia física, psíquica y social,
además es una sustancia que presenta tolerancia (necesidad de consumir mayor
cantidad del producto para obtener los mismos efectos que al principio), que es
otra característica de las drogas.
6.- ¿A QUIÉN PODEMOS CONSIDERAR COMO DROGODEPENDIENTE
O ALCOHÓLICO?
A aquella persona que mantiene una relación de Dependencia con alguna droga
o sustancia.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
180
Por dependencia se entiende: el estado psíquico y físico que se establece en el individuo
como resultado de la relación de este con la sustancia, y que se caracteriza
por la tendencia a mantener dicha relación, para continuar experimentando sus
efectos y/o evitar la incomodidad de su ausencia.
Es decir, el alcohólico o la alcohólica sería aquella persona que necesita beber
alcohol como elemento indispensable para poder desarrollarse con “normalidad”
en la vida.
7.- ¿DÓNDE SE ENCUENTRAN LAS CAUSAS DE LAS DROGODEPENDENCIAS
Y DEL ALCOHOLISMO?
No podemos hablar de causas únicas en el tema del alcoholismo, ni en ninguna
otra drogodependencia. Puede que el individuo, la familia, o determinadas situaciones
conflictivas sin resolver de tipo familiar, social, laboral, etc, sean factores
facilitadores e incluso precipitantes del consumo y/o abuso de sustancias. Es decir,
que un ambiente familiar deteriorado o determinados elementos sociales adversos,
pueden contribuir al uso o abuso de sustancias, pero también hay elementos facilitadores
y precipitantes para el consumo en el ámbito laboral (condiciones de trabajo
adversas, factores de riesgo, disponibilidad de las sustancias...) y en la propia
estructuración de la sociedad (publicidad, presión social...)
8.- EL DROGODEPENDIENTES O EL ALCOHÓLICO ¿LO ES PORQUE QUIERE SERLO?
Como en todos los tipos de drogadicción, se puede decir que quizás hubo una cierta
“libertad” de decisión en las primeras veces en las que comenzó el consumo,
ANEXO III. Preguntas más frecuentes
181
pero una vez que se implanta la dependencia, ya hablamos directamente de proceso
patológico y de la presencia de la enfermedad. Lo que sí es claro es que precisamos
de una cierta y decidida voluntad por parte del enfermo para que los procesos
terapéuticos lleguen a buen puerto, y el/la alcohólico/a sea integrado/a en
la sociedad, en su familia y entre sus amigos.
9.- EL DROGODEPENDIENTE O EL ALCOHÓLICO ¿ES IRRECUPERABLE?
Siguiendo las indicaciones terapéuticas y los tratamientos adecuados, puede ser
recuperable, especialmente si cuenta con el apoyo de sus familiares y de sus compañeros/
as de trabajo.
La recuperación de un enfermo drogodependiente o alcohólico, cuando se encuentra
insertado en un ambiente de trabajo, cuenta con mayores posibilidades, ya que
la drogodependencia y el alcoholismo son enfermedades muy desestructuradoras
y el entorno laboral presenta un adecuado y estable nivel de apoyo para la estructuración
tanto del espacio como del tiempo. No obstante debemos partir de que la
recuperación de estos enfermos es un proceso largo y para nada fácil y en el que
las recaídas están presentes.
10.- ¿CÓMO INCIDE EL TRABAJO EN EL USO Y ABUSO DE LAS SUSTANCIAS?
Los factores de riesgo que generan tanto el sistema productivo como la incidencia
psicosocial: La sobrecarga, los turnos, la precariedad en el empleo, la no participación
en los niveles de producción, la distancia, los ambientes con exceso de
calor, frío, humedad y polvo...
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
182
Por otro lado tenemos también una serie de factores que inciden y entre los que
podemos incluir la facilidad para obtener la sustancia (máquinas expendedoras,
taberna...) y los ritos habituales de funcionamiento en algunos ámbitos laborales y
productivos: la “cervecita” al salir del tajo, etc...
11.- ¿SE PUEDE OBLIGAR A CURARSE AL DROGODEPENDIENTE Y AL ALCOHÓLICO?
En el ámbito laboral tenemos herramientas adecuadas para posibilitar a los trabajadores
enfermos su recuperación, aunque es cierto que no se puede obligar a
nadie a ponerse en tratamiento, ya que en esta enfermedad se necesita la colaboración
activa del trabajador/a. En definitiva el ámbito laboral proporciona al
drogodependiente y/o alcohólico un apoyo en el camino de la curación, pero es
necesaria una cierta voluntad de decisión por parte del enfermo/a.
12.- ¿CÓMO PODEMOS CONVENCER AL TRABAJADOR O A LA TRABAJADORA
PARA QUE INICIE UN TRATAMIENTO?
Cada caso es distinto y necesita una atención personalizada, pero en definitiva se
trata de no tomar actitudes paternalistas y/o excesivamente represoras, sino
mantener una acción amplia de colaboración en el caso de que iniciara algún
paso hacia su recuperación.
Debemos tener en cuenta que por las propias características de la enfermedad de
la drogodependencia y/o alcoholismo, las recaídas son un elemento que hay que
tener presente.
ANEXO III. Preguntas más frecuentes
183
13.- ¿QUÉ SE PUEDE HACER DESDE EL TRABAJO PARA AYUDAR
AL TRABAJADOR/A AFECTADO/A?
Tomar conciencia de que se trata de enfermos que requieren de nuestra ayuda y
participación activa en su proceso de cura. Por otra parte no podemos asumir posiciones
proteccionistas, ni pensar que en nuestra mano se encuentra la solución. Es
un problema sociosanitario que requiere la atención personalizada de los especialistas
adecuados. La labor del sindicalista o del compañero consiste en seguir
fielmente las indicaciones que proporcionan los técnicos, manifestando el apoyo
necesario.
14.- ¿DE QUÉ MANERA PUEDE INTERVENIR EL SINDICATO?
Los delegados y delegadas sindicales son un elemento prioritario en la salud
de los trabajadores y de las trabajadoras, y una garantía, con su presencia en
los órganos de decisión y de consulta de la Empresa, de que no se van a cometer
acciones disciplinarias que vayan en contra de los intereses (artículo 54. 2.
F. del Estatuto de los Trabajadores) y de la propia salud de los trabajadores y
trabajadoras.
Al mismo tiempo la cercanía con los trabajadores y las trabajadoras, necesaria
para el desarrollo de una buena gestión de la acción sindical, sitúa a los delegados
y delegadas sindicales en una posición privilegiada de cara a la superación
de los problemas que genera cualquier adicción o dependencia de las sustancias
psicoactivas, o del juego patológico.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
184
15.- ¿CUÁL ES LA MEJOR ESTRATEGIA DE ACTUACIÓN EN LA EMPRESA?
Como en todos los órdenes de la vida la mejor estrategia pasa por la Prevención.
Esta tiene como objetivo llevar a cabo acciones encaminadas a evitar o disminuir
las probabilidades de aparición de problemas relacionados con el uso inadecuado
y/o abuso de sustancias, fomentando conductas y hábitos de vida saludables,
promocionando el no consumo a través de la formación e información de los trabajadores/
as. La prevención de las drogodependencias en las empresas, en los
lugares de trabajo, deben encuadrarse dentro de los planes globales de promoción
de la salud establecidos a tal efecto, ya que la adicción de sustancias es una cuestión
de salud, y como tal hay que abordarla.
16.- ¿QUÉ CONLLEVA PARA LA EMPRESA EL HACER PLANES DE PREVENCIÓN
EN DROGODEPENDENCIAS Y ADICCIONES?
Hay dos factores importantes: En primer lugar, una Empresa que genere una buena
salud para sus trabajadores/as es una empresa más competitiva y desarrollada;
en segundo lugar una pequeña inversión en la prevención de las drogodependencias
y de las adicciones, genera amplios dividendos a medio plazo.
La drogodependencia y las adicciones en el trabajo, supone unos costes directos:
Tiempo improductivo en atenciones médicas provocadas por la adicción, pago de
primas de seguro, gastos médicos no asegurados (Servicio de Prevención de la
Empresa), pérdida de productividad debido a la inactividad de las máquinas o
puestos afectados, indemnizaciones, formación y adaptación del sustituto, o, en su
defecto, del puesto de trabajo.
ANEXO III. Preguntas más frecuentes
185
Y unos costes indirectos:
Costes de la investigación de accidentes provocados por los enfermos drogodependientes,
caída de la producción (disminución del rendimiento del sustituto y
demás trabajadores), pérdidas de productos defectuosos por las mismas causas,
coste de daños producidos en máquinas, equipos, instalaciones, coste de tiempo
perdido por los operarios no accidentados (ayuda, comentarios, etc.), menor rendimiento
al incorporarse al trabajo, pérdidas comerciales (pedidos), pérdida de
tiempo por motivo jurídico (responsabilidades).
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
186
187
Anexo IV
Recursos de Atención a las Drogodependencias y Adicciones
en Andalucía
DELEGACIONES PROVINCIALES PARA LA IGUALDAD Y BIENESTAR SOCIAL
DIRECCION C. POSTAL TELEFONO FAX
ALMERIA TIENDAS, 12 04003 950 006100 950 006171
CADIZ PLAZA DE ASDRUBAL. S/N 11071 956 007000 956 007001
CORDOBA RAMON Y CAJAL, Nº 6 14071 957 005400 957 005448
GRANADA ANCHA DE GRACIA, 6 18001 958 024600 958 024694
HUELVA MORAS CLAROS, 4 21001 959 005700 959 005773
JAEN PASEO DE LA ESTACION, 19 5ª PLANTA 23007 953 013084-85 953 013118
MALAGA AVDA. MANUEL AGUSTIN HEREDIA, 26 29071 95 1036400 951 036596
4ª PLANTA
SEVILLA LUIS MONTOTO, 89 41071 95 5006700 955 006710
CENTROS PROVINCIALES DE DROGODEPENDENCIAS
Entidad/DIRECCIÓN COD. TELÉFONO FAX
POSTAL E-MAIL
ALMERÍA C/ LA REINA, 55 04002
950 281032 950 273442
cpd@dipalme.org
CÁDIZ VALENZUELA, 1 1ª PLANTA 11071
956 228018-604 956 229133
drogodependencias@dipucadiz.es
CÓRDOBA
Patronato Provincial de Servicios Sociales
14011
957 463588 957 463648
Unidad de Drogas y Adicciones
AVDA. MEDITERRANEO, S/N servicios_sociales@dipucordoba.es
GRANADA Hospital San Juan de Dios 18001
958 202101 958 276228
SAN JUAN DE DIOS, 11 noalasdrogas@dipgra.es
HUELVA CANTERO CUADRADO, S/N 21003
959 494767 959 494770
cpd@diphuelva.es
JAÉN Recinto Hospitalario Princesa de España 23071
953 248108-09 953 248020
CTRA. MADRID, S/N cddjaen@promojaen.es
MÁLAGA ALCALDE JOSE LUIS ESTRADA, S/N 29011
95 2071400 95 2284312
(ROTONDA DE SUAREZ, S/N) cpdmalaga@sopde.es
SEVILLA Centros Sociales de Miraflores 41080
95 4553020 95 4553021
CTRA. DE MIRAFLORES, S/N
(*) Estos centros cuentan con un equipo para el Programa de Apoyo a Instituciones Penitenciarias
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
188
ANEXO IV. Recursos de Atención a las Drogodependencias y Adicciones en Andalucía
189
FUNDACIÓN ANDALUZA PARA LA ATENCIÓN A LAS DROGODEPENDENCIAS
DIRECCIÓN COD. TELÉFONO FAX
POSTAL
SEVILLA AVDA. HYTASA, EDF. TOLEDO II, 41006 955 053270 955 053280
PLANTA 2, OFIC. 3

191
GLOSARIO DE SIGLAS
Anexo V
Glosario de Siglas y Términos
A.T.
Accidentes de trabajo
B.O.E.
Boletín Oficial del Estado
B.O.J.A.
Boletín Oficial de la Junta de
Andalucía
C.A.P.R.L.
Consejo andaluz de prevención de
riesgos laborales
C.E.
Constitución española
C.E.E.
Comunidad económica europea
(actual Unión Europea)
C.E.O.E.
Confederación española de organizaciones
empresariales
C.E.P.Y.M.E.
Confederación española de pequeñas
y medianas empresas
C.I.S.N.S.
Consejo interterritorial del sistema
nacional de salud
C.N.A.E.
Clasificación nacional de actividades
económicas
C.N.S.S.T.
Comisión nacional de seguridad en el
trabajo
C.P.R.L.
Centros de prevención de riesgos
laborales
C.S.S.
Comité de seguridad y salud
CC.OO.
Confederación sindical de comisiones
obreras
E.P.
Enfermedades profesionales
E.T.T.
Empresas de trabajo temporal
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
192
F.P.R.L.
Fundación para la prevención de riesgos
laborales
I.N.S.H.T.
Instituto nacional de seguridad e higiene
en el trabajo
I.T.
Incapacidad temporal
I.T.S.S.
Inspección de trabajo y seguridad social
L.G.S.S.
Ley general de la seguridad social
L.I.S.O.S.
Ley de infracciones y sanciones en el
orden social
L.P.R.L.
Ley de prevención de riesgos laborales
M.A.T.E.P.S.S.
Mutuas de accidente de trabajo y enfermedades
profesionales de la seguridad
social
M.T.A.S.
Ministerio de trabajo y asuntos sociales
N.I.O.S.H.
Instituto nacional de seguridad y salud
laboral de Estados Unidos
O.I.T.
Organización internacional del trabajo
O.M.S.
Organización mundial de la salud
O.N.U.
Organización de las naciones unidas
R.D.
Real decreto
R.S.P.
Reglamento de los servicios de prevención
S.P.A.
Servicio de prevención ajeno
U.G.T.
Unión General de Trabajadores
ANEXO V. Glosario de Siglas y Términos
193
GLOSARIO DE TÉRMINOS
Adicción
Necesidad orgánica de la presencia
constante de la/s sustancia/s psicotrópicas
con el fin mantener un cierto nivel
en sangre.
Adormidera
Planta de la familia de las Papaveráceas,
originaria de Oriente, por incisiones en
las cápsulas verdes de su fruto, se extrae
el opio.
Alcaloide
Cada uno de los compuestos orgánicos
nitrogenados de carácter básico producidos
casi exclusivamente por vegetales. En
su mayoría producen acciones fisiológicas
características, en que se basa la
acción de ciertas drogas, como la morfina,
la cocaína y la nicotina. Muchos se
obtienen por síntesis química.
Alma Ata (Conferencia de)
Hace referencia a una declaración internacional
sobre el cuidado médico primario,
surgida de la Conferencia
Internacional auspiciada por la OMS,
celebrada en Alma Ata (URSS) en septiembre
de 1978. Entre otros, reafirma el
derecho humano fundamental a la Salud
(“Salud para todos en el año 2000”)
Alucinaciones zoomórficas
Alucinaciones (percepciones sin objeto)
de animales generalmente pequeños y
en movimiento. Suelen aparecer durante
el Delirium Tremens (cuadro clínico
grave que aparece durante la abstinencia
de la dependencia de bebidas alcohólicas)
Betel
Planta trepadora de la familia de las
Piperáceas, que se cultiva en el
Extremo Oriente.
Celotipia
Pasión de los celos. Convicción de infidelidad
de la pareja, establecida por
vía patológica.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
194
Delirios
Ideas falsas, irrebatibles a toda argumentación
lógica y que surgen por vía
patológica. Ej.: “Yo soy Napoleón”
Dependencia
Compulsión por consumir la sustancia o
realizar la actividad, para experimentar
un estado afectivo agradable o librarse
de un estado afectivo desagradable.
Depresión
Síndrome caracterizado por una tristeza
profunda y por la inhibición de las
funciones psíquicas.
Empresas saludables (Plan de)
Convenio de colaboración suscrito
entre las Consejerías de Salud, de
Empleo y para la Igualdad y Bienestar
Social de la Junta de Andalucía, la
Confederación de Empresarios de
Andalucía y los Sindicatos Comisiones
Obreras de Andalucía y Unión General
de Trabajadores de Andalucía, para
desarrollar programas y actividades
dirigidas a promover la salud de los
ciudadanos y ciudadanas en el lugar
de trabajo.
Enfisema pulmonar
Dilatación de los alveolos pulmonares
acompañado de atrofia de los elementos
elásticos y de la consiguiente pérdida
de la elasticidad pulmonar. Se altera
la capacidad respiratoria.
Esquizofrenia
Grupo de enfermedades mentales que
se caracterizan por una disociación
específica de las funciones psíquicas
Fobias
Temor irracional compulsivo
Gastritis
Inflamación del estómago
Mobing
Se caracteriza porque los mandos ejercen
una serie de actuaciones hostiles
hacia los trabajadores. Éstas pueden
ser ejercidas de manera clara y directa,
o basadas en sutilezas difíciles de percibir
en una primera instancia.
ANEXO V. Glosario de Siglas y Términos
195
Morbilidad
Proporción de personas que enferman
en un sitio y tiempo determinado
Opio
Sustancia estupefaciente, amarga y de
olor fuerte, que resulta de la desecación
del jugo que se extrae de las cabezas
de adormideras verdes.
Paranoia
Perturbación mental fijada en una idea
o en un orden de ideas.
Personalidad premórbida
Rasgos de la forma de ser de una persona,
que anuncian, en un futuro inmediato,
la presencia de un trastorno mental.
Psicosis
Enfermedad mental caracterizada por
delirios o alucinaciones, como la esquizofrenia
o la paranoia.
Servicios de Prevención
Conjunto de medios humanos y materiales
necesarios para realizar las actividades
preventivas a fin de garantizar
la adecuada protección de la seguridad
y salud de los trabajadores, asesorando
y asistiendo al empresario, a los trabajadores
y sus representantes y a los
órganos de representación adecuados.
Tolerancia cruzada
Fenómeno por el cual si una sustancia
es consumida en repetidas ocasiones,
no sólo aparece tolerancia a la misma,
sino también a otras cuyos efectos
sobre el organismo son similares. Por
ejemplo: Alcohol y Barbitúricos.

TABACO
El consumo de tabaco diario, en los distintos estudios en población laboral
197
Aunque se ha producido una disminución porcentual de un punto entre el estudio del
1996 y el del 2000, cabe resaltar que en números absolutos, hay una mayor incidencia
de fumadores, ya que hay una mayor cantidad de trabajadores en activo.
Anexo VI
Datos de Consumo
ESTUDIO/AÑO OCUPADOS PARADOS
España ‘96 48.3 46.0
C. Madrid ‘96 47.0 44.4
Andalucía ‘97 44.5 46.6
C.Valenciana‘99 42.8 48.4
Canarias ‘99 38.5 40.0
España ‘01 47.3 46.3
La incidencia de las drogas en el mundo laboral 2001. F.A.D.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
198
Los fumadores diarios según género y edad
SEXO %
Hombres 35.2
Mujeres 23.7
EDADES %
14-15 9.8
16-20 28.1
21-24 39.7
25-34 35.9
35-44 42.5
45 y más 22.7
Fuente: Los Andaluces ante las Drogas VIII (Datos 2003)
Consumo de tabaco en la población andaluza
CONSUMO TABACO %
Nunca han fumado 49.9
No fuma, ante sí 14.5
Fuma ocasionalmente 6.2
Fuma diariamente 29.4
Fuente: Los Andaluces ante las Drogas VIII (Datos 2003)
ANEXO VI. Datos de Consumo
199
ALCOHOL (abusivo)
El consumo de alcohol abusivo general, en los distintos estudios en población laboral
ESTUDIO/AÑO OCUPADOS PARADOS
España ‘96 14.4 16.0
C. Madrid ‘96 12.4 13.2
Andalucía ‘97 8.7 9.7
C.Valenciana‘99 9.7 12.0
Canarias ‘99 10.0 12.0
España ‘01 12.3 12.9
La incidencia de las drogas en el mundo laboral 2001. F.A.D.
Es patente que el consumo de alcohol entre la población laboral comienza, tímidamente,
a disminuir, tanto entre los ocupados como entre los parados. Esto tiene
una mayor validez considerando que la metodología de la prueba incorpora un
número mayor de trabajadores que en el referente de 1996.
Consumo de alcohol en la población andaluza
CONSUMO ALCOHOL %
Alguna vez 80.9
Últimos doce meses 67.5
Último mes 59.2
Última semana 39.5
Día anterior 31.6
Fuente: Los Andaluces ante las Drogas VIII (Datos 2003)
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
200
Tipología consumo de alcohol en la población andaluza
TIPOLOGÍA DÍAS LABORABLES FIN DE SEMANA PROMEDIOS GENERALES
Abstinentes 73.5 61.5 68.4
Ligeros 12.2 13.4 12.5
Moderados 11.0 14.8 12.7
Altos 1.4 3.7 2.4
Excesivos 1.1 4.1 2.4
Gran Riesgo 0.8 2.5 1.6
Abusivos
(Altos+Excesivos+Alto riesgo) 3.3 10.3 1.6
Fuente: Los Andaluces ante las Drogas VIII (Datos 2003)
Bebedores abusivos en la población andaluza
SEXO %
Hombres 9.4
Mujeres 3.4
EDADES %
16-20 7.6
21-24 11.7
25-34 7.8
35-44 9.3
45 y más 3.9
Fuente: Los Andaluces ante las Drogas VIII (Datos 2003)
Fuente: Los Andaluces ante las Drogas VIII (Datos 2003)
ANEXO VI. Datos de Consumo
201
CANNABIS
El consumo de cannabis en los últimos doce meses y en el último mes,
en los distintos estudios en población laboral
ESTUDIO/AÑO ULTIMO AÑO ULTIMO MES
O P O P
España ‘96 11.7 // 17.7 9.1 // 13.4
C. Madrid ‘96 10.7 // 19.6 7.8 // 17.1
Andalucía ‘97 5.7 // 12.4 4.8 // 7.2
C.Valenciana‘99 13.5 // 21.0 9.9 // 16.0
Canarias ‘99 9.0 // 15.6 6.3 // 13.0
España ‘01 12.4 // 21.4 8.3 // 16.6
La incidencia de las drogas en el mundo laboral 2001. F.A.D. O: Ocupado P: Parado
Lo más significativo es el aumento del consumo que se ha producido, especialmente
entre los trabajadores desempleados. Hay que considerar que este grupo de trabajadores
está compuesto por una población más joven, siendo el cannabis la sustancia
ilegal que mayores índices de consumo presenta entre la población española.
El consumo de cannabis en la población andaluza
TOTAL ALGUNA VEZ ÚLTIMOS DOCE MESES ÚLTIMOS SEIS MESES ÚLTIMO MES
Hombre Mujer
% 18.2 8.5 10.1 4.4 6.0
Fuente: Los Andaluces ante las Drogas VIII (Datos 2003)
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
202
COCAÍNA
El consumo de cocaína en los últimos doce meses y en el último mes,
en los distintos estudios en población laboral
ESTUDIO/AÑO ULTIMO AÑO ULTIMO MES
O P O P
España ‘96 4.5 // 6.7 3.1 // 3.5
C. Madrid ‘96 5.3 // 7.7 3.8 // 5.5
Andalucía ‘97 1.7 // 3.9 1.0 // 2.9
C.Valenciana‘99 7.3 // 6.5 5.3 // 2.9
Canarias ‘99 4.6 // 6.5 2.7 // 6.0
España ‘01 3.7 // 7.9 1.6 // 4.1
La incidencia de las drogas en el mundo laboral 2001. F.A.D. O: Ocupado P: Parado
Al igual que ocurre con el cannabis, el aumento más significativo se produce, con
respecto al estudio nacional de 1996, entre los trabajadores desocupados, el
comentario, puede ir en la misma línea del anterior. Hay que incidir en la prevención
entre las capas poblacionales más jóvenes.
El consumo de cocaína en la población andaluza
TOTAL ALGUNA VEZ ÚLTIMOS DOCE MESES ÚLTIMOS SEIS MESES ÚLTIMO MES
Hombre Mujer
% 5.9 3.2 4.1 1.1 1.6
Fuente: Los Andaluces ante las Drogas VIII (Datos 2003)
ANEXO VI. Datos de Consumo
203
CRACK
El consumo de crack en los últimos doce meses y en el último mes,
en los distintos estudios en población laboral
ESTUDIO/AÑO ULTIMO AÑO ULTIMO MES
O P O P
España ‘96 -- // -- -- // --
C. Madrid ‘96 -- // -- -- // --
Andalucía ‘97 0.1 // 0.3 0.1 // 0.3
C.Valenciana‘99 0.4 // 0.6 0.3 // 0.0
Canarias ‘99 0.2 // 2.0 0.2 // 0.6
España ‘01 0.0 // 0.0 0.0 // 0.0
La incidencia de las drogas en el mundo laboral 2001. F.A.D. O: Ocupado P: Parado
Esta sustancia aparece por primera vez estudiada en el trabajo andaluz de 1997, en
el que se detecta una incidencia muy baja. Sorprende el dato de Canarias del año
1999, en los trabajadores parados, con un consumo del 2% durante el último año.
El consumo de crack en la población andaluza
TOTAL ALGUNA VEZ ÚLTIMOS DOCE MESES ÚLTIMOS SEIS MESES ÚLTIMO MES
Hombre Mujer
% 0.8 0.2 0.1 0.0 0.04
Fuente: Los Andaluces ante las Drogas VIII (Datos 2003)
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
204
HEROÍNA
El consumo de heroína en los últimos doce meses y en el último mes,
en los distintos estudios en población laboral
ESTUDIO/AÑO ULTIMO AÑO ULTIMO MES
O P O P
España ‘96 0.4 // 1.0 0.3 // 0.6
C. Madrid ‘96 0.8 // 1.3 0.7 // 1.1
Andalucía ‘97 0.4 // 1.6 0.1 // 1.2
C.Valenciana‘99 1.0 // 1.6 0.7 // 1.0
Canarias ‘99 0.7 // 1.0 0.5 // 1.0
España ‘01 0.2 // 0.2 0.1 // 0.1
La incidencia de las drogas en el mundo laboral 2001. F.A.D. O: Ocupado P: Parado
Aunque la prevalencia sigue siendo baja, se ha producido una disminución del
consumo desde el año 1996 al 2001, no obstante se percibe una cierta dispersión
en cuanto al consumo, en las distintas Comunidades Autónomas estudiadas.
El consumo de heroína en la población andaluza
TOTAL ALGUNA VEZ ÚLTIMOS DOCE MESES ÚLTIMOS SEIS MESES ÚLTIMO MES
Hombre Mujer
% 1.0 0.5 0.6 0.1 0.2
Fuente: Los Andaluces ante las Drogas VIII (Datos 2003)
El consumo de Éxtasis en la población andaluza
TOTAL ALGUNA VEZ ÚLTIMOS DOCE MESES ÚLTIMOS SEIS MESES ÚLTIMO MES
Hombre Mujer
% 3.1 1.7 1.7 0.7 0.8
Fuente: Los Andaluces ante las Drogas VIII (Datos 2003)
ANEXO VI. Datos de Consumo
205
DROGAS DE SÍNTESIS
El consumo de drogas de síntesis en los últimos doce meses y en el último mes,
en los distintos estudios en población laboral
ESTUDIO/AÑO ULTIMO AÑO ULTIMO MES
O P O P
España ‘96 2.3 // 3.7 1.8 // 2.7
C. Madrid ‘96 3.9 // 6.4 3.0 // 5.4
Andalucía ‘97 0.4 // 2.6 0.2 // 1.8
C. Valenciana‘99 2.8 // 4.4 2.1 // 2.7
Canarias ‘99 2.3 // 4.5 2.0 // 3.0
España ‘01 1.8 // 6.8 0.8 // 4.0
La incidencia de las drogas en el mundo laboral 2001. F.A.D. O: Ocupado P: Parado
Se ha producido un cierto aumento del consumo de estas sustancias en la población
laboral desocupada. Esto puede indicarnos que hay que aumentar las campañas
de información entre las poblaciones más jóvenes, dado que, como ya se
ha venido comentando en otras tablas es la mayoritaria entre los desempleados,
así como la que tiene una mayor precariedad laboral.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
206
ALUCINÓGENOS
El consumo de alucinógenos en los últimos doce meses y en el último mes,
en los distintos estudios en población laboral
ESTUDIO/AÑO ULTIMO AÑO ULTIMO MES
O P O P
España ‘96 0.9 // 1.7 0.6 // 0.3
C. Madrid ‘96 2.3 // 4.2 1.5 // 1.9
Andalucía ‘97 0.6 // 2.6 0.4 // 1.3
C.Valenciana‘99 1.5 // 3.4 1.0 // 1.4
Canarias ‘99 1.8 // 3.5 1.2 // 3.0
España ‘01 1.2 // 2.9 0.4 // 0.8
La incidencia de las drogas en el mundo laboral 2001. F.A.D. O: Ocupado P: Parado
Se ha producido un discreto aumento del consumo en la población trabajadora
activa, aunque con una mayor incidencia entre los desempleados, sobretodo en el
tamo de los últimos doce meses, es necesario incidir en las campañas hacia las
capas poblacionales más jóvenes.
El consumo de alucinógenos en la población andaluza
TOTAL ALGUNA VEZ ÚLTIMOS DOCE MESES ÚLTIMOS SEIS MESES ÚLTIMO MES
Hombre Mujer
% 2.4 0.7 0.6 0.4 0.1
Fuente: Los Andaluces ante las Drogas VIII (Datos 2003)
SPEED Y ANFETAMINAS
El consumo de speed y anfetaminas en los últimos doce meses y en el último mes,
en los distintos estudios en población laboral
ESTUDIO/AÑO ULTIMO AÑO ULTIMO MES
O P O P
España ‘96 -- // -- 1.6 // 2.0
C. Madrid ‘96 -- // -- 1.9 // 3.9
Andalucía ‘97 -- // -- 0.3 // 1.3
C.Valenciana‘99 -- // -- 2.3 // 2.4
Canarias ‘99 -- // -- 1.9 // 3.0
España ‘01 1.8 // 1.7 0.6 // 0.6
La incidencia de las drogas en el mundo laboral 2001. F.A.D. O: Ocupado P: Parado
De entre los datos, se observa una cierta disminución del consumo con referencia
al uso durante el último mes. No hay datos de uso con referencia al último año.
ANEXO VI. Datos de Consumo
207
El consumo de anfetaminas en la población andaluza
TOTAL ALGUNA VEZ ÚLTIMOS DOCE MESES ÚLTIMOS SEIS MESES ÚLTIMO MES
Hombre Mujer
% 2.3 0.4 0.1 0.4 0.2
Fuente: Los Andaluces ante las Drogas VIII (Datos 2003)
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
208
TRANQUILIZANTES
El consumo de tranquilizantes en los últimos doce meses y en el último mes,
en los distintos estudios en población laboral
ESTUDIO/AÑO ULTIMO AÑO ULTIMO MES
O P O P
España ‘96 -- // -- 5.7 // 7.3
C. Madrid ‘96 -- // -- 3.6 // 6.4
Andalucía ‘97 -- // -- 3.9 // 7.3
C.Valenciana‘99 -- // -- 8.4 // 7.0
Canarias ‘99 -- // -- 6.2 // 7.0
España ‘01 5.4 // 6.4 4.0 // 4.5
La incidencia de las drogas en el mundo laboral 2001. F.A.D. O: Ocupado P: Parado
Al igual que en la tabla anterior, con respecto a los datos de los que disponemos,
se ha producido una disminución en el uso durante el último mes, pero no disponemos
de datos comparativos con referencia a su uso durante todo un año.
El consumo de tranquilizantes en la población andaluza
TOTAL ALGUNA VEZ ÚLTIMOS DOCE MESES ÚLTIMOS SEIS MESES ÚLTIMO MES
Hombre Mujer
% 8.9 4.7 1.9 5.1 3.2
Fuente: Los Andaluces ante las Drogas VIII (Datos 2003)
ANEXO VI. Datos de Consumo
209
HIPNÓTICOS
El consumo de hipnóticos en los últimos doce meses y en el último mes,
en los distintos estudios en población laboral
ESTUDIO/AÑO ULTIMO AÑO ULTIMO MES
O P O P
España ‘96 -- // -- 1.4 // 2.3
C. Madrid ‘96 -- // -- 1.5 // 2.3
Andalucía ‘97 -- // -- 1.4 // 2.4
C.Valenciana‘99 -- // -- 3.4 // 1.1
Canarias ‘99 -- // -- 1.9 // 2.5
España ‘01 2.4 // 2.8 1.7 // 1.3
La incidencia de las drogas en el mundo laboral 2001. F.A.D. O: Ocupado P: Parado
Respecto al estudio del 1996, y en referencia al uso de hipnóticos durante el último
mes, se ha producido un discreto aumento en la población ocupada y una disminución
entre la desocupada.
El consumo de hipnóticos en la población andaluza
TOTAL ALGUNA VEZ ÚLTIMOS DOCE MESES ÚLTIMOS SEIS MESES ÚLTIMO MES
Hombre Mujer
% 3.9 2.4 1.7 2.4 1.7
Fuente: Los Andaluces ante las Drogas VIII (Datos 2003)
SUSTANCIAS VOLÁTILES
El consumo de sustancias inhalables en los últimos doce meses y en el último mes,
en los distintos estudios en población laboral
ESTUDIO/AÑO ULTIMO AÑO ULTIMO MES
O P O P
España ‘96 0.2 // 0.7 0.1 // 0.1
C. Madrid ‘96 0.3 // 0.9 0.2 // 0.3
Andalucía ‘97 0.3 // 0.3 0.1 // 0.0
C.Valenciana‘99 0.8 // 1.6 0.2 // 0.4
Canarias ‘99 0.5 // 1.5 0.3 // 1.4
España ‘01 0.4 // 1.3 0.2 // 0.3
La incidencia de las drogas en el mundo laboral 2001. F.A.D. O: Ocupado P: Parado
Se ha producido un cierto incremento del consumo, con respecto al estudio de
1996, en todos los parámetros. El más significativo ha sido entre los parados que
han usado estas sustancias durante los últimos doce meses.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
210
El consumo de inhalables en la población andaluza
TOTAL ALGUNA VEZ ÚLTIMOS DOCE MESES ÚLTIMOS SEIS MESES ÚLTIMO MES
Hombre Mujer
% 1.0 0.2 0.3 0.0 0.1
Fuente: Los Andaluces ante las Drogas VIII (Datos 2003)
PERSONAS AFECTADAS AL JUEGO PATOLÓGICO
El uso en los últimos seis meses de máquinas tragaperras, según el género
y la edad, en %
GENERO TOTAL EDAD
14-15 16-19 20-24 25-29
Hombres 5.0 3.1 2.6 8.4 3.9
Mujeres 0.8 1.3 0.5 0.7 1.0
Totales 3.0 2.3 1.6 4.6 2.5
Fuente: Los Jóvenes Andaluces ante las Drogas y las Adicciones 2002
El uso en los últimos seis meses de vídeojuegos, según el género y la edad, en %
GENERO TOTAL EDAD
14-15 16-19 20-24 25-29
Hombres 45.8 69.1 62.8 46.1 23.8
Mujeres 18.4 34.2 20.7 20.9 8.6
Totales 32.4 52.2 42.3 33.7 16.3
Fuente: Los Jóvenes Andaluces ante las Drogas y las Adicciones 2002
ANEXO VI. Datos de Consumo
211

213
Independientemente de las publicaciones que se realizan desde la Dirección
General para las Drogodependencias y Adicciones, esta dispone de un centro de
Documentación en el que se encuentra una amplia bibliografía y videoteca en relación
con las drogodependencias y las adicciones, que se ha ido desarrollando
durante los años de existencia de la propia Oficina.
Seguidamente, pasamos a indicar la Relación de Materiales existentes en el Centro
de Documentación de la Dirección General para las Drogodependencias y
Adicciones, relacionados con las drogodependencias en el ámbito laboral, incluyendo
libros, videos y artículos. El material viene indicado en función de la organización
que se tiene establecida en dicho centro de documentación.
Anexo VII
Catálogo de Materiales
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
214
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS "MEDIO LABORAL-DROGAS"
PREVENCION
Este apartado indica la información que sobre intervenciones preventivas y análisis de sustancias
se han ido elaborando tanto por UGT como por CC.OO. Independientemente el
Centro de documentación de la Oficina del Comisionado, dispone de publicaciones sobre
prevención del consumo, así como folletos sobre las distintas sustancias que complementan
la información, y, cuyo uso también está indicado para este ámbito.
≥ INFORME: "CURSO DE FORMACION BASICA SOBRE DROGODEPENDENCIAS"
EDITA: CC.OO. COMISIONES OBRERAS DE ANDALUCIA
≥ “MANUAL DE FORMACIÓN EN DROGODEPENDENCIAS EN EL AMBITO LABORAL PARA DELEGADOS
Y DELEGADAS SINDICALES”
U.G.T. ANDALUCIA
≥ GUIA: "ESTRATEGIAS DE ACERCAMIENTO EN DROGODEPENDENCIAS"
VARIOS
MADRID:SECRETARIA CONFEDERAL DE MEDIO AMBIENTE Y SALUD LABORAL. DEPARTAMENTO DE
DROGODEPENDENCIAS, 2001
≥ FOLLETO: "PREVENCION ESPECIFICA DE LAS DROGAS DE DISEÑO"
EDITA: UGT - JUNTA DE COMUNIDADES DE CASTILLA-LA MANCHA
≥ FOLLETO: "PREVENCION ESPECIFICA DE LA COCAINA"
EDITA: UGT - JUNTA DE COMUNIDADES DE CASTILLA-LA MANCHA
≥ FOLLETO: "PREVENCION ESPECIFICA DEL ALCOHOL"
EDITA: UGT - JUNTA DE COMUNIDADES DE CASTILLA-LA MANCHA
≥ FOLLETO: "PREVENCION ESPECIFICA DEL TABACO"
EDITA: UGT - JUNTA DE COMUNIDADES DE CASTILLA-LA MANCHA
≥ FOLLETO: "20 PREGUNTAS - 20 RESPUESTAS"
EDITA: CC.OO.-A - CONSEJERIA DE ASUNTOS SOCIALES. JUNTA DE ANDALUCIA
ANEXO VII. Catálogo de Materiales
215
ASPECTOS LEGALES
La información sobre los aspectos legales del ámbito laboral, excede a esta publicación,
pero sí se ha considerado importante introducir alguna referencia bibliográfica de la que
dispone el Centro de Documentación específicamente útil. No obstante existe una amplia
documentación legal que parte del desarrollo de la propia Constitución española y demás
Leyes Básicas.
≥ INFORME: "ASPECTOS JURIDICOS DE LAS DROGODEPENDENCIAS EN LA EMPRESA"
≥ LEGISLACION: "LEGISLACION LABORAL Y DE LA SEGURIDAD SOCIAL"
GALIANA MORENO, J.Mª; SEMPERE NAVARRO, A. (EDITORES)
PAMPLONA: EDITORIAL ARANZADI, 1998
≥ LEGISLACION: "REGLAMENTO DE LOS SERVICIOS DE PREVENCION (REAL DECRETO 39/1997, DE
17 DE ENERO; ORDEN DE 27 DE JUNIO DE 1997)"
SEVILLA: JUNTA DE ANDALUCIA. CONSEJERIA DE TRABAJO E INDUSTRIA, 1998
≥ LEGISLACION: "LEY DE PREVENCION DE RIESGOS LABORALES"
SEVILLA: JUNTA DE ANDALUCIA. CONSEJERIA DE TRABAJO E INDUSTRIA, 1996
PROGRAMAS Y SERVICIOS
Incluye el material disponible, con un contenido muy variado en cuanto a los distintos programas
de intervención, así como informes evaluativos y diversos materiales sindicales
orientados hacia la intervención.
≥ LIBRO: "ORIENTACIONES SOBRE INTERVENCION SINDICAL EN DROGODEPENDENCIAS"
DIAZ MARIANO (ET.AL.)
MADRID: SECRETARIA CONFEDERAL DE ACCION SINDICAL DE CC.OO., 1992
≥ LIBRO: "EVALUACION DE LA EFECTIVIDAD DE LOS PROGRAMAS DE ATENCION A DROGODEPENDIENTES
EN LA EMPRESA"
SANCHEZ PARDO, L.
MADRID: FUNDACION MAPFRE MEDICINA, 1994
≥ LIBRO: “CONDICIONES DE TRABAJO Y CONSUMO DE DROGAS”
ORTIZ ESCRIBANO, J
DEPARTAMENTO CONFEDERAL DE SERVICIOS SOCIALES, UGT, 1994
≥ LIBRO: "PREVENCION DE RIESGOS LABORALES. ESTRATEGIAS, GESTION Y PREVENCION DE LAS
ADICCIONES EN EL MUNDO LABORAL"
MASIP SEGARRA, J.M.
MADRID: EDITORIAL SINTESIS, 1999
≥ INFORMES: "III SEMANA EUROPEA DE PREVENCION DE LAS DROGODEPENDENCIAS"
VARIOS
MADRID: DELEGACION DEL GOBIERNO PARA EL PLAN NACIONAL SOBRE DROGAS, 2000
≥ GUIA: "LAS DROGAS EN LA PREVENCION DE RIESGOS LABORALES"
MEJIAS, E. Y CASTAÑEDA, O (COORDINADORES)
MADRID: FAD, 2000
≥ LIBRO: "JORNADAS DE PREVENCION DE DROGODEPENDENCIAS EN EL AMBITO LABORAL"
AREA DE DROGODEPENDENCIAS DE LA SECRETARIA DE POLITICA SOCIAL DE UGT
SEVILLA: UGT, 1999
JORNADAS DE PREVENCION DE DROGODEPENDENCIAS EN EL AMBITO LABORAL REALIZADAS
EN SEVILLA EL 9 Y 10 DE DICIEMBRE DE 1999
≥ INFORME: "EXPERIENCIA LLEVADA A CABO EN INTERQUISA EN MATERIA DE ALCOHOLISMO
LABORAL"
COELLO SUANZES A., PEREZ MORA A.
INTERQUISA. MARZO/88
≥ INFORME: "PROGRAMA DE PREVENCION DE LAS DROGODEPENDENCIAS EN EL MUNDO LABORAL"
GRUPO ANDALUZ DE INVESTIGACION Y ASISTENCIA PSICOSOCIAL
CURSO REGULAR DE MEDICOS DE EMPRESA. CADIZ MAYO-JUNIO 1989
≥ INFORME: "PROGRAMA DE REINSERCION LABORAL. PROPUESTA PARA 1990"
COMISIONADO PARA LA DROGA
≥ INFORME: "PROGRAMA DE INFORMACION EN DROGODEPENDENCIAS EN EL MEDIO LABORAL.
INTERVENCION EN SEVILLANA"
COMISIONADO PARA LA DROGA
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
216
≥ INFORME: "PROGRAMA DE INTERVENCION EN TABAQUISMO EN EL MEDIO LABORAL. RESULTADOS
PRELIMINARES"
MARIN E., GONZALEZ QUINTANA J., RUIZ OLALLA J.
UNITAT TABAQUISMO, DEPARTAMENT SANITAL (GENERALITAT CATALUNYA)
COMUNICACIONES A LA MESA REDONDA 1. PROGRAMAS EMPRESARIALES DE PREVENCION Y
TRATAMIENTO DEL ALCOHOLISMO Y OTRAS DROGODEPENDENCIAS
≥ ARTICULO: "PLANTEAMIENTO INTEGRAL DE LUCHA ANTIALCOHOLICA EN EL MEDIO LABORAL"
CANTERA LOPEZ JAVIER
CURSO DE PREVENCION Y TRATAMIENTO DEL ALCOHOLISMO EN LA EMPRESA
≥ INFORME: "PROGRAMA: PREVENCION DE DROGODEPENDENCIAS EN EL AMBITO LABORAL"
COMUNIDAD DE MADRID. CONSEJERIA DE INTEGRACION SOCIAL
MADRID: COMUNIDAD AUTONOMA DE MADRID, 1990
≥ INFORME: "II JORNADAS DE DROGODEPENDENCIAS EN EL MEDIO LABORAL"
ZARAGOZA:SERVICIO DE ASESORAMIENTO E INSERCION,DEP. DE SERVICIOS SOCIALES,UGT
ARAGON, 1993
≥ GUIAS: "GUIA PARA DELEGADOS SINDICALES. PREVENCION DE LAS DROGODEPENDENCIAS EN
LAS EMPRESAS"
DEPARTAMENTO CONFEDERAL DE SERVICIOS SOCIALES (UGT)
≥ FOLLETO: "LA PREVENCION DE LAS DROGODEPENDENCIAS EN EL MEDIO LABORAL. CUADERNO
DE FORMACION"
SERVICIO DE ASESORAMIENTO E INSERCION. SAI
ZARAGOZA: UNION REGIONAL DE ARAGON, 1993
≥ CONVENIO: "CONVENIO ENTRE LA CONSEJERIA DE INTEGRACION SOCIAL -PLAN NACIONAL
SOBRE DROGAS- Y LA ASOCIACION PARA LA PREVENCION Y TRATAMIENTO DE LAS ADICCIONES
"APTA" PARA EL DESARROLLO DE UN PROGRAMA DE PREVENCION DE DROGAS EN EL AMBITO
LABORAL"
COMUNIDAD DE MADRID; CONSEJERIA DE INTEGRACION SOCIAL
MADRID, 1993
≥ CONVENIO: "CONVENIO DE PREVENCION DE TOXICOMANIAS ENTRE LA CONSEJERIA DE INTEGRACION
SOCIAL Y LA UNION GENERAL DE TRABAJADORES UNION DE MADRID"
COMUNIDAD DE MADRID; CONSEJERIA DE INTEGRACION SOCIAL
MADRID, 1993
ANEXO VII. Catálogo de Materiales
217
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
218
≥ INFORME: "DROGODEPENDENCIAS EN EL AMBITO LABORAL: CRITERIOS BASICOS DE ACTUACION"
ASOCIACION PARA LA PREVENCION Y EL TRATAMIENTO DE LAS ADICCIONES (APTA)
MADRID
≥ INFORME: "PREVENCION DE DROGODEPENDENCIAS EN EL MEDIO LABORAL. EVALUACION DE
LAS JORNADAS REALIZADAS EN LA COMPAÑIA SEVILLANA DE ELECTRICIDAD S.A."
JUNTA DE ANDALUCIA; COMISIONADO PARA LA DROGA
SEVILLA, 1992
≥ CONVENIO: "CONVENIO ENTRE LA CONSEJERIA DE INTEGRACION SOCIAL -PLAN REGIONAL
SOBRE DROGAS- Y COMISIONES OBRERAS URMR PARA EL DESARROLLO DE UN PROGRAMA DE
PREVENCION DE DROGAS EN AMBITO SINDICAL"
COMUNIDAD DE MADRID; CONSEJERIA DE INTEGRACION SOCIAL
MADRID, 1993
≥ GUIAS: "INTERVENCION SINDICAL EN DROGODEPENDENCIAS"
CONFEDERACION SINDICAL DE CC.OO.; PLAN NACIONAL SOBRE DROGAS; IPSS
SEVILLA: CC.OO. ANDALUCIA. SECRETARIA DE SALUD LABORAL Y MEDIO AMBIENTE. DEPARTAMENTO
DE DROGODEPENDENCIAS, 2000
≥ MEMORIAS: "PROGRAMA DE ACTIVIDADES 1999-2000 PREVENCION DE DROGODEPENDENCIAS
EN EL AMBITO LABORAL"
CC.OO. ANDALUCIA. DEPARTAMENTO DE DROGODEPENDENCIAS
SEVILLA: CC.OO. ANDALUCIA. DEPARTAMENTO DE DROGODEPENDENCIAS, 2000
≥ DOCUMENTO PDF: "EL ALCOHOL Y EL MAR. CAMPAÑA DE PREVENCION SOBRE EL ALCOHOL"
COMISION NACIONAL DE PREVENCION Y TRATAMIENTO DE LAS DROGODEPENDENCIAS EN EL
AMBITO LABORAL
≥ GUIA: "MATERIAL BASICO PARA LA FORMACION DE MEDIADORES SINDICALES"
CC.OO. CONFEDERACION SINDICAL DE COMISIONES OBRERAS. SECRETARIA DE SALUD LABORAL
Y MEDIO AMBIENTE. DEPARTAMENTO CONFEDERAL DE DROGODEPENDENCIAS
SECTORES
Algunos estudios específicos, así como recomendaciones de la OIT
≥ INFORME: "LA ACTITUD DE LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS ANTE EL ALCOHOL Y OTRAS DROGAS"
CONFEDERACION SINDICAL DE CC.OO.
MADRID: CONFEDERACION SINDICAL DE CC.OO., 1992
≥ LIBRO: "DROGAS Y ALCOHOL EN EL AMBITO LABORAL"
CAMPBELL, D. Y GRAHAM, M.
ARGENTINA: TRES TIEMPOS S.R.L., 1991
1ª EDICION: 1988
≥ FOLLETO: "LUGARES DE TRABAJO LIBRES DE DROGAS"
MELERO, J.C. Y ORTIZ, M.A.
BILBAO: EDEX KOLEKTIBOA, 1997
≥ LIBRO: "TRATAMIENTO DE CUESTIONES RELACIONADAS CON EL ALCOHOL Y LAS DROGAS EN EL
LUGAR DE TRABAJO."
REPERTORIO DE RECOMENDACIONES PRACTICAS DE LA OIT
OFICINA INTERNACIONAL DE TRABAJO. OIT
GINEBRA: OFICINA INTERNACIONAL DE TRABAJO, 1996
≥ MANUAL: "ALCOHOLISMO Y OTRAS DROGODEPENDENCIAS EN LOS CENTROS DE TRABAJO.
MANUAL PARA DELEGADOS Y DELEGADAS SINDICALES"
AREA DE DROGODEPENDENCIAS. SECRETARIA DE POLITICA SOCIAL.UGT ANDALUCIA
SEVILLA: UGT-ANDALUCIA. SECRETSRIA DE POLITICA SOCIAL, 1999
CONDUCTAS ADICTIVAS
≥ LIBRO: "SOCIOLOGIA Y CAUSAS DEL ALCOHOLISMO"
ARBOLES, J.
BARCELONA: EDICIONS BELLETERRA, 1995
1ª EDICION: SEPTIEMBRE 1995
ANEXO VII. Catálogo de Materiales
219
EFECTOS Y PATOLOGIAS
≥ LIBRO: "APORTES DE LA ETICA Y EL DERECHO AL ESTUDIO DEL SIDA"
FUENZALIDA PUELMA, H.; LINARES PARADA, A.M.; SERRANO LAVERTU, D.
WASHINTON: OFICINA SANITARIA PANAMERICANA,OFICINA REGIONAL DE LA ORGANIZACION
MUNDIAL DE LA SALUD, 1991
TRATAMIENTO
≥ LIBRO: "ACTUALIZACION DEL TRATAMIENTO DEL ALCOHOLISMO"
AIZPIRI DIAZ, J. Y MARCO FRIAS, J.F.
BARCELONA: MASSON, 1996
SUSTANCIAS
≥ LIBRO: "VISION GLOBAL SOBRE EL CONSUMO DE ALCOHOL DOCUMENTO DE INFORMACION Y
REFLEXION"
COORDINADORA DE ONGS QUE INTERVIENEN EN DROGODEPENDENCIAS
MADRID: COORDINADORA DE ONGS QUE INTERVIENEN EN DROGODEPENDENCIAS, 1998
SERIE: CUADERNOS DE INFORMACION, Nº 5
ASPECTOS GENERALES
≥ GUIA: "ALCOHOL Y OTRAS DROGAS. GUIA INFORMATIVA"
SANCHEZ PARDO, L. Y DULANTO ANGULO, C.
MADRID: FAD, 1998
EPIDEMIOLOGIA
En los últimos diez años ha habido una profusión de los estudios relacionados con el alcoholismo
y otras drogas y adicciones en el ámbito laboral, en nuestro país. Estos trabajos
han ido afinando en algunos de los elementos que conforman esta disciplina.
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
220
≥ MANUAL: "PROBLEMAS DE ALCOHOL EN EL AMBITO LABORAL"
RODRIGUEZ-MARTOS, A.
MADRID: FAD, 1998
≥ MEMORIA: “LAS DROGAS EN EL MUNDO LABORAL DE ANDALUCIA. MEMORIA DE INVESTIGACION"
EQUIPO DE INVESTIGACION SOCIOLOGICA. EDIS
SEVILLA: COMISIONADO PARA LA DROGA.CONSEJERIA DE ASUNTOS SOCIALES. JUNTA DE
ANDALUCIA, 1999
≥ INFORMES: "LAS DROGAS EN EL MUNDO LABORAL DE ANDALUCIA"
EDIS
SEVILLA:JUNTA DE ANDALUCIA.CONSEJERIA DE ASUNTOS SOCILES.COMISIONADO PARA LA
DROGA, 1998
≥ LIBRO: "LA INCIDENCIA DE LAS DROGAS EN EL MEDIO LABORAL DE LA COMUNIDAD VALENCIANA"
NAVARRO J.; MEGIAS, E.; GOMEZ, E.
MADRID: GENERALITAT VALENCIANA, CONSELLERIA DE BIENESTAR SOCIAL, DIRECCION GENERAL
DE DROGODEPENDENCIAS Y FAD, 1999
≥ LIBRO: "LA INCIDENCIA DE LAS DROGAS EN EL MUNDO LABORAL, 1996"
EDIS
MADRID: FUNDACION DE AYUDA CONTRA LA DROGADICCION, 1996
≥ LIBRO: "LA INCIDENCIA DE LAS DROGAS EN EL MUNDO LABORAL EN LA COMUNIDAD DE
MADRID"
NAVARRO BOTELLA, J. Y GOMEZ GONZALEZ, E.
MADRID: CAUCE EDITORIAL.COMUNIDAD DE MADRID.AGENCIA ANTIDROGA, 1998
CONSECUENCIAS DEL CONSUMO
≥ LIBRO: "EL DESPIDO POR EMBRIAGUEZ Y TOXICOMANIA"
CISCART BEA, N.
BARCELONA:BOSH,CASA EDITORIAL S.A., 1998
≥ ARTICULO: "LA ACTITUD DE LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS ANTE EL ALCOHOL Y OTRAS DROGAS"
DIAZ M., ESCALONA M., RODRIGUEZ, C.
COMUNIDAD Y DROGAS Nº 12 AÑO 1989. PG. 23-50
ANEXO VII. Catálogo de Materiales
221
≥ INFORME: "EL ALCOHOLISMO COMO PROBLEMA SOCIO - LABORAL EN LA EMPRESA"
COMISION DE REHABILITACION DE ALCOHOLISMO. FACTORIA DE ENDASA
BILBAO: VII CONGRESO NACIONAL DE ALCOHOLICOS REHABILITADOS, 1978
≥ INFORME: " INFORME OFICIOSO DE LA PRIMERA CONFERENCIA INTERNACIONAL DEL SECTOR
PRIVADO ANTE LOS PROBLEMAS DE DROGAS EN LA COMUNIDAD LABORAL"
SEVILLA, 1993
MEMORIAS DE ACTIVIDADES
≥ MEMORIAS: "DROGAS. PLAN ANDALUZ SOBRE DROGAS. MEMORIA 1992"
COMISIONADO PARA LA DROGA
SEVILLA: JUNTA DE ANDALUCIA.CONSEJERIA DE ASUNTOS SOCIALES.COMISIONADO PARA LA
DROGA, 1992
TRABAJO Y EMPLEO
≥ MONOGRAFIA: "DROGAS & TRABAJO: BUSCANDO SOLUCIONES"
COMITE CIENTIFICO MAPFRE MEDICINA
MADRID: FUNDACION MAPFRE MEDICINA, 1993
REVISTA MAPFRE MEDICINA. VOL. 4 SUPLEMENTO III 1993
≥ GUIA: "ESTRES LABORAL"
DEL HOYO DELGADO, Mª.A.
MADRID: INSTITUTO NACIONAL DE SEGURIDAD E HIGIENE EN EL TRABAJO, 1997
SERIE: DOCUMENTOS DIVULGATIVOS
≥ LIBRO: "PSICOSOCIOLOGIA DEL TRABAJO"
VARIOS
BARCELONA: INSTITUTO NACIONAL DE SEGURIDAD E HIGIENE EN EL TRABAJO, 1995
≥ GUIAS: "GUIA DEL DELEGADO Y DELEGADA DE PREVENCION"
BOIX, P.; UBERTI-BONA, V.; GADEA, R.
MADRID: INSTITUTO SINDICAL DE TRABAJO, AMBIENTE Y SALUD (ISTAS), 2000
EDICION: 2ª REVISADA, 1999
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
222
ANEXO VII. Catálogo de Materiales
223
≥ INFORMES: "SUBSTANCE ABUSE AND THE WORKPLACE: CURRENT STATE OF RESEARCH AND
FUTURE NEEDS
(ABUSO DE SUSTANCIAS EN EL LUGAR DE TRABAJO: ESTADO ACTUAL DE LA INVESTIGACION Y
NECESIDADES FUTURAS)"
CANADIAN CENTRE ON SUBSTANCE ABUSE
CANADIAN CENTRE ON SUBSTANCE ABUSE, 1997
REPORT PREPARED FOR THE INTERNATIONAL LABOUR OFFICE BY THE CANADIAN
CENTRE ON SUBSTANCE ABUSE, DECEMBER 1997
Preparado en castellano por Francisco J. Pardo, Departamento Confederal de Drogodependencias de
CC.OO., Febrero, 2000
REINSERCION
≥ GUIA: "GUIA PARA LA INSERCION SOCIOLABORAL DE DROGODEPENDIENTES"
SANCHEZ DELGADO, F.M.
VALLADOLID: CONSEJERIA DE SANIDAD Y BIENESTAR SOCIAL.JUNTA DE CASTILLA Y LEON, 1999
PATRONES DE CONSUMO
≥ ARTICULO: "LA INCIDENCIA DE LAS DROGODEPENDENCIAS EN EL MEDIO LABORAL"
NAVARRO J.
MADRID: UGT, 1987
COMUNIDAD Y DROGAS Nº 7 MARZO 1988
SANIDAD
≥ LIBRO: "MEDICINA DEL TRABAJO"
MARTI MERCADEL J.A., DESOILLE H.
BARCELONA:MASSON S.A., 1993
1ª EDICION: MARZO 1986
1ª REIMPRESION: SEPTIEMBRE 1990
2ª EDICION: FEBRERO 1993
≥ MANUALES: "MANUAL PARA PROFESIONALES DE LOS SERVICIOS DE SALUD LABORAL"
SANCHEZ PARDO, L.
MADRID: FUNDACION MAPFRE MEDICINA; FAD, 1996
≥ "PSICOLOGIA Y SALUD LABORAL"
REVISTA: PAPELES DEL PSICOLOGO. Nº 65 AÑO 1996
ASPECTOS GENERALES
≥ GUIAS: "LAS DROGODEPENDENCIAS Y EL ALCOHOLISMO EN EL TRABAJO"
MONTES, J. (COORDINADOR)
CC.OO. ANDALUCIA. SECRETARIA DE SALUD LABORAL Y MEDIO AMBIENTE. DEPARTAMENTO DE
DROGODEPENDENCIAS
≥ GUIAS: “+ INFORMACIÓN – RIESGOS”
EDEX-MELERO, J.C. Y PÉREZ ARROSPIDE, J.A.
MINISTERIO DEL INTERIOR, DELEGACIÓN DEL GOBIERNO PARA EL PLAN NACIONAL SOBRE DROGAS,
SECRETARÍA GENERAL TECNICA, 2001
FACTORES DE RIESGO
Este apartado debe de complementarse con el de epidemiología, ya que en varios de los
estudios epidemiológicos se analizan los factores de riesgo y de protección, así como con
los estudios que sobre población general se están editando recientemente.
≥ CAPITULO-LIBRO: "FACTORES DE RIESGO EN EL CONSUMO DE DROGAS EN LA POBLACION
LABORAL"
NAVARRO BOTELLA, J.
PONENCIA DEL VI ENCUENTRO NACIONAL SOBRE DROGODEPENDENCIAS Y SU ENFOQUE
COMUNITARIO (3,4,5, DE NOVIEMBRE DE 1999)
Manual para la Prevención de Drogodependencias y Adicciones en el Ámbito Laboral
224
VIDEOS
≥ "LUGARES DE TRABAJO LIBRES DE DROGAS"
EDITA: GOBIERNO VASCO
TIEMPO: 20'
≥ "LAS DROGAS Y EL TRABAJO"
EDITA: JUNTA DE ANDALUCIA. CONSEJERIA DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES. COMISIONADO
PARA LAS DROGA
TIEMPO: 20'
≥ "Y TU, ….¿QUÉ TIPO DE PILAS TE PONES?"
EDITA: CC.OO. SECRETARIA ACCION SINDICAL. COMISION CONFEDERAL DE DROGODEPENDENCIAS
TIEMPO: 20'
≥ "SOBRE LAS DROGAS Y EL TRABAJO"
EDITA: CC.OO. - FOREM - A.
≥ "MATERIAL BASICO PARA LA FORMACION DE MEDIADORES SINDICALES EN DROGODEPENDENCIAS"
EDITA: CC.OO.
≥ "EL ALCOHOL Y EL MAR"
EDITA: COMISION NACIONAL DE PREVENCION Y TRATAMIENTO DE LAS DROGODEPENDENCIAS
EN EL AMBITO LABORAL
≥ "ALCOHOL Y LUGAR DE TRABAJO"
EDITA: SECRETARIA DE ACCION SOCIAL. DEPARTAMENTO DE SERVICIOS SOCIALES UGT-PV
≥ "ABRE LOS OJOS: ÁMBITO LABORAL"
EDITA: EMA-RTV, ONDA LOCAL DE ANDALUCÍA, CONSEJERÍA DE ASUNTOS SOCIALES, COMISIONADO
PARA LAS DROGODEPENDENCIAS. JUNTA DE ANDALUCÍA.
ANEXO VII. Catálogo de Materiales
225

drogadicciones.cibs@juntadeandalucia.es teléfono informativo: 900 84 50 40
Fondo Social Europeo CONSEJERÍA PARA LA IGUALDAD Y BIENESTAR SOCIAL
Fuente: http://mancomunidadcg.org/default.aspx?tab=77&Pagina=299

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada